Inicio » Marcha nacional por la infancia y la adolescencia

Marcha nacional por la infancia y la adolescencia

Por Nashieli Ramírez Hernández*

Apenas habían transcurrido 72 horas de la Marcha Nacional por la Paz con Justicia y Dignidad, cuando el estado de Nuevo León fue nuevamente escenario de una jornada denominada por los medios de comunicación como “sangrienta”.

El saldo de 14 personas muertas y varias personas lesionadas, entre los que se encontraba una niña de dos años de edad, herida en un fuego cruzado en el municipio de Escobedo.

Esta niña se suma a las miles de personas menores de edad, que han sufrido heridas en el marco de la lucha contra el crimen organizado.

A estas niñas, niños y adolescentes heridos físicamente, se suman los miles de heridos en el corazón; aquellos que han perdido a un ser querido. Y en millones a quienes a través de mensajes, telenovelas, juegos y escenas del crimen, son heridos en la mente, en la medida en que viven la violencia en lo cotidiano y la normalizan.

Por ellas y ellos y por las más de mil niñas y niños muertos de 2006 a la fecha, la marcha del 8 de mayo es también una marcha por la infancia y adolescencia.

Desde el Espacio Social de Diálogo Estratégico nos sumamos al ¡Ya basta! Nos sumamos demandando, entre otros temas, políticas públicas de prevención social de las violencias.

Afirmamos que se requiere de un sistema nacional de prevención, desarrollo y participación de la juventud; una estrategia colectiva de diálogo, convivencia, construcción y cultura de paz; un sistema integral de protección para las niñas, niños y adolescentes; y un sistema integral, profesional y sostenible para prevención, atención, erradicación y sanción de la violencia contra las mujeres.

Hoy acompañamos a las organizaciones juveniles, a las y los estudiantes y nos hacemos acompañar de niñas y niños para demandar al Estado un alto a la impunidad, un ataque frontal a la corrupción y un cambio de estrategia contra el crimen organizado en nuestro país.

En este marco también asumimos y promovemos cinco compromisos para la acción ciudadana responsable:

1) Somos una ciudadanía informada, promoviendo en casa el diálogo reflexivo sobre la violencia en los medios y en la propia vida cotidiana y a favor de una cultura de paz.

2) No aceptamos violencias como destino, asumimos que cada caso de muerte o violencia es importante y debe ser esclarecido, exigiendo justicia y reconociendo que todos los seres humanos somos dignos.

3) Construimos entornos de vida de paz, resolvemos los conflictos mediante el diálogo respetuoso con nuestras familias, en nuestras escuelas, barrios y lugares de trabajo.

4) Nos formamos para ser constructores de paz, promovemos, educamos y construimos la paz como forma de vida, una paz dinámica, que se mueve a la justicia y que nos transforma con dignidad.

5) Nos unimos a las y los otros para crear un mundo mejor e impulsar una cultura de paz, promoviendo y participando en eventos deportivos, culturales y recreativos comunitarios para erradicar el miedo y tomar las calles por el derecho a vivir sin violencia.

La marcha de la paz es una marcha con y para las niñas, niños y adolescentes. Marchemos más, marchemos, marchemos porque como decía una manta: “No todos los padres y las madres son poetas, pero todas las hijas y los hijos son poesía”.

*Directora de Ririki Intervención Social. Experta en infancia, adolescencia y sus derechos.

11/NR/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: