Inicio Malos servidores

Malos servidores

Por Marta Guerrero González

La responsabilidad de los servidores públicos en el caso de los linchamientos es un asunto que cobró profundo interés social, mediático y del gobierno. Si bien han sido cesados de sus cargos algunos todavía existe el jaloneo por conseguir que se corra a otros. Habrá que ver como le resulta el paternalismo a Fox y López Obrador, ambos defendiendo a sus servidores. Hay quien piensa que Marcelo Ebrard ya está más que apuntado para la lista de candidatos al Distrito Federal, pero habría que pensarlo muy bien, porque lo único que ha conseguido con su desplante de dignidad es entorpecerle el entorno a su jefe y provocar más, la ya tensa relación con el presidente Fox. Si buen servidor hubiese sido se habría retirado de inmediato para facilitarle las cosas a su jefe y de paso para agilizar las investigaciones.

Lo mismo reza por Ramón Martín Huerta, en vez de estar defendiendo su puesto, indefendible desde muchos puntos de vista, debiera renunciar para hacer quedar bien a su jefe y trasparentar las averiguaciones.

Aquí lo importante es destacar la terquedad de los funcionarios y el autoritarismo de los jefes que a pesar de lo evidente pretenden hacer de su voluntad ley.

Más allá del poco favorecedor espectáculo que han dado unos y otros, lo que nos queda claro, es que por primera vez, quizá, la popularidad de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) ha disminuido considerablemente. El caso Tláhuac consiguió lo que los video escándalos no pudo, bajar la opinión de los capitalinos sobre el jefe de gobierno, la mayoría opina que la policía de Andrés Manuel debió de llegar al lugar de los hechos y evitar el linchamiento, la mayoría opina, también, que AMLO está mintiendo para proteger a sus subordinados y, por tanto, su imagen.

Todo esto puede llevar a algo más, puede haber responsabilidad de carácter jurídico, algún funcionario podría ir a parar a la cárcel. El presidente Fox podría continuar el pleito hasta extremos muy incómodos para el peje y, éste, a su vez, empecinarse en sus posturas contestatarias. Veremos.

Mientras el circo amarra sus carpas, la inseguridad acuna a los asesinos de Enrique Salinas y la INTERPOL se prepara para encauzar las investigaciones en contra de Raúl y de la ex esposa de Enrique. Acá como en Tláhuac los apresuramientos y las conclusiones se darán a la orden del día. Ya empiezan las versiones a ser carne de reporteros y medios. La verdad histórica de este asesinato, ésa no la sabremos nunca.

*Periodista y escritora

2004/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content