Inicio Más de medio millón de niñas son prostituidas en Brasil

Más de medio millón de niñas son prostituidas en Brasil

Por la Redacción

Numerosas niñas de las regiones más alejadas de Brasil, que a veces ni siquiera llegan a la adolescencia, son víctimas de tráfico, subasta y venta con el fin de prostituirlas en paraísos del turismo sexual como Recife, Salvador y Fortaleza.

Una reciente investigación de Ramy Wurgaft, enviado del diario español El Mundo, descubrió auténticos mercados de niñas atraídas a la prostitución mediante engaños y literalmente vendidas en subastas.

Tanto la Unicef como la Agencia de Noticias de los Derechos de la Infancia (ANDI) manifestaron que no hay comprobaciones fehacientes respecto de las rifas y bingos clandestinos para la prostitución de adolescentes.

Según datos de ONG basados en denuncias, se cree que 500 mil niñas se dedican a la prostitución en Brasil. La organización brasileña Abrapia lleva una estadística de denuncias, pero, señaló, el hecho de que la prostitución sea una actividad clandestina, más particularmente oculta en el caso de infantes, nadie puede asegurar cifras completamente confiables.

A decir de Leandro Gonzáles, de la Asociación Brasileña contra la Prostitución Infantil, este abuso ya cobró la vida de 600 niñas y niños en los últimos años. La mitad, explicó, como víctimas del sida y los demás a manos de proxenetas, de la policía o de los propios clientes.

El enviado de El Mundo entró en contacto en la región de Mato Grosso con un custodio de edificios, el cual denunció un mercado de niñas esclavas en una antigua imprenta, supuestamente transformada en academia de baile.

Al principio la gente del vecindario elogiaba la bondad de esos señores por enseñarles algo útil a esas chicas andrajosas. Pero más tarde les empezó a extrañar que las alumnas fuesen de tan de corta edad, casi todas de entre seis y 14 años, contó. Cuando la policía llegó al edificio, las niñas, los clientes y los profesores se habían esfumado: alguien les avisó.

Otras dos niñas, las hermanas Sonia y Leticia fueron contactadas por un hombre que les prometió emplearlas para que hicieran el servicio doméstico en una casa lujosa.

Las niñas fueron recibidas para una audiencia en Guiratinga, donde las maquillaron y disfrazaron de adultas junto a otras compañeras: luego subieron a la tarima y allí se vieron traspasadas por las miradas lascivas de un público masculino.

Un tipo gritó sin respiro: “¡Mil reales es el precio para esta beldad de Caiaponia, sana y sin estrenar!, ¿quién dijo mil 500? Demonios, amigos, que no estamos en una subasta de melones. ¿Dos mil? ¿Nos quedamos en dos mil?”

Sonia y Leticia comprendieron que estaban frente a proxenetas. Antes de que Sonia, la menor, pudiera escapar, ambas sufrieron abusos y violaciones por parte de sus captores.

Cuando Sonia, continúa el relato del enviado de El Mundo, pudo huir, tardó un año antes de recuperarse de la amnesia traumática que le provocaron las violencias sufridas.

Mientras tanto su hermana fue obligada a golpes a aceptar una identidad falsa y tuvo como destino Recife, uno de los balnearios del noroeste de Brasil donde el turismo sexual es una industria perfectamente organizada.

Según informes del Comité de Estudios de la Explotación Sexual y de la Comisión Legislativa del Estado de Pernambuco, hay más de 30 agencias en Europa que les venden a sus clientes paquetes de turismo sexual. Incluso antes de embarcar, los turistas ya disponen de álbumes de fotos de las mujeres prostituidas, de las cuales la mayoría –un tercio al menos en Recife– son niñas de entre 10 y 16 años.

Por lo menos medio millón de niñas son prostituidas en Brasil, víctimas de un negocio que mueve más de 120 millones de dólares al año y que la policía, la justicia, las ONG y las entidades de promoción turística están tratando de frenar mediante campañas para denunciar e informar contra la prostitución infantil, la pedofilia y el turismo sexual.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content