Inicio » Más de 300 mil infantes trabajan en ciudades bolivianas

Más de 300 mil infantes trabajan en ciudades bolivianas

Por la Redacción

Hemos olvidado la solidaridad, el afecto a esa niña o niño de la calle, a los que vemos como rebeldes, desechables, inútiles y no les evitamos el maltrato de no tener qué comer, dónde dormir, como darse un baño y tener que sobrevivir con heridas en el alma y en el cuerpo que nunca cicatrizan, ya que nunca cerrarán, dice la Red Nacional de Trabajadoras/es de la Información y Comunicación.

Según la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, existen más de 300 mil niñas, niños y adolescentes trabajadores en las principales ciudades de este país. En las cosechas de caña de azúcar en oriente y valle se encuentran 9 mil 860 niñas, niños y adolescentes que trabajan. En el área de la minería existen 3 mil 800 que se encuentran en el interior de los socavones de minas en La Paz, Oruro y Potosí con serias consecuencias para su salud por la inhalación constante de gases tóxicos.

En el área rural los menores de edad se dedican al cultivo de productos y las niñas a la cría de animales. Pero, al igual que en las ciudades, no reciben salario alguno. La pobreza los castiga, la mortalidad infantil, la desnutrición, la deserción escolar, y abandono de sus padres los circunda y a causa de la migración interna y externa son explotados.

En la ciudad de El Alto, de cada 10 trabajadoras sexuales 3 son niñas explotadas por proxenetas e incluso por su propia familia. No acceden a controles de salud y tampoco realizan denuncias de esta violencia sexual. En los delitos de violación sexual a adolescentes de 14 o más años, se promueve la conciliación entre víctima y victimario.

El 2006 la policía registró 93 casos de niñas y niños menores de edad desaparecidos. En los distintos medios de comunicación persiste el uso y abuso de la imagen de niñas, niños y adolescentes en spots, videos, propagandas, actividades político partidarias, y mensajes discriminatorios.

En este contexto, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia propone la protección efectiva de la niñez y la adolescencia, estableciendo veeduría social ?visitadurías– a las instituciones públicas y privadas encargadas de velar por el bienestar de la niñez como el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), Servicios Legales Integrales Municipales (SLIMs), Brigada de Protección a la Familia, Policía, Centros de salud y educativos.

Asumir la necesidad de afecto, respeto y de protección, como un derecho fundamental para el desarrollo integral de niñas, niñas y jóvenes.

Crear mecanismos efectivos que garanticen los derechos humanos de la niñez a través de: la prevención, investigación, sanción y reparación de violaciones a las víctimas.

Crear instancias de seguimiento al cumplimiento de los deberes de la niñez, que es beneficiaria de las instituciones públicas y privadas.

Abolir de forma gradual el trabajo infantil, que pone en peligro su bienestar físico, mental o moral y que no esté de acuerdo con la ley.

Eliminar las peores formas de trabajo, como la servidumbre de menores de edad en las haciendas, el trabajo doméstico que encubre la violencia física, sexual y emocional, el reclutamiento de niños para utilizarlos en conflictos sociales y armados, explotación sexual comercial infantil, pornográfica, y actividades ilícitas.

07/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: