Mil millones nos levantamos por la revolución 2019: “en solidaridad con las mujeres y las niñas explotadas”

MUJERES CAUTIVAS
DERECHOS HUMANOS
   OPINIÓN
   Mujeres Cautivas
Mil millones nos levantamos por la revolución 2019: “en solidaridad con las mujeres y las niñas explotadas”
CIMACFoto: Hazel Zamora Mendieta
Por: Teresa C. Ulloa Ziáurriz*
Cimacnoticias | Ciudad de México.- 21/02/2019

Estamos frente a un tiempo marcado por una furiosa escalada del fascismo, el imperialismo, el populismo y ataques neoliberales sobre la vida de las mujeres alrededor del mundo. Sobre todo, las más excluidas – la clase trabajadora, las minorías y las mujeres más vulnerables en cualquier parte del mundo – experimentan los impactos y son forzadas a enfrentar estos ataques sobre su bienestar, sus derechos y sus hogares.

Este 2019 la CATWLAC, junto con FEMMVA, Rosas Rojas, el Archivo Feminista de Lesbianas, la Coalición por la Abolición del Sistema Prostitucional, Defensoras Populares y Víctimas y Ofendidos del estado de Morelos, decidimos ponernos de pie en “Solidaridad contra la Explotación, de cualquier tipo, de Mujeres y Niñas” en tanto que las políticas neoliberales y el capitalismo rapaz se han convertido en la maquinaria de la mayoría de los gobiernos, trayendo profundas consecuencias para perpetuar el sufrimiento de la clase trabajadora y la población excluida socialmente.

Esta explotación sin precedente y la pobreza rampante que aqueja a la mayoría de los habitantes de nuestro país y el mundo, sigue escalando y es imposible ignorarla. Por eso, este año nos levantamos para oponernos a esta represión y opresión, porque las mujeres y las niñas pobres al rededor del mundo sufren los efectos del neoliberalismo que ha degradado las condiciones sociales y económicas para las mujeres.

El desempleo, la falta de vivienda, la explotación laboral, el trabajo forzado, los recortes a los servicios sociales, la falta de tierra, la sobreexplotación de los recursos naturales, la pérdida del poder adquisitivo, la privatización, el desplazamiento forzado por las guerras, la militarización, la delincuencia organizada, los delitos en materia de trata de personas y todas las formas de explotación y mucho más; lo que provoca otras formas de violencia que vienen de la mano con la pobreza insoportable, el hambre y la violación de los Derechos Humanos.

Este año, el 15 de febrero, nos levantamos en la Plaza de Armas, de Cuernavaca, Morelos, en especial para exigir al gobierno de Morelos, a su Fiscal General y al congreso del estado que cumplan los compromisos internacionales asumidos por México en relación con los Derechos Humanos de las mujeres y las niñas. Nos levantamos para exigir que el Secretario de Seguridad Pública nos explique cuáles son “las actividades que no son propias de una damita” y que nos aclare si el que una mujer se encuentre en situación de prostitución, es justificación para que las maten.

En este momento estamos viviendo una emergencia nacional por el número de casos de feminicidio y desaparición de mujeres y niñas. No aceptamos las declaraciones de los funcionarios públicos que argumentan que son ausencias voluntarias, cuando todas las jóvenes y las niñas menores de 18 años o quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad no pueden tener ausencias voluntarias, ya que hay vicio en el consentimiento.

Así mismo, exigimos se liberen los recursos para que pueda operar la Comisión Ejecutiva de Atención y Reparación de Víctimas del Estado y la Fiscalía General, que, aunque no funcionan como deberían, al no liberarles su presupuesto se les está dando el pretexto ideal para no atender los casos de feminicidio, secuestros y desapariciones que van en aumento.

El gobierno del estado, la Fiscalía General y el Poder Judicial deben entender que están obligados a actuar con la debida diligencia en todos los casos que involucren mujeres y niñas.

Este año, en Morelos nos levantamos para exigir poner fin a TODAS las formas de explotación de mujeres y niñas. Nos levantamos por las víctimas de feminicidio, las desaparecidas, las secuestradas, las tratadas y explotadas, las madres, las hijas, las hermanas, las novias de los desaparecidos, los asesinados, los secuestrados y los ejecutados.

En la Ciudad de México, nos pusimos de pie el 16 de febrero de 2019, en la Alameda Central, donde se congregó un nutrido contingente. En la CDMX la movilización “Mil Millones nos Levantamos en Solidaridad con las Mujeres y Niñas Explotadas”, se llevará a cabo hasta que la violencia de contra las mujeres y la violencia feminicida pare.

En México nos levantamos por las desaparecidas, por las víctimas de feminicidio, las víctimas de la delincuencia organizada, de abortos inseguros, las desplazadas, las madres que buscan a sus hijas e hijos, las víctimas y sobrevivientes de la trata, la prostitución y otras formas de explotación sexual, las víctimas del trabajo infantil y del turismo sexual y la pornografía, así como del alquiler de vientres, fenómenos que crecen en total impunidad en nuestro país.

Nos pusimos de pie contra todas las formas de mercantilización de los cuerpos de las mujeres y las niñas, incluida la explotación sexual y reproductiva y en contra de las reformas al Artículo 4 de la Constitución. Exigimos la abolición de todas las formas de mercantilización y explotación sexual y reproductiva de los cuerpos de las mujeres.

La sexualidad, como intentan elevarlo a derecho garantía, tiene un significado complejo. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) "la sexualidad es un aspecto central del ser humano, presente a lo largo de su vida. Abarca al sexo, las identidades y los roles de género, el erotismo, el placer, la intimidad, la reproducción y la orientación sexual. Se vivencia y se expresa a través de pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas, prácticas, papeles y relaciones interpersonales. La sexualidad puede incluir todas estas dimensiones, no obstante, no todas ellas se vivencian o se expresan siempre. La sexualidad está influida por la interacción de factores biológicos, psicológicos, sociales, económicos, políticos, culturales, éticos, legales, históricos, religiosos y espirituales" (OMS, 2006), por lo que el uso del término que se le pretende dar en la iniciativa de reforma constitucional se queda muy corto y está mal usado.

La sexualidad es el conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológico-afectivas del mundo animal que caracterizan cada sexo. También es el conjunto de fenómenos emocionales y de conducta relacionados con el sexo, que marcan de manera decisiva al ser humano en todas las fases de su desarrollo. 

No estamos en contra del derecho de las mujeres y las niñas de disfrutar del más alto nivel de salud sexual y reproductiva, como lo estableció la Plataforma y Plan de Acción de la Conferencia sobre Población y Desarrollo, de Cairo, 1994. En lo que no estamos de acuerdo es en que las mujeres pobres sean consideradas incubadoras, para quienes tienen el poder económico de comprar un bebé o alquilar un vientre.

 Hoy y cada día, en América Latina, siete mujeres y niñas serán víctimas de feminicidio, según datos de ONUMujeres. En nuestro país 9 mujeres o niñas, cada día. Por eso, hicimos un llamado a unirse, a ponerse de pie, a levantarse contra la violencia, a resistir, hasta que venzamos al sistema patriarcal. #NiUnaMás Víctima de las redes de explotación sexual y reproductiva y #NiUnaMenos Desaparecida o víctima de feminicidio.

A las jóvenes les decimos, #YOSITECREO y les tendemos nuestra mano para ayudarlas y protegerlas, hasta que la autoridad de esta Ciudad omisa sea capaz de garantizarles la vida, la integridad y la seguridad a todas las mujeres, jóvenes y niñas.

*Directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC por sus siglas en inglés).

Twitter: @CATWLACDIR

Facebook: @CATWLAC

19/TUZ/LGL