Inicio Miles de mujeres toman las calles de Washington y del mundo

Miles de mujeres toman las calles de Washington y del mundo

Por Anayeli García Martínez
marchamujeresEU01_itzelmorales

La antipatía del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por los derechos de las mujeres, hizo que este 21 de enero miles de estadounidenses, latinas, judías, musulmanas, migrantes, lesbianas y afroamericanas tomaran las calles de la ciudad de Washington para dejar en claro que sus derechos no pueden ser borrados por el nuevo gobierno. 
 
A un día de juramentar como presidente del país vecino, Trump, vio las calles aledañas al Capitolio y de otras ciudades llenas de personas, en su mayoría mujeres, que decidieron ser las primeras en hacerse presentes ante a la administración entrante para decir que harán frente ante cualquier intento por violentar sus derechos.
 
La Marcha de Mujeres en Washington (WMW, por sus siglas en inglés) originalmente planeada en las redes sociales para protestar por la llegada de un millonario acusado de abusos sexuales a la Casa Blanca, superó las expectativas y sumó las voces de otros grupos de la población que también fueron insultados durante la campaña presidencial del ahora mandatario. 
 
[[nid:74234]]

Esta movilización ciudadana que se replicó en 673 marchas en todo el territorio estadounidense, se dio luego de que una mujer hizo un llamado en Facebook para marchar y mostrar el descontento por los comentarios y acciones de Trump en contra de las mujeres, así lo explicó en entrevista con Cimacnoticias la activista guatemalteca Rebeca Champney, quien participó en la WMW como embajadora de las mujeres latinas. 
 
La campaña de Trump –el empresario que fuera propietario de Miss Universo, el concurso de belleza que promueve la exhibición de las mujeres– se caracterizó por escándalos relacionados con las mujeres; por ejemplo, en el primer debate presidencial, la entonces candidata demócrata, Hillary Clinton, recordó que su contrincante insultó a la ganadora de Miss Universo 1996, Alicia Machado, llamándola “gorda”.
 
A ello se sumaron los reportes publicados por medios internacionales como Buzzfed sobre un supuesto informe que revelaba que Trump habría contratado a varias mujeres para realizar actos sexuales durante un viaje a Rusia; tampoco se olvidan los videos filtrados donde él habla de “cómo tratar a las mujeres” con un amigo, haciendo alusión a abusos sexuales. 
 
La indignación estadounidense no sólo fue por la vida personal del ahora presidente, también por sus propuestas políticas respecto a los derechos de la población femenina.
 
En el tercer debate presidencial, el entonces candidato dijo que la ley en EU permitía “quitar al bebé de la panza materna”, en entrevistas posteriores con los medios aseguró que nombraría a jueces opositores al aborto como miembros de la Corte Suprema de su país; y más tarde dijo que el aborto se debe castigar.
 
Cabe recordar que el aborto es un derecho con el que cuentan las mujeres estadounidense desde 1973 y que la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos reafirmó en junio de 2016.
 
Durante la administración del expresidente Obama no hubo grandes avances para proteger los derechos de las mujeres, dice Champney, y es que persisten las desigualdades como el hecho de que en EU una mujer gane 75 centavos por una hora de trabajo mientras que un hombre gane un dólar; sin embargo, ahora corren el riesgo de perder derechos.
 
Una de las promesas del mandatario es acabar con el ObamaCare, como se le conoce a la Ley de Cuidados de la Salud Asequible, promovida por Obama en 2011 y la cual reformó el sistema de salud para mejorar el acceso a este derecho, disminuir el gasto y regular los impuestos.
 
Ante estas declaraciones, dice Champney –quien se ha dedicado a trabajar con migrantes guatemaltecos en Estados Unidos– las mujeres decidieron ejercer su derecho a la libertad de expresión, garantizado en la Primera Enmienda de la Constitución de ese país, por ello el lema fue “women’s rights are human rights (derechos de las mujeres son Derechos Humanos)”. 
 
Con esta frase agrupaciones como Amnistía Internacional que defiende Derechos Humanos en varios países del mundo y Planned Parenthood –organización que promueve la salud sexual y reproductiva– fueron las primeras en llamar a alzar la voz, un llamado al que se sumaron figuras públicas, actrices, cantantes y mujeres políticas.

[[nid:74233]]
 
El éxito de esta movilización está relacionado con la baja aceptación con la que Trump asumió el cargo. De acuerdo con Parametría, la casa encuestadora que hizo un análisis de los sondeos realizados por CNN, The Washington Post, así como por la Universidad de Quinnipiac , es el presidente de Estados Unidos, con el porcentaje de aceptación más bajo en el país, con 40 por ciento, en promedio.
 
Tras la manifestación, Champney dijo que se espera que este movimiento perdure durante los próximos 4 años; que crezca  y se unifique, para que la ciudanía pueda hacer escuchar su voz sobre las próximas reformas o políticas públicas y porque todo lo que suceda en EU impactará en el resto de los países que ven a este país como ejemplo a seguir.
 
MARCHAN EN OTROS PAÍSES
 
Al tiempo que se realizaba la marcha en Washington, mujeres de 81 países participaron en la “Marcha de las Mujeres” de acuerdo con información del sitio oficial de la marcha womensmarch.com.
 
Las marchas en Washington, así como las que se realizaron en diversos países, tuvieron la intención de enviar el mensaje al gobierno estadounidense de que los derechos de las mujeres y de los grupos sociales minoritarios deben ser respetados.

[[nid:74235]]

Mujeres de México, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda y Francia aseguraron que, además de solidarizarse con las denuncias hechas por las estadounidenses, marchar es una manera de exponer que no tolerarán la legitimación de actitudes misóginas en sus países.
 
En México se realizaron marchas simultáneas en otras 16 ciudades, entre ellas Jalisco, Campeche, Quintana Roo, Baja California Sur, Yucatán, Guanajuato, Oaxaca, Chiapas y Guerrero. En la Ciudad de México las manifestantes se concentraron frente a la Embajada de Estados Unidos en México y se hicieron expresiones que exigieron el respeto a los derechos de las mujeres migrantes que llegan a Estados Unidos, y expresaron su oposición a la construcción de un muro en la frontera.
 
17/AGM/MMAE/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content