Inicio Más retrocesos que avances en la salud de las mexicanas

Más retrocesos que avances en la salud de las mexicanas

Por Guadalupe Cruz Jaimes

En el país, la salud de las mujeres, sobre todo la sexual y la reproductiva ha enfrentado una “embestida” por parte de los gobiernos estatales y del federal, al dejar fuera de sus prioridades la cobertura anticonceptiva, y penalizar el aborto en 17 de sus 32 entidades federativas, violando con ello la constitución y acuerdos internacionales.

En la conmemoración del Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, que este año se enfocó en la salud sexual y reproductiva, las feministas señalaron que los avances son pocos, en comparación con los retrocesos en materia de salud de las mujeres que se han registrado en los últimos años en el país.

Las especialistas coincidieron en que la validación jurídica que ayer hizo la Suprema Corte de Justicia de la Nación, al reconocer la constitucionalidad de la NOM 046 SSA2-2005, al ratificar que las instituciones de salud están obligadas a ofrecer la Anticoncepción de Emergencia (PAE) y la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) a las víctimas de violación, significa un avance significativo.

En este sentido, Martha Juárez, de la organización Consorcio por el Diálogo Parlamentario, refirió que ahora toca a las organizaciones y al gobierno federal estar pendientes de que el reconocimiento de la constitucionalidad de la norma garantice el acceso “real” de las mujeres a la PAE e ILE en todos los estados del país, pues ocurre que el discurso “no siempre aterriza en la vida de las mujeres”.

Además, destacaron que entre los adelantos en la salud de las mujeres, está que durante los últimos tres años las capitalinas y las originarias de otros estados pueden tener acceso a la ILE en la Ciudad de México.

RETROCESOS

María Luisa Sánchez Fuentes, directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), señaló que el principal retroceso en la salud de las mexicanas inició en octubre de 2008, con la modificación de 17 legislaciones locales, que penalizan el aborto. Todas, impulsadas por el Partido Acción Nacional, y apoyadas por legisladoras y legisladores de distintos partidos, principalmente del Revolucionario Institucional.

Al respecto, Axela Romero Cárdenas, directora de Salud Integral para la Mujer (SIPAM), señaló que con ello, los gobiernos locales incurren en una violación al artículo 4 constitucional y a los acuerdos internacionales firmados por México.

La feminista sostuvo que no hay “avances claros” en materia de salud de las mujeres, ya que no ha aumentado el presupuesto que el gobierno federal destina a esta causa, a pesar de que la salud de las mujeres está vinculada con indicadores de desarrollo.

Añadió, que en esta lista también figura el aumento de la razón de muerte materna en el país, la cual pasó de 55.6 en 2007 a 57.2 muertes maternas por cada 100 mil nacidos vivos en 2008, según datos de la Secretaría de Salud.

Ligado a este tema, dijo, está el desinterés del gobierno panista por garantizar a las mujeres el acceso a métodos anticonceptivos.

Al respecto, Martha Juárez, señaló que en los últimos años no ha aumentado la prevalencia del uso de anticonceptivos, ya que se registró una disminución del abastecimiento de métodos en el sector público.

Este hecho, afecta sobre todo a las mujeres jóvenes y adolescentes no unidas, cuya demanda insatisfecha (quienes no desean embarazarse y a pesar de querer utilizar un método no tienen acceso a éste), aumentó a 36 por ciento en 2006, según la Encuesta Nacional de Dinámica Demográfica.

Las regresiones en los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en México se deben a que la política pública se basa en una visión conservadora, que prioriza las creencias religiosas sobre la información científica, coincidieron las expertas.

Otro ejemplo de que no hay avances contundentes en la atención de la salud de las mexicanas es que el cáncer mamario ya es la primera causa de muerte entre las mujeres en el país, y el cervicouterino, la segunda.

RETOS

Para Martha Juárez, el reto de las organizaciones feministas es continuar con el monitoreo de la política pública, vigilar la aplicación de los presupuestos asignados a este rubro, en particular al de los derechos sexuales y reproductivos.

En este sentido, Axela Romero opinó que ante al panorama de retrocesos y pocos avances en la salud de las mujeres, es importante que en el movimiento feminista se establezcan pactos políticos que les permitan articularse para hacer frente a la “embestida” del gobierno federal en contra de los derechos de las mujeres.

10/GCJ/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content