Inicio » México, violación sistemática a garantías constitucionales

México, violación sistemática a garantías constitucionales

Por Soledad Jarquín Edgar/enviada

Lydia Cacho camina presurosa por las calles de Mariano Otero. Apenas se detiene, saluda y sigue, tiene prisa.

Atraviesa una primera puerta en la Feria Internacional del Libro que está a punto de concluir. Las y los reporteros gráficos la detectan y empiezan a disparar sus cámaras, detrás van más mujeres que hombres, luego escuchan cuando habla, cada palabra corta un pedazo del “pastel” de la pederastia que involucra en México al poder político y al del dinero.

La resolución que la semana pasada emitió la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) dejó atrás las esperanzas pero no ha sido todo, quedan aún las instancias internacionales, advierte la autora de Los demonios del Edén, el libro que desató la irá del llamado Rey de la Mezclilla, Kamel Nacif, protector del pederasta Jean Surcar Kuri.

En una conversación telefónica grabada y reproducida en el diario La Jornada y que ahora puede verse en el DVD Los demonios del Edén, dirigido por Alejandra Islas, Kamel Nacif habla con Andrés Becerril, el empresario “depredadador” como lo califica Blache Petrich advierte: “La voy a dejar loca, hasta que la señora pida paz…”, apunta refiriéndose a Lydia.

– El dinosaurio sigue despierto, no se ha ido. ¿Has recibido amenazas?

La periodista nacida en el Distrito Federal que hace más de 20 años decidió “quemar sus velas” e instalarse en el prometedor y naciente emporio turístico de Cancún, apunta que no ha recibido amenazas porque sus teléfonos están bloqueados de manera permanente, “eso ayuda”, dice con cierto tono de burla.

Y explica, “lo que si sabemos, por una fuente que mi abogado tiene, es que los abogados de Kamel Nacif y del pederasta y pornógrafo Succar Kuri han solicitado a la Corte una copia del dictamen, aunque lo pueden bajar de Internet necesitan una copia certificada, intuimos que es para llevar una acción, así que vamos a ver que sucede”.

Sus ojos negros revelan un estado apacible, pese a Kamel. Respira profundo y exhala con fuerza el aire que respira cuando se le pregunta ¿hacia dónde va este país?

– Va hacia la conciencia social y hacia la movilización en los asuntos de derechos humanos, parece que ahora más que nunca la movilización responde a eso e incluye gente joven. Sin restarle importancia a nada, otros movimientos se relacionaban con la necesidad de adquisición de derechos políticos, con libertad de expresión y movilización; y esta vez, es justamente, por la violación de las garantías de los seres humanos.

– En derechos humanos en México, ¿vamos hacia atrás?

Lydia asegura que esa no es una percepción sólo entre la ciudadanía. Recuerda que Amnistía Internacional, Oxfam International y Human Rights Watch “han elaborado estudios de casos tan dramáticos como Oaxaca, Atenco y el de Ernestina (en la sierra de Zongolica, en Veracruz), lo que resulta de todas estas investigaciones es una violación sistemática a las garantías constitucionales de todas las víctimas de delitos”.

Así, plantea su propio caso. “Donde el Estado mexicano se va descubriendo, cada vez más, como una entidad incapaz de proteger las garantías mínimas de todas y todos los ciudadanos, nos deja en indefensión jurídica, eso es grave”, dice tras la resolución de la Suprema Corte, que exonera al gobernador Mario Marín, a quien Kamel Nacif agradece en una conversación telefónica por no rajarse y le manda de regalo “dos bellísimas botellas de coñac… ¿te las vas a echar, verdad?”

Lo que ha dicho puede comprobarlo, dice. Está en un estado de indefensión propiciado por el Estado. En enero pasado la PGR detuvo la acción penal contra los policías judiciales que la trasladan desde Cancún hasta Puebla y que cometieron actos de tortura contra ella.

Tras la inesperada resolución de la SCJN, los judiciales están protegidos no sólo por su jefe Mario Marín, sino que los jueces no podrán aplicar ningún tipo de justicia, frente a una defensa que es irrefutable para cualquier juez, en este caso el fallo del “máximo” órgano de justicia mexicana, me quitaron el derecho a defenderme, denuncia.

Pero, ya inició la nueva batalla, la de los tribunales internacionales y al cumplirse dos años de aquella detención –ahora reportada por la misma Cacho en su libro Memorias de una Infamia– iniciará la nueva defensa frente al poder que se agrupó para robarle su libertad, nunca su credibilidad, como le dijo Jorge –su pareja– tras quedar libre del cargo de difamación al iniciar 2007.

Lydia Cacho periodista, feminista y escritora, ha ganado diversos premios, entre ellos, el Nacional de Derechos Humanos Sergio Méndez Arceo, el Premio Yo Donna de España por su labor humanitaria en 2006 y el Ginetta Sagan Amnistía Internacional en 2007, es corresponsal de CIMAC y la autora de Los demonios del Edén.

En su correo electrónico, contó más de 350 correos electrónicos de organismos nacionales e internacionales que están convocando a movilizaciones, marchas de jóvenes en Guadalajara, Monterrey, Puebla, Cancún y México.

Yo no he llamado a ninguna movilización, pero si esto despierta la conciencia social vamos a movilizarnos para evidenciar lo que está sucediendo, señala.

Succar Kuri fue acusado de violación, trata, pederastia de niñas de entre seis y 16 años. Al respecto, dice Lydia en el video, existe un expediente original con nombres de 23 menores de edad.

Lo que hay, apunta, es “una red de redes, no es sólo la historia de un viejo solitario”.

07/SJE/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: