Inicio Los comerciales reproducen la discriminación

Los comerciales reproducen la discriminación

Por Guadalupe Vallejo Mora

Los anuncios difundidos a través de los medios de comunicación dejan de lado la equidad de género, pues reproducen la discriminación contra las mujeres, restan valor al papel que ellas desempeñan actualmente en la sociedad y confirman las creencias sobre la naturaleza de los sexos: uno de fortaleza (varón) y otro de apoyo incondicional (mujer).

Las mujeres son reducidas a un simple papel decorativo, toda vez que en los comerciales ellas no realizan trabajos remunerados y están dedicadas al hogar, mientras que los varones adoptan tareas protagónicas, aseguró la investigadora de la Facultad de Contaduría y Administración de la UNAM, Cleotilde Hernández.

Aseguró que lejos de contribuir a la equidad y la cooperación entre mujeres y hombres, los comerciales producen actitudes que dificultan la solidaridad y ponen en pugna a amabas partes, toda vez que una de las tipologías que más destaca en dichos contenidos publicitarios es la agresión, en donde el hombre representa una posición de poder, la cual impone a su contraparte, quien la acepta con “docilidad”

Otra es la dependencia angustiosa, en donde las mujeres no pueden responder a las expectativas de su pareja, respecto de cierto comportamiento generado por el propio producto; es decir, indicó, si ella no usa determinado artículo, cree que no será aceptada.

Esto les genera rechazo, falta de aceptación y competencia, más que de colaboración entre las propias congéneres.

Explicó que el efecto de estos mensajes no es de exclusiva representación social de lo observado, sino la creación de una ilusión convincente acerca de la realidad. No copia, refleja; no reproduce las cosas como ocurren; quienes lo elaboran lo estructuran de tal forma, para que a los ojos de las personas parezca convincente de que así es.

Esto es peligroso -alertó la investigadora-, porque “no son tan inocentes como parecían, llevan implícitos los significados culturales que sostiene quienes las representan y, de alguna manera, se espera que la sociedad comparta en la medida en que las asimile y las haga propias”.

De tal suerte, la profesora Hernández se pronunció porque desde la academia se puedan emprender acciones: desde la primaria los profesores pueden capacitar a las alumnas y alumnos a analizar el mensaje, su contenido, la etiqueta, preguntar si alguien lo consume. Es decir, sugirió, que las y los maestros hagan un análisis de los productos; una enseñanza más significativa. “Poner en el banquillo a los anuncios como parte de la propia práctica cotidiana, y enseñar lo que está detrás”.

Por su parte, los padres de familia requieren sentarse unos minutos con sus hijas e hijos para analizar los contenidos y conocer lo que los infantes entendieron. Así, cuestionar aquello que les llaman la atención, para que los consumidores cobren conciencia desde etapas tempranas, concluyó.

05/GV/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content