Inicio Loxicha: no cierra la herida que dejó la represión

Loxicha: no cierra la herida que dejó la represión

Once años después, las mujeres de Loxicha no olvidan y, acusada de guerrillera, Isabel Almaraz Matías sigue presa.

En 1996, el gobernador Diódoro Carrasco Altamirano y el presidente Ernesto Zedillo veían un guerrillero o una guerrillera detrás de cada rostro indígena zapoteca de Loxicha, zona formada por varias comunidades, por muchos años olvidada en la Sierra Sur, que significaba para el gobierno el bastión del Ejército Popular Revolucionario (EPR).

Once años después, las mujeres de Loxicha no lo han olvidado y no ha terminado su temor por la represión que inició la madrugada del 29 de agosto de 1996, cuando un supuesto comando del EPR irrumpió en La Crucecita, Santa Cruz, Huatulco, caserío construido para los habitantes, a quienes años antes habían expropiado sus tierras en la zona turística de Bahías de Huatulco.

Atacaron la Partida de Infantería de Marina, la Policía Judicial Federal y la de Oaxaca, la Policía Preventiva y la municipal, así como de Fonatur. Murieron cuatro infantes de marina, tres policías preventivos, un policía municipal, un civil y cuatro personas no identificadas. También Fidel Martínez, ex regidor del Ayuntamiento de San Agustín Loxicha.

Empezó la represión del gobierno: detenciones masivas, bajo la acusación de pertenecer al EPR, asesinatos y violaciones.

Donaciana Antonio Almaraz formó entonces, junto con madres, viudas, esposas e hijas de detenidos, desaparecidos, ejecutados o torturados, la Unión de Pueblos contra la Represión y la Militarización de la Región Loxicha e hizo un largo plantón en la ciudad de Oaxaca: “Esta lucha todavía no termina, hay aún muchos detenidos que esperan su libertad, no son ni guerrilleros ni asesinos”.

La única mujer detenida, Isabel Almaraz Matías “vive” desde hace casi cinco años en prisión, sin sentencia, acusada de participar en el secuestro de un niño y de conducir un vehículo, aun cuando no sabe manejar. “Me han robado mi libertad, mi vida, mis derechos”, dice.
El resto de los detenidos obtuvieron su libertad dos años después de su aprehensión, pero ella –dijo el ex gobernador José Murat a una reportera- sigue detenida “por guerrillera”.

Quintina Valencia Antonio vive en la ciudad de Oaxaca tras la detención de su compañero Fortunato Mendoza Antonio, acusado de haber cometido un homicidio. La noche de la detención, un grupo muy numeroso de policías judiciales intentaron atacarla sexualmente. Por la impresión se desmayó, mientras Fortunato era golpeado hasta perder la conciencia. Sus pocas pertenencias fueron quemadas, mientras sus dos hijas lloraban asustadas ante la escena. Él ya salió y se fue al norte.

Laura Hernández viaja desde agosto de 1996 a Oaxaca para saber de su esposo, Estanislao Martínez Santiago, preso en Ixcotel desde entonces. Casi no habla español, lo que dificulta cada trayecto. Su casa en Santa Cruz Loxicha se derrumbó, nada queda, sólo el miedo a volver.

Inés Antonio Reyes pasó de la tristeza a la indignación y a la lucha por la libertad de su marido Cirilo Ambrosio Antonio, acusado de pertenecer al EPR. Como Laura, Inés nunca volvió a vivir en Loxicha, tiene miedo. Tres presidentes, tres gobernadores y nada, todavía no lo sacan y él como los otros “es puro inocente”.

En la memoria de las mujeres quedaron también las violaciones sexuales que a todos consta ocurrieron, pero que nadie denunció, porque las víctimas, entre ellas una mujer de 18 años y otra de 14, “siempre tuvieron miedo”.

Dice Donaciana que las violaciones sexuales a mujeres se dieron en mayor número el 25 de septiembre de 1996, “el día más cruel de todos” cuando entraron todas las fuerzas de seguridad pública y los militares a las comunidades.

La guerra sucia en la zona Loxicha, aún no termina insiste Donaciana: tres bases de operaciones mixtas en Magdalena, San Agustín y La Sirena, evidencian la militarización, aunque desde hace más de 10 años no ocurre ningún otro ataque de guerrilleros.

Ningún grupo armado ha señalado como suyos los muertos, los detenidos o los torturados, afirma Juan Sosa, quien se sumó a la Organización de Pueblos Indígenas Zapotecas, tras un encarcelamiento injusto.

En cambio en Loxicha cuentan 90 ejecuciones extrajudiciales (40, sostiene Donaciana); personas desaparecidas; 500 detenidos, 200 de ellos consignados tras la Ley de amnistía estatal del 8 de diciembre de 2000.

La mayoría de los detenidos del fuero común salieron libres, pero una docena aún está en prisión, entre ellos Isabel Almaraz Matías, así como 12 del fuero federal.

La guerra sucia no termina, dice Donaciana. Eso le quita el sueño y nubla su día, porque piensa en las mujeres y hombres zapotecas de Loxicha. Recuerda a los hermanos Antonio Almaraz, que derramaron su sangre por el pueblo, en su hermano Lino, baleado en 2004, cuando era candidato a la alcaldía y fuerte aspirante a ganar en la asamblea comunitaria que se realizó tres días después de su asesinato.

Las mujeres de Loxicha fuimos las que más luchamos, afirma Donaciana. “Todas nos enfrentamos al gobierno, porque nos cansamos de ver morir a nuestros familiares, que nuestros hermanos fueran encarcelados, que los torturaran o desaparecieran, por eso luchamos”.

Reconoce que el cohesionado grupo de mujeres fue desquebrajado por el propio gobierno. “Murat siempre nos decía que nos iba a dar un proyecto, una casa albergue, dinero. Como Unión del Pueblo nunca aceptamos, por eso duramos tanto tiempo en plantón, vivíamos en carne propia lo que sucedía, no queríamos ningún tipo de beneficios”.

El 8 de diciembre de 2000 se decretó la Ley de Amnistía estatal y fueron excarceladas 17 personas aún no sentenciadas, 47 sujetas a proceso y 104 con órdenes de aprehensión, todas del fuero común.

Las mujeres no lo sabíamos, sostiene Donaciana, el gobierno optó por dividirnos, habló de dinero y nos golpearon en la prensa.

“Unas aceptaron irse al albergue, la mayoría se fue por otra parte. Queríamos que salieran limpios, no condicionados y luchamos porque salieran también los de Almoloya. De todos modos me siento muy orgullosa de todo lo que hicimos las mujeres de Loxicha”, concluye.07/SJ/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más