Inicio Los buenos propósitos

Los buenos propósitos

Por Marta Guerrero González

Durante los últimos días del año todos tuvimos oportunidad de hacer un recuento y valorar lo que nos será necesario para emprender el nuevo 2005. Con toda seguridad los encargados de la política y del gobierno tuvieron el feliz deseo de corregirse y animar a otros a hacer lo mismo.

De cumplirse sus buenos propósitos, las y los mexicanos, veremos trabajar en armonía no sólo al Congreso de la Unión, también al gobierno y su tristón gabinete. Seremos testigos de que la impunidad es erradicada de nuestro territorio y los asesinos de mujeres serán encarcelados, habrá justicia y tendremos seguridad. Habrá jueces honestos y custodios con mejores salarios que fiscalizan en verdad la no entrada de armas a los penales.

Terminarán el segundo piso y lo mejor será disfrutar del lobby de Andrés Manuel López Obrador en la convivencia política que detone la productividad de la capital. Veremos a AMLO aceptar que algunas veces se equivoca y que muchos de sus hombres de confianza han violado la ética profesional y en algunos casos han delinquido.

Observaremos a la pareja REAL menos ingenuos y más preocupados por la realidad del país. Un gabinete distinto, con hombres y más mujeres trabajando con rumbo y certeza por las políticas de Estado.

Resurgirá la confianza de los empresarios, de los inversionistas, del turismo que ahora se sentirá seguro en nuestras calles y playas. Tendremos un cielo transparente y limpio de contaminación.

Miraremos a las mujeres crecer en su desempeño profesional y no nos alcanzarán los dedos para contar la cantidad de oportunidades de nuevos empleos. A nuestros niñez mejorando en sus escuelas y al profesorado capacitándose cada vez con mayor compromiso. A los jóvenes estudiando y trabajando al mismo tiempo.

Veremos nuestras ciudades y pueblos con servicios eficientes y con tarifas justas. Tendremos caminos y carreteras ramificarse por todo el territorio. Sabremos que nuestros paisanos del otro lado de la frontera se sentirán seguros al enviar sus remesas porque ninguna institución les robará, en comisiones, lo que con tanto trabajo y esfuerzo les ha costado ganar.

Quebrarán los narcos porque el mercado del consumismo se ha caído irremediablemente. Seremos testigo de como los pobres dejan de serlo poco a poco gracias a que el país se ha puesto en marcha y ha dejado, de una vez por todas, la pesada carga de los malos mexicanos, los corruptos, los que todo lo estropean con su ambición personal, sus ansias desmedidas de poder y su falta de sensibilidad para el prójimo.

Si todo esto fueron los propósitos de todos, entonces no hay porque preocuparse, ni los hospitales serán necesarios.

¡Feliz año para todos y que algo, aunque sea una pequeña parte de estos sueños se cumpla!

* Periodista y escritora mexicana

2005/MG/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content