Inicio Los misterios de Elena

Los misterios de Elena

Por Yolanda de la Torre

Son ya siete años sin la autora de Recuerdos del porvenir. Siete años desde el fallecimiento de una mujer que pasó sus últimos años rodeada de gatos y de libros, en espera de un reconocimiento en vida que nunca llegó. Un largo tiempo sin una escritora que significó para el país un talento provocativo y deslumbrador, y muchas veces, un misterio: Elena Garro.

Mil veces se habló de ella como la primera mujer del poeta Octavio Paz; en cambio, tomó tiempo que se comentaran sus propios méritos como escritora, que le merecieron ser considerada por Jorge Luis Borges como una de las mejores narradoras fantásticas de América y del mundo, y que le valieron dos de los más altos reconocimientos literarios de México.

Periodista, dramaturga, narradora y guionista, en 1963 le fue concedido el premio Xavier Villaurrutia por su obra más conocida: Los recuerdos del porvenir, novela en torno a un episodio de la guerra cristera que fue aclamada por la crítica nacional e internacional. Treinta y tres años después se hizo acreedora al premio Sor Juana Inés de la Cruz para novela escrita por mujeres con Busca mi esquela.

Mucho se dijo también de su exilio en Europa, donde vivió por haber sido -según los gobiernos de Díaz Ordaz y Echeverría- una de las instigadoras del movimiento estudiantil de 1968; en cambio, poco se han comentado las declaraciones que alguna vez vertió sobre gran parte de la clase intelectual de la época, acusando a Rosario Castellanos, Carlos Monsiváis, Leonora Carrington, Leopoldo Zea y el propio Paz, entre muchos otros, de ser los verdaderos líderes.

Tampoco se habla a menudo de su gran compromiso social; sólo unos cuántos, como su amigo Archibaldo Burns, recuerdan cómo -tras su regreso a México después de casi veinte años de autoexilio, cuando decidió establecerse en Cuernavaca- acompañaba a las y los campesinos morelenses en sus protestas en la Ciudad de México, donde ella vivió cuando era estudiante de literatura en la Universidad Nacional Autónoma de México y comenzaba su romance con Octavio Paz, hacia 1935.

De su relación con el poeta, se sabe que se casaron en 1937 y que se separaron a principios de los años sesenta, tras el nacimiento de su hija Helena Paz Garro; lo que se desconoce, salvo esporádicas declaraciones de la escritora, es la naturaleza de su relación con el narrador argentino Bioy Casares, con quien la unía una estrecha amistad y a quien Garro consideraba, al parecer, su verdadero amor.

Pero los misterios de Elena se iniciaron desde su nacimiento; la mayor parte de los especialistas aseguran que vio la luz en Puebla el 12 de diciembre de 1920; sin embargo, algunas fuentes, como la revista electrónica Razón y Palabra, señalan que en realidad nació el 11 de noviembre de 1916. La verdad se la llevó Elena, hace ya siete años, a la tumba.

Es difícil saber con certeza, pues, si falleció a los 77 o a los 81 años, aunque sobre la fecha no hay dudas: murió el 23 de agosto de 1998. Lo cierto es que pasó los últimos años de su vida encerrada en un pequeño departamento en Cuernavaca, acompañada por su hija Helena y catorce gatos, sin escribir ni una línea y en espera de un reconocimiento en vida a su trayectoria literaria que, desafortunadamente, nunca llegó.

El cáncer de pulmón segó la vida de Elena Garro sin que ella supiera que su obra sería digna no de uno, sino de varios homenajes póstumos. Sirvan estas líneas, pues, como una muestra de respeto a una mujer que supo vivir con sus misterios y un talento que no opacó la muerte.

05/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content