Inicio Michoacán: explotación sexual a la vista de todos

Michoacán: explotación sexual a la vista de todos

Por la Redacción

Para testificar la explotación sexual no hay que irse muy lejos. En los centros nocturnos ubicados en la periferia de la ciudad de Morelia, las menores son mayoría y ahí están, dispuestas a vender su cuerpo aún de niñas. Así, y sin tapujos, Teresa Ulloa pone en evidencia el fenómeno del comercio carnal a los ojos de todos y sin que nadie haga absolutamente nada.

Directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe, Teresa Ulloa condenó que, a unos días de haberse celebrado el 25 aniversario de la Convención Internacional de los Derechos de las Niñas y los Niños, todavía existan muchos pendiente en lo que tiene que ver con la seguridad sexual de la infancia.

“Por Dios, no me digas que las criaturas que están en los bares del libramiento están por gusto, ¿quién va a creer eso’”, cuestionó la especialista, quien está dispuesta a ir con todo y por todo porque ha recibido la invitación de autoridades estatales para trabajar en el diseño y aplicación de un modelo de atención y prevención de este problema.

La entrevistada recordó que en el ámbito nacional solamente los estados de Veracruz, Chiapas y Tlaxcala cuentan con programas a este respecto, por lo que reconoció el esfuerzo del gobierno michoacano por tener un trabajo específico que atienda la problemática que enfrentan las mujeres, que es también una forma de violencia contra ellas. Esto, en el marco de la campaña internacional 16 Días de Activismo contra la Violencia hacia las Mujeres, que comenzó el pasado 25 de noviembre.

Ulloa no se espanta de lo que ocurre en Michoacán porque al final de cuentas conoce, y de cerca, los casos aterradores de la venta de mujeres. Con su experiencia como luchadora social, recuerda el descubrimiento de niños alquilados para hacer el sexo oral en bares de la capital del país y la entrega de mujeres a cambio de un chivo y dos cartones de cerveza en Oaxaca.

Ponderó que el problema de explotación sexual va en aumento en el país y que se ve con claridad a niñas trabajando como prostitutas en bares de la periferia de la ciudad; para colmo, dijo, muchas no son nacidas en Morelia.

La especialista sostuvo que en la medida en que se incrementan los niveles de pobreza, las niñas y los niños se convierten en artículo de consumo. Las mujeres están colocadas en un mercado estructurado que se rige por la oferta y la demanda; “en la medida en que las pidan más chiquitas, más niñas se estarán prostituyendo, y si las quieren morenitas de provincia, también las tendrán”, lamentó.

Ulloa mencionó también que tal parece que existe una intención del gobierno federal por esconder el problema; sin embargo, dijo que no se puede perder de vista que el narcotráfico también está asociado con el alcohol y sexo.

Agregó: “una problemática que claramente se observa es que las niñas y los niños que enfrentan un conflicto con la ley penal o administrativa son producto de una sociedad que no está educando en valores, que no está generando ciudadanía infantil y que tampoco ha proporcionado los satisfactores mínimos de los derechos sociales y económicos”.

Finalmente, explicó que tampoco se han brindado oportunidades de vida y supervivencia: “no se trata de encender el vivir por vivir, sino de que todas las niñas y niños tengan el derecho a una vida con calidad con amor”, concluyó.

05/AP/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content