Inicio Los microcréditos y el desarrollo de las mujeres

Los microcréditos y el desarrollo de las mujeres

Por Paloma Lafuente*

Si a alguien beneficia en la práctica los microcréditos es a las mujeres. Un alto grado de responsabilidad frente a los hombres, unido al desarrollo de sus núcleos familiares y comunitarios, hace pensar lo acertado de su elección. En muchos estudios se viene demostrando que apostar por las mujeres trae consigo el fortalecimiento del papel social de las mismas, así como el desarrollo de sus capacidades productivas y organizativas.

El trabajo doméstico de las mujeres nunca se ha considerado como actividad económica, al carecer de retribución monetaria y por desarrollarse en el espacio privado. Es por eso que con el acceso a los microcréditos muchas mujeres tienen la oportunidad de desarrollar una profesión y ser las responsables de su futuro y del de sus países a través del aporte económico que ejecutan como empresarias de pequeños negocios.

La contribución al desarrollo de las mujeres es extraordinario si tenemos en cuenta los niveles de discriminación económica de estas con respecto a los hombres.

Según el Informe Laboral de 2006 sobre el impacto de los microcréditos del Banco Mundial de la Mujer (WWB) en España, las tasas de actividad y desempleo son muy desfavorables comparadas con las de los varones: obtienen menos salario a igualdad de trabajo y tienen menos oportunidades de promoción laboral. No es de extrañar que en la gran mayoría de los estudios que tratan de medir los niveles de desocupación laboral y otros indicadores correspondientes al ingreso y el empleo de un país, siempre nos remitan a la misma variable de desigualdad.

Unido a todos estos inconvenientes, y por si no fuera suficiente, las mujeres constituyen la mayoría de los pobres del mundo, estando sistemáticamente excluidas de la toma de decisiones en todos los ámbitos de la sociedad.

Si carecen de acceso a un trabajo remunerado fuera del hogar difícilmente podrán acceder al sistema bancario y financiero. Por esta razón, los microcréditos se han convertido en la alternativa para el despertar de muchas mujeres, una nueva arma de independencia y autosuficiencia, de empoderamiento de ellas y de sus familias. En definitiva, una excelente herramienta para la integración social.

Como dice su propia definición, los “microcréditos son programas de concesión de pequeños créditos a los más necesitados entre los pobres”, y qué duda cabe que las mujeres se encuentran dentro del público objetivo que estos persiguen. Si bien es cierto que el panorama es muy cambiante, según la realidad, país o continente que nos refiramos, el punto en común siempre estará en el decisivo protagonismo de las mujeres.

Un reciente estudio de Share, organización de microcréditos de India, ha demostrado que los microcréditos realmente cambian la situación de las mujeres, siendo más del 75 por ciento las que han reducido significativamente su pobreza y escapan de la trampa que ella representa.

Igualmente en América Latina los clientes principales de las microfinanzas son los empresarios de escasos recursos, en especial las mujeres pertenecientes al sector informal de la economía. El Informe sobre el Estado de las Microfinanzas en América Latina recogido por el portal The Mix Market con una muestra de 60 entidades de la región, muestra como cerca del 66 por ciento de las personas atendidas eran mujeres.

Datos similares son los que proporciona Acción Internacional, pionera en los programas de créditos para microempresarios cifrando su ayuda en 3.97 millones de microempresarios, 65 por ciento de los cuales son mujeres.

Desde luego cifrar el mundo de las microfinanzas no es tarea fácil a juzgar por el número de opiniones enfrentadas y estudios contradictorios sobre el tema que arremeten contra la eficacia o la adecuación de esta herramienta financiera. Nadie dijo que tuvieran que convertirse en el remedio o panacea de la cooperación sino que más bien se constituyen como una alternativa para los que cuentan con menos oportunidades.

En lo que más se coincide, aunque algunos s empeñen en decir lo contrario, es en el hecho de que las mujeres consiguen más autonomía, autoestima y crecimiento como personas, haciéndose protagonistas de su propio negocio y siendo un valioso aporte económico para sus familias.

Uno de estos ejemplos lo encontramos en el estudio que se realizó sobre Ruanda por Cruz Roja Española, en el que se llegó a la conclusión de la oportunidad tan excepcional que tenían las mujeres para agruparse y buscar soluciones comunes a sus problemas, aparte de los beneficios materiales que aportaba este tipo de ayuda financiera, potenciándose la emancipación de las mujeres y la equidad de género.

En España los microcréditos tienen rasgos similares a los concedidos en Latinoamérica. Según un informe del Banco Mundial de la Mujer, en España los microcréditos son una excelente herramienta para la integración social. En cuanto a la percepción de mejora en la calidad de vida el 70 por ciento de las mujeres opinan que su calidad de vida y la de su familia ha mejorado gracias a la obtención del microcrédito. La mejora más importante obtenida por todas ellas se produce en el aspecto psicológico, junto con la autoestima, visión de futuro, mejora emocional y el hecho de tener un proyecto propio.

Especial mención debemos hacer a uno de los principales impulsores de este proyecto de financiación y Premio Nobel de la Paz 2006, Muhammad Yunus, fundador del Grameeen Bank de India, donde un día de 1976 nació la idea de prestar 27 dólares a 42 fabricantes de taburetes en una aldea de Bangladesh. Hoy en día más del 92 por ciento de sus prestatarios son mujeres.

* Periodista y feminista española, especializada en temas relacionados con género e infancia.

07/PL/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más