Inicio » Mi México

Mi México

Por la Redacción

Tarde mojada, de hábitos labriegos,
en la cual reconozco estar hecho de barro,
porque en sus llantos veraniegos,
bajo el auspicio de la media luz,
el alma se licua sobre los clavos
de su cruz…

Tierra mojada, Ramón López Velarde

Añoranza de un sueño incumplido es mi México. Una llaga en lo más profundo de mi ser que no duele menos con admirar el paisaje estremecedor que me rodea. Cerros esculpidos con mil relieves sobresalientes en cielos de azul sereno y violetas rosáceos que anuncian del nacimiento del sol cada mañana, intimidados al paso de las horas ante los fuegos anaranjados que cortejan la luna.

Ríos acaudalados, veneros, manantiales, cascadas, mares grises, verdes y aquamarinas que acarician con sus olas arenas blancas y escarpadas. Oasis en todos los horizontes. Bosques, parajes, árboles de todos los verdes. Diversidad de flores, desde las más humildes -las silvestres que crecen sin cuidados- pero también las rosas más exigentes o las más exóticas orquídeas.

Árboles generosos que obsequian sus frutos de sabores disímiles para agasajarnos: tunas, mangos, nueces, plátanos, mandarinas, limones, aguacates, uvas y cientos de frutas más le fueron regaladas a mi tierra querida.

Animales de incontables especies: abejas, mariposas monarcas que en millones revolotean creando santuarios; tortugas confiadas que dejan en las playas sus huevos; tigres, lobos, ballenas, arrecifes de corales son parte de la inmensa riqueza de todos. Y para terminar de mimarnos, la naturaleza nos completa con minas, yacimientos arqueológicos, de petróleo.

Cuerno de la abundancia desperdiciado por sus habitantes, abusivos con la madre tierra, negligentes y en su extremo explotadores. Comportándose como nuevos ricos con fortuna heredada, los mexicanos se encargan de consumir caprichosamente sus bienes, acaparando, acumulando para sí mismos sin importarles las hermanas, los hermanos.

Igual que en una familia inmadura, nuestros conciudadanos rivalizan por un legado millonario y se disputan brutalmente la fortuna, dejando al más débil en la miseria. México es una llaga que duele a la mayoría trabajadora sin otra cosa que compartir que sus problemas; a quienes no tienen algo que heredar a sus hijos.

¡Celebremos México!, dicen los poderosos, intuyendo el descontento generalizado de los vulnerados. Esperen, hay para todos, es el perpetuo mensaje; ya vienen la equidad, la educación calificada, el trabajo para el progreso, la vejez digna. No sea que los inconformes vayan a afearles sus paraísos con alguna revolución de mal gusto, no vayan a exiliarlos con toda su fortuna hacia alguna paz ajena.

¡Viva México! Entusiásmense con su música y sus espectáculos gratuitos. Recreen sus sueños una y otra vez a ver si de tanto repetirlos se hacen realidad. Pero mientras aguanten, dicen subliminalmente los de la cúpula en el poder; sigan trabajando de sol a luna. Dentro de cincuenta años verán los resultados.

Y para que sean menos sensibles las penas, hay alcohol y droga en cada cuadra, en cada pasatiempo masivo. El embrutecimiento de los caídos es el mejor negocio de los poderosos. Todo está estratégicamente calculado por los hermanos más fuertes (hasta que los más débiles lo permitan).

Añoranza de un sueño incumplido es mi México. Una llaga en lo más profundo de mi ser que no deja de doler con ver el paisaje estremecedor que me rodea. “De qué puedes quejarte si tienes vida, salud. No vaya a castigarte Dios”, es otro discurso apaciguador de conciencias atribuladas.

divan@infosel.net.mx


*Periodista mexicana

05/JL/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: