Inicio » Llegan de Europa del Este para difundir la música clásica

Llegan de Europa del Este para difundir la música clásica

Desde hace más de 10 años, Tatevik, Emma e Ivanka decidieron emigrar de Armenia y Bulgaria con el objetivo de realizar sus sueños de expandir la música clásica por México y el mundo.
 
Ahora como formadoras de nuevas generaciones de músicos, aseguran que a través de esta profesión encontraron la oportunidad de salir adelante junto a sus familias. 
 
Originaria de Armenia, Tatevik Ayvazyan vio truncadas las oportunidades de desarrollarse profesionalmente en su lugar natal  a causa de la caída de la Unión Soviética, puesto que la independencia de cada república truncó la carrera de centenas de artistas y deportistas.
 
A raíz de la invitación de una amiga, Tatevik de 55 años, decidió formar parte de la Orquesta Filarmónica de Chihuahua, y con ello se integró al padrón de más de 12 mil extranjeras y extranjeros registrados por el Instituto Nacional de Migración radicados en esta entidad.
 
Con 10 años de nacionalidad mexicana, Ayvazyan es cofundadora del Conservatorio de Música de Chihuahua, el cual tiene en función 16 años, mismos en los que esta mujer funge como maestra de coro y solfeo.
 
De esta forma Tatevik y su esposo –violinista de la Orquesta– han logrado mantener una vida estable dando a sus hijos de 26 y 31 años la mejor educación.
 
Su gusto por la música la ha llevado a formar a decenas de generaciones de jóvenes músicos viajando a Estados Unidos y al interior de México, realizando conciertos en el Palacio de Bellas Artes, el Teatro Metropólitan y festivales de primer mundo.
 
Un caso similar ocurrió con Emma Vardanyan, quien a sus 55 años decidió migrar a esta entidad, para formar parte de la Orquesta Filarmónica, que hasta ese momento era inexistente.
 
Emma, al igual que Tatevik, es originaria de Armenia y en su país se desarrollaba como investigadora del Museo de Antropología. Al recibir la invitación de su hermano para formar parte de la orquesta no dudó en hacerlo, pues dijo que desde joven se sintió atraída por la cultura mexicana. “Desde mi país, yo ya conocía las obras de Frida Kahlo y Diego Rivera”, resaltó.
 
Actualmente Emma tiene 66 años, se desarrolla como maestra de francés en el Conservatorio de Música de Chihuahua y dijo sentirse asombrada “por un país que siendo tan rico, tenga tantos millones de pobres”.
 
Narró que al no haber procreado hijos y tampoco tener un matrimonio, sólo se deja guiar por las letras y canciones de su espíritu aventurero, que hoy refleja en sus jóvenes alumnos.
 
Del mismo modo criticó la falta de apoyo del gobierno para el desarrollo de las artes y la cultura, ya que “en Chihuahua, la música clásica está muy rezagada”. 
 
Tanto Tatevik como Emma señalaron que pese a no haber sufrido ningún tipo de discriminación durante su estancia en México, tampoco recibieron o solicitaron la ayuda de alguna organización civil especializada en migración, ya que su cambio de residencia fue solicitado con anticipación.
 
En el mismo tenor es la historia de Ivanka Estefanova, originaria de Bulgaria; una violinista que decidió emigrar junto con su familia para proyectar su música en México. Actualmente da clases en el Conservatorio y trabaja para la Orquesta Filarmónica.
 
A 15 años de radicar en Chihuahua, Ivanka, de 64 años, sólo se mantiene en México por su pasión por la música clásica, ya que su esposo enfermó y regresó a su lugar de origen, mientras que sus dos hijas radican en Europa, que a su decir “la vida es más fácil”. 
 
Dijo que si bien el Conservatorio de Música es una opción de profesionalización para los jóvenes “es una carga para el gobierno, en la cual no se pone la atención necesaria”, lo que conlleva a tener diversos problemas económicos.
 
En entrevista para Cimacnoticias, relató que en el norte del país la música clásica no se ve como una oportunidad de desarrollo, ya que las personas prefieren escuchar corridos o narcocorridos, que a su decir incitan a las y los jóvenes a generar más violencia.
 
Por otra parte destacó que la discriminación de género dentro de este sector esta “casi” erradicado, ya que actualmente “sale adelante quien así lo decide, quien pone su empeño; puesto que las barreras del sexo quedaron atrás”.  
 
No obstante, quienes dirigen las dos orquestas existentes en Chihuahua son hombres. Tatevik Ayvazyan dijo que en el mundo son muchos más los hombres que alcanzan estos rangos que las mujeres.
 
Unidas por la música, Tatevik, Emma e Ivanka, ahora se enfrentan a la misma problemática: la falta de acceso a una jubilación.
 
Pese a sus edades maduras, estas artistas ya ven factible la posibilidad de regresar a sus lugares de origen, debido a que el sistema municipal de pensión cambió y ahora tienen que trabajar al menos 10 años más en el mismo lugar para recibir el 50 por ciento de su jubilación.  
 
Por último estas tres mujeres coincidieron en tener la certeza de ser reintegradas en la plantilla laboral de sus lugares de origen, en caso de regresar, ya que su amplia trayectoria y experiencia en la música les permitiría colocarse fácilmente en alguna de las áreas que actualmente desempeñan.
 
13/GOH/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: