Inicio Más mujeres casadas o unidas salen a mercado laboral

Más mujeres casadas o unidas salen a mercado laboral

Por Lourdes Godínez Leal

A pesar de que en el último lustro la participación de las mujeres casadas o unidas, en ocupaciones remuneradas aumentó en 3.1 por ciento, persisten las desigualdades laborales respecto de los hombres, según la investigación Feminización de la Fuerza de Trabajo en el México de principios de siglo, realizada por Teresa Rendón y Víctor Maldonado.

El análisis de la investigadora del Instituto de Investigaciones Económicas de la Facultad de Economía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); y el demógrafo del gabinete de Planeación Consultores de Saltillo, Coahuila, indica que entre los factores por los que las mujeres han salido al mercado laboral se encuentran el aumento en su nivel escolar y el descenso de la fecundidad.

A pesar de ésta rápida incorporación, las circunstancias en las que las mujeres se insertan a la vida laboral no son muy positivas pues continúa la segregación del trabajo por sexo, reciben menor salario que los hombres por trabajo igual, y las áreas en las que se han concentrado son la producción o distribución de mercancías, principalmente.

Los autores establecen que por segregación del trabajo por sexo, se comprende la distribución desigual entre las distintas ocupaciones y ramas de actividad entre mujeres y hombres.

Un ejemplo de ello es que mientras en 2003 el 34.5 por ciento de los hombres se ubicó en el sector de la construcción, el 25.7 por ciento de las mujeres lo hizo en el sector de productos alimenticios, bebidas y tabaco, y en un 23 por ciento en la fabricación de prendas de vestir.

Así también, el comercio, servicios sociales y personales y alguna parte de la industria maquiladora de exportación, son consideradas como empleos femeninos, en tanto que existen actividades caracterizadas por el predominio de la fuerza de trabajo masculina.

Sobre la población asalariada y no asalariada, Rendón y Maldonado refieren que es a partir de la década de los noventa cuando se incrementa el número de trabajadoras y trabajadores por cuenta propia.

Los asalariados ganan poco y tienen relaciones de trabajo inestables, además de no contar con seguridad social ni prestaciones; en tanto que los no asalariados no sólo carecen de un ingreso fijo sino que se encuentran al margen de la seguridad social.

Rendón señala que la mayoría de las trabajadoras independientes son amas de casa, ello se explica por las facilidades y flexibilidad de horario que les permite compaginar sus actividades domésticas con trabajo, mientras que en los empleos formales los puestos suelen ser de tiempo completo.

Datos de la Encuesta Nacional de Empleo (ENE) 2003, referidos en esta investigación, señalaron que el 20 por ciento de las trabajadoras por su cuenta laboró menos de 15 horas durante la semana en que fue aplicada la encuesta, y 29 por ciento de 15 a 34 horas.

A pesar de que en el periodo 1998 a 2003 por cada cien hombres que se incorporaron a la fuerza de trabajo remunerado ingresaron 82 mujeres; de éstas sólo 34 por ciento fueron asalariadas y 30 por ciento autónomas, según datos de la misma encuesta.

Esta situación pone en desventaja a las mujeres al momento de su jubilación, pues en el esquema de seguridad social vigente se exige que los trabajadores hayan acumulado un mínimo de 25 años como cotizantes para tener derecho a una pensión.

A partir de los 25 años de edad, el porcentaje de asalariados es menor entre las mujeres porque a esta edad se casan y tienen hijos, frecuentemente.

Finalmente, los autores hacen un análisis de lo que sucede actualmente en cuanto al trabajo doméstico donde resaltan el aumento en la participación de los hombres dicha actividad.

Aunque la Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo 2002 del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), señaló que las mujeres aportan 85 por ciento del tiempo total al trabajo doméstico, contra un 15 por ciento de los hombres, los investigadores concluyeron que la proporción de horas con que contribuye el conjunto de los varones ha ido en aumento.

2004/BJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content