Inicio Llama América del Valle a trabajar en la movilización social

Llama América del Valle a trabajar en la movilización social

Por Redaccion

Desde su refugio impuesto desde hace más de un año por la persecución política, América Del Valle, del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, hace un llamado para pronunciarse por la libertad de las y los presos políticos del país, el cese a la persecución política, contra la criminalización de la lucha social y trabajar juntos en la movilización social.

De nuestra lucha y resistencia, de nuestra capacidad de unión ante la embestida del enemigo común, depende que vayamos ganando en la batalla, dice a las y los defensores de los derechos humanos, abogados democráticos, intelectuales y artistas comprometidos con el pueblo, a los maestros y estudiantes, y al pueblo de México.

América Del Valle, quien se autodefine como perseguida política del Estado mexicano, externa también su agradecimiento a Amnistía Internacional (AI) a y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pues en estos tiempos donde impera la represión contra el pueblo y el Estado resucita la guerra sucia, todo esfuerzo en defensa de los derechos humanos son aliento y esperanza para todos los que luchamos por la libertad y la justicia.

La visita de ambos organismos internacionales, dice América, por un lado ratifica nuestras razones y toda la denuncia que no hemos dejado de hacer para la liberación de los presos políticos, la justicia a nuestros pueblos y el castigo que merecen los represores en el gobierno.

Y por otro lado, pone al descubierto la desvergüenza que tiene el Estado, al negar y minimizar la represión que existe contra los luchadores sociales.

A la propia secretaria de AI, Irene Khan, le tocó conocer ¿un poco? de todo el despotismo y desprecio con que son tratados nuestros pueblos a la hora de exigir justicia. Irene Khan no sólo fue testigo del descaro de Ulises Ruiz y la indiferencia de Felipe Calderón para hablar de la ausencia de derechos humanos, sino también la parda y sumisa posición de la Comisión de Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).

ATENCO

Y aun faltan muchas cosas que deben saberse, dice América, por ejemplo, que después de que echamos abajo el megaproyecto aeroportuario, en Atenco se estableció una mesa de diálogo con el gobierno estatal y federal, de Montiel y Fox, respectivamente, donde firmaron un ¿acuerdo político? en el que se comprometen a congelar las órdenes de aprehensión y todo tipo de represalias contra el pueblo y nuestra organización social, explica la luchadora social.

Sin embargo, de manera sistemática se fueron desentendiendo de sus compromisos y responsabilidades. Desde su llegada al gobierno mexiquense, Enrique Peña Nieto, en vez del diálogo recurrió a la prepotencia y nos fuimos encontrando con la confrontación que luego se hizo acompañar por la fuerza pública y provocaciones montadas, para pretextar y acusarnos de secuestradores y violentos.

La solidaridad hacia los floristas que venían siendo reprimidos por Nazario Gutiérrez, presidente perredista de Texcoco en turno, y nuestra mediación como gestores el 2 de mayo (un día antes de la refriega) logró un acuerdo para que los dejasen vender sus flores, así como el retiro de la fuerza pública que sitió su lugar de trabajo. Toda esta represión sistemática, incluyendo la traición al último acuerdo, fue parte de su ¿Operativo Atenco?, que desde luego no prepararon de la noche a la mañana.

Esta verdad incomoda para el Estado, la saben también las instituciones oficiales a las que hemos acudido para denunciar (SCJN, CNDH, FEVIN, PGR, ONU), pero de las que ¿en el mejor de los casos? sólo se han limitado a ¿documentar?, entonces ¿qué instancia le queda al pueblo, para conseguir justicia? ¿Quién va a juzgar y castigar a los represores? ¿Existe una instancia oficial que tenga el suficiente valor y moral para hacerle frente a la impunidad?

En México hay más de 500 presos políticos y también persecución política.

Nuestra hermana indígena, Magdalena García Durán, no es la única presa política en el país e igual que su caso, el de los demás presos de Atenco, han sido amañados bajo la consigna vengativa de Peña Nieto y ahora Felipe Calderón, para mantenerlos presos, a pesar de que se tienen todos los elementos legales que dan prueba de su inocencia.

La sentencia de 67 años y medio a mi padre Ignacio Del Valle, Felipe Álvarez y Héctor Galindo y la negación del amparo que les corresponde por derecho, se suma a la evidente y cínica consigna vengativa del gobierno, concluye desde su refugio América del Valle.

07/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más