Inicio Madres homicidas

Madres homicidas

Por Lucero Saldaña

En realidad se ha dicho poco sobre la profundidad que tienen los homicidios provocados por mujeres. Según las épocas y circunstancias, determinados fenómenos sociales se vuelven más visibles a las políticas de prevención y, sobre todo, a la opinión en general. También a la investigación social.

Así pasó con el Síndrome de la mujer golpeada, que fue dificultosamente considerado por la justicia penal como eventual atenuante en caso de maricidios, cuando mujeres matan a sus maridos después de una interminable y destructiva conducta doméstica violenta, física, psicológica, moral y económicamente, etc.

El tema que nos ocupa en este artículo sufre una discriminación aún más difícil de sortear. Aquí encontramos obstáculos de varios tipos. El más fácil de señalar es el desencadenamiento de emociones, entre las que se incluyen la ira y el horror tanto para la sociedad y los juzgadores como para los medios allegados a la mujer que mata a sus hijos. Si bien estos sentimientos son inapelables, hacen que todo se tiña de color rojo a la hora de plantear el problema.

El obstáculo más difícil de sortear, por contraposición al emocional, es el epistemológico; es decir, el propio planteamiento de este fenómeno social que, si bien no implica un alto porcentaje en la tasas de criminalidad, por lo general se ha constituido en más que un hecho aislado que se da de vez en cuando y del que se puede desatender.

Este problema -que es parte, a mi juicio, de un contexto de violencia y que representa un acto extremo en la vida de cualquier madre- debe vencer la hipocresía de sentir que se ha cometido un crimen indefendible, que arrastra y abandona a las mujeres en la periferia de una naturaleza humana a la que, supuestamente, han desafiado con la peor de las ofensas posibles. Sin duda, aquí hay voces de alarma de todo espectro.

Si bien todos somos iguales ante la ley, existen dificultades de acceso a la justicia, a los puestos de poder, a las renumeraciones laborales, así como la violencia de todo tipo que se refleja en un orden social que demerita a las mujeres en su calidad de seres humanos; además, las sentencias en los juicios penales o bien son “benevolentes”, con el fin de “regresarlas a su hogar para que cumplan de una vez por todas con las funciones maternas” tal y como deben ser entendidas, o bien punitivas en exceso para que “aprendan a ser mujeres y no tomen papeles masculinos”.

De este modo, reflejar este fenómeno para condenar a las mujeres supletoriamente es verlo desde una perspectiva patriarcal, con ellas sometidas al viejo y aun vigente principio medieval sobre el sexo infernal.

¿Cuál es el papel de la mujer en la infracción a la ley? ¿Cuáles son las posibles razones y los ámbitos sociales en que se desenvuelve su vida que pudieran estar impulsándola a cometer delitos? Podemos decir que buena parte del estudio y análisis sobre el delito tiene como centro de atención aquél producido por los hombres.

El homicidio calificado por el vínculo ha sido referido como “masacre familiar” y se espera que quien actúa como su desencadenante termine con su propia vida. Algunos estudios sobre el tema señalan que el homicidio provocado por una mujer se presenta como la fase final de un proceso en que se ha sentido despreciada, humillada, marginada y golpeada.

La necesidad de cortar con los ciclos de violencia y la explosión de varios factores de estrés psicológico parecen ser factores importantes; junto con ellos, los desórdenes afectivos, la insuficiencia de recursos personales y la falta de soporte del sistema. La víctima y futura agresora ha quedado incapaz de tener un pensamiento propio y sólo puede pensar igual que el agresor. Esto es muy fuerte, y su desencadenamiento constituye el punto más problemático.

[email protected]

*Senadora por el Partido Revolucionario Institucional

05/LS/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content