Inicio » Los derechos humanos nacen junto con cada persona, no con el Estado

Los derechos humanos nacen junto con cada persona, no con el Estado

Por MArtha Martínez

Los derechos humanos son un conjunto de principios de aceptación universal, reconocidos constitucionalmente y garantizados jurídicamente; ellos están orientados a asegurarle al ser humano, independientemente de su género, del color de su piel, de su religión, de su edad, de su estado civil y de su condición socioeconómica, la dignidad como persona, tanto en su dimensión individual como social, material y espiritual.

Todas las personas nacemos con derechos que nos pertenecen por nuestra condición humana, por lo mismo, ninguna persona debe estar discriminada o excluida del disfrute de sus derechos ya que nadie puede renunciar o negociarlos como tampoco el Estado puede disponer de ellos.

Esto significa que los derechos humanos no nacen a partir del Estado o de las leyes, sino de la propia naturaleza y dignidad de la persona; por ello, cuando una ley violenta este conjunto de prerrogativas se anula, es decir, queda sin valor porque es contraria a la propia naturaleza humana.

Este conjunto de principios tienen diez características fundamentales: son innatos o inherentes, universales, intransferibles, irreversibles, inviolables, obligatorios, trascienden las fronteras nacionales, indivisibles, complementarios y no jerarquizables.

Para los países que ratificaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos (entre ellos México), la vigencia de éstos no caduca nunca; a pesar de que al paso del tiempo se conquisten nuevos . Por eso no hay distingos de ningún tipo: cada persona tiene la misma dignidad y nadie puede atentar, lesionar o destruir los derechos humanos de cada quien, toda vez que imponen una obligación concreta de respetarlos a las personas y al Estado.

Por ello, cuando tengamos conocimiento de una violación de los derechos humanos o nosotras mismas seamos objeto de ella, es conveniente saber que contamos con una serie de estrategias para defendernos: el primer paso es denunciar el hecho ante las autoridades competentes, como la Comisión Nacional o local de Derechos Humanos, las cuales tienen la obligación de comenzar un averiguación; igualmente vale la pena acudir a las organizaciones civiles y a los medios de comunicación, ya que gracias a ellos la opinión pública puede enterarse de cualquier violación a los derechos humanos.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: