Inicio Médicos uruguayos buscan acercar obispos a problema del aborto

Médicos uruguayos buscan acercar obispos a problema del aborto

Por Isabel Villar

Luego del rechazo en el Senado uruguayo a la Ley de Defensa en Salud Reproductiva, el pasado 5 de mayo, autoridades del Sindicato Médico del Uruguay (SMU) se reunieron con representantes de alto nivel de la Conferencia Episcopal Uruguaya (CEU), en busca de acercamientos sobre el grave problema del aborto inseguro.

Al término del encuentro Marcos Carámbula, presidente del SMU, informó que obispos y doctores podrían trabajar juntos en otras medidas propuestas por la Conferencia Episcopal, como apoyos económicos para embarazadas sin recursos, acompañamiento en caso de embarazos en condiciones difíciles “y, en su caso, asesoramiento sobre métodos seguros para abortar, a fin de evitar las actuales desigualdades por condición económica”.

La experiencia muestra que en otros lugares del mundo la Iglesia se comprometió recién cuando se despenalizó el aborto. Pero la iglesia uruguaya puede llegar a impulsar alternativas “ahora”, pronosticó el galeno.

A la reunión calificada como “muy positiva” acudió también Leonel Brizzio, miembro de la Comisión Ejecutiva del SMU, así como los obispos Pablo Galimberti y Luis del Castillo, presidente y secretario general de la CEU, a quienes acompañó el obispo de Florida, Raúl Scarrone.

Las partes acordaron el inmediato intercambio de materiales informativos, y una próxima reunión en fecha aún no definida para acordar puntos concretos, como políticas de educación sexual y anticoncepción. Se busca evitar “las trece muertes de mujeres que ocurren al año por practicarse abortos clandestinos”, precisó Carámbula.

La realidad muestra que a pesar de la ley vigente, el número de abortos va en aumento y entonces creemos que hay que tomar medidas de otro tipo y las debe tomar la sociedad en su conjunto.

La idea es construir entre todos las soluciones que se necesitan. Hay caminos que tienen que ver con medidas preventivas, como la educación y el control del embarazo, algo que necesariamente se tendrá que hacer. Pero lo primero es prevenir , para que no sigan muriendo mujeres por esta causa”, abundó.

Por su parte, monseñor Galimberti aclaró que la reunión fue solicitada por el SMU, que le hizo entrega de una voluminosa documentación denominada Iniciativas Sanitarias contra el aborto provocado en condiciones de riesgo, trabajo coordinado en el año 2001 por el doctor Leonel Briozzo y cuyo prólogo corresponde al ex canciller Héctor Gros Espiell.

El prelado dijo “no todos los ginecólogos deben ser considerados aborteros”, dado que muchos de estos profesionales están en un conflicto permanente ante el caso de una paciente que solicita la interrupción del embarazo.

Más adelante el doctor Leonel Briozzo explicó a La República que los obispos ven con buenos ojos retomar las Iniciativas Sanitarias que apuntan a informar y asesorar a las mujeres que manifiesten la voluntad de abortar, en el marco de la ley vigente.

Esta normativa fue elevada hace más de dos años a la consideración del Ministerio de Salud Pública, que hasta la fecha no las aprobó.

*Directora del suplemento feminista La República de las Mujeres

2004/GV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más