Inicio » Los retos de la nueva legislatura

Los retos de la nueva legislatura

Por Lucero Saldaña

Tras la presentación del Tercer Informe de Gobierno del Presidente de la República ante el nuevo Congreso, esta LIX Legislatura tiene el reto de construir la viabilidad a las reformas necesarias para el país.

Pareciera fácil pero ante el reto está el conservar la unidad al interior de las fracciones políticas, en el marco de la lucha del 2006. De ahí que se haya iniciado una ola de ruido que pareciera un despliegue de estrategias con dedicatoria al Partido Revolucionario Institucional.

Sabotear al PRI para que no vaya a Los Pinos puede ser la razón para que el Gobierno Federal luche sin descanso para mellar sus posibilidades de retorno.

Una línea es dividir a los aspirantes a precandidatos para la Presidencia del País. El bombardeo va a estar más nutrido, porque ahora sí tenemos más posibilidades de desarrollarnos, dado los últimos resultados electorales.

Por ello la conveniencia de que nuestra fracción pueda llegar a acuerdos entre ambas Cámaras, y a su vez de mantener una comunicación con interlocutores en los temas económicos, hacendarios, sociales, y energéticos principalmente.

El tema del relevo de 10 gobernadores es un factor que también abonará en la necesidad de estrategia política para que independientemente de que varios de los integrantes de este poder legislativo se interesan en tener una actividad fuerte en sus estados para poder contender el próximo año; hay que mantener un ritmo y que no se interrumpa el trabajo legislativo.

De tal forma que se enrarece el ambiente que debería estar propicio para que a mitad de un gobierno federal, se hagan acuerdos para el desahogo de la agenda legislativa pendiente por los últimos tres años.

Ahora bien, se presenta una Agenda del PRI que deja entrever la posibilidad de modificar el IVA, así como que se gobernará desde el legislativo.

Para el priísmo y la ciudadanía que votó porque no se gravaran alimentos y medicinas considera que no está a discusión porque se aprobó en la última asamblea nacional del PRI como un mandato.

En el Senado no ha habido un cambio de voluntad para modificar la Agenda en este sentido, y creemos conveniente trabajar en conferencia con la Cámara de Diputados para sostener esta postura.

En la ratificación del pacto para la Agenda de Género se comprometió el respaldo para el avance de once puntos. El Senado ha convenido en la reunión del grupo parlamentario del PRI que se interesa y compromete con once puntos también.

Estos son para recuperar la confianza de la gente en sus instituciones, buscando el equilibrio entre poderes y órdenes de gobierno, e impulsar una reforma laboral para la recuperación económica, empleo y salarios.

Desarrollar alternativas para el estímulo a la productividad del campo mexicano, el fomento para el desarrollo social, rediseñar las finanzas públicas sanas y con visión del federalismo. Una reforma energética que fortalezca a la CFE y PEMEX, garantizando el uso racional de hidrocarburos y el abastecimiento de electricidad.

Con la problemática del agua y los recursos naturales, se requiere la revisión del marco jurídico para la protección del medio ambiente y de los ecosistemas.

Para el crecimiento del gasto público, la infraestructura y desarrollo tecnológico, se requiere transparentar el marco normativo de las obras y adquisiciones públicas, así como de las telecomunicaciones, la radio y la televisión.

La justicia, seguridad nacional así como la seguridad pública y los derechos humanos son demandas muy sentidas que la población está exigiendo modificaciones sustanciales para actualizar la legislación penal y aumentar las sanciones de aquellos delitos que más perjudican los valores sociales.

La conveniencia de ampliar la intervención del Senado de la República en asuntos de orden internacional acorde con nuestros principios históricos de política exterior, así como reglas más claras que alienten el comercio exterior.

La protección, defensa de los derechos de las y los mexicanos en el extranjero y de migrantes en el territorio nacional para colocar el tema en la agenda con los países vecinos del norte y del sur.

Hemos advertido al interior de nuestro grupo, que el ambiente construido para desestabilizar la fuerza y la cohesión del priísmo nacional, puede tener intereses de propios y extraños, “es la guerra por el poder”, y si se continúa con un ataque que más bien se dirige a ser “cacería de brujas”, en lugar de avanzar en los proyectos, entre el ataque y la defensa, el pueblo es el que se queda esperando. Lo que se puede rescatar es la posibilidad de que existan interlocutores válidos de ambos lados.

* Lucero Saldaña es senadora por el Partido Revolucionario Institucional

lsaldana.spri@senado.gob.mx

50aniversario.senado.gob.mx

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: