Inicio Medio Oriente y África del Norte, la zona más árida del planeta

Medio Oriente y África del Norte, la zona más árida del planeta

Por María de la Luz González

La región más árida del planeta, los países árabes de Medio Oriente y África del Norte (MENA), que representan el 5 por ciento de la población mundial, sobrevive con menos de 1 por ciento del agua disponible en el mundo, revela el informe regional, difundido en el IV Foro Mundial del Agua.

El documento destaca que más de la mitad de los recursos hídricos tienen su origen fuera de la región, pese a ser una zona en la que fluyen ríos importantes como el Nilo, el Senegal, el Tigris y el Éufrates.

Sostiene que, en términos generales, el fracaso continuo para resolver tensiones políticas en la región, es un factor importante que limita el manejo efectivo del agua y, por tanto, el desarrollo sustentable, aunque la cooperación regional y el intercambio de información sobre los recursos hídricos siempre han sido fuertes.

De no adoptarse las medidas necesarias, advierte el informe, para 2050 todos los países árabes, con excepción de Mauritania, Irak y Sudán, sufrirán escasez de agua.

Entre los principales retos relacionados con el agua que enfrenta la región, el documento cita la escasez y el incremento de esa carencia, por lo que el deterioro del equilibrio hidrológico es el mayor problema: la brecha entre el suministro de agua fácilmente disponible y los requerimientos futuros, se agrava con el tiempo.

Señala también que la gran dependencia para conseguir el agua más allá de las fronteras nacionales se ha agudizado por la inestabilidad política y otros conflictos en la región, y que el deterioro en la calidad del líquido ha ocasionado problemas ambientales conforme se ha incrementado el uso del agua.

El reporte destaca que las estructuras institucionales han prestado muy poca atención a la sustentabilidad financiera, y que los conflictos han generado grandes problemas socioeconómicos y ambientales, al producirse afectaciones a la infraestructura y contaminación por el uso de sustancias peligrosas con fines militares o industriales.

Considera que en el futuro, los retos más intensos incluyen una mayor urbanización, sociedades menos homogéneas que reducen la efectividad de las instituciones tradicionales de administración del agua y mayor variabilidad climática.

Como estrategias para afrontar esos retos, el informe cita la necesidad de formular políticas nacionales del agua, en paralelo con las mejores prácticas internacionales, y destaca que cada país ha introducido planes integrados de agua que hacen uso efectivo de una cuenca pluvial y de sus recursos locales.

El reporte resalta como aprendizaje clave el hecho de que las características de la región MENA han llevado a los países que la integran a invertir grandes cantidades en infraestructura hídrica, innovar en la tecnología y promover una gestión integrada y mejorada de los recursos hídricos.

Entre las innovaciones que ha introducido destacan la desalación, la agricultura biosalina el desarrollo de aguas subterráneas a partir de cauces de arroyos secos que se llenan de lluvia durante la temporada, el micro-riego de alta tecnología, la recarga de acuíferos en condiciones desérticas y el uso de humedales para limpiar aguas contaminadas.
06/LG/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más