Inicio » Misoginia: el Odio a las Mujeres

Misoginia: el Odio a las Mujeres

Por Chuy Tinoco*

Roberto Castillo Castro es el nombre de un violador de tres menores de edad. Las tres son sus hijas, una adolescente, otra de nueve y la más pequeña de seis años, quienes pese a su corta edad han tenido que sobrevivir la violencia sexual que contra las mujeres prevalece en la sociedad mexicana, particularmente dentro de las familias.

¿Por qué hay tanta violencia contra las mujeres? Principalmente la violación no es un acto de satisfacción sexual como casi siempre se piensa, la violación es un acto de sometimiento de una persona que se cree es inferior, menos fuerte o de menos valor, un acto de desprecio por parte de quien somete, de quien viola.

Solamente la misoginia, la cultura sexista, sustenta que las mujeres valemos menos que los hombres y además que estamos a su servicio, que somos parte de los bienes que le corresponden, incluso menos valiosas que un auto o una reunión de amigos, o el mundial de futbol.

El problema muy crítico de la misoginia es que se va insertando en todos los espacios que componen la sociedad.

Roberto Castillo Castro es el padre de las tres menores de edad abusadas. Durante mucho tiempo la hija adolescente fue abusada, no sólo sexualmente, el odio y no el deseo (eso es importante aclararlo) de su padre lo llevaba a golpearla además de abusarla, el resultado fue un embarazo no deseado ¿Qué hija quiere tener un hijo de su padre?, ¿qué niña quiere ser madre a tan temprana edad? Ninguna.

Pero para las autoridades, para los dueños del orden y la moral, no queda otra opción para esta niña que dar a luz, continuar su embarazo y volverla madre, obligarla a la maternidad. No sólo los derechos como ser humano han sido violados, no sólo su cuerpo de mujer, también sus derechos como niña porque ahora la obligaron a dar a luz, a hacerse cargo y tener en la vivencia corporal, en la memoria, un acto que no pidió, del que no se pudo defender, que no eligió, eso es el embarazo no deseado.

Y para las autoridades que condenaron a Roberto Castillo Castro a 52 años de cárcel, lo cual no es ninguna garantía de que efectivamente el tipo se quede en la cárcel todos esos años, las autoridades ya impusieron un castigo ¿y la reparación de daños que sufrió la menor de edad violada y obligada a ser madre?, ¿y la reparación del daño para las otras dos niñas? ¿y la madre de estas tres se va también a la cárcel?

Si los médicos se niegan a practicar un aborto porque es un pecado o el abogado que defiende “la vida” que no nace, condenando otra, una que ya respira y que después de sobrevivir a la violencia sexual ahora tiene que sobrevivir a la violencia institucional jurídica.

Y más tarde sobrevivir a la suma de exclusiones que le traerán consigo ser una madre joven, sin estudios, sin trabajo, y con el estigma interno de tener un hijo de su propio padre y ya ni hablar del estigma externo, el que encontrará en la calle, en cada mirada que la juzgue y la señale.

Del otro lado de la moneda está el triple feminicidio ocurrido esta semana en Aguascalientes contra tres jóvenes a quienes de inmediato, antes de las averiguaciones se les juzgó y sentenció a haber muerto “porque así se lo merecían, porque eso se sacan por andar en malos pasos, esos son los ajustes de cuentas entre bandas delincuenciales”.

Tres jóvenes ejecutadas a balazos cerca de la zona de tolerancia “Las Violetas” afuera de la conservadora ciudad de Aguascalientes, “por prostis las mataron” encabeza un diario de alta circulación local.

Tenían entre 18 y 24 años, las autoridades ya dejaron libres casualmente a los sospechosos, uno de ellos ex novio de una de ellas. Se dice que recientemente ella había decidido terminar la relación, él la fue a buscar, las amigas la acompañaron a que hablaran y ahora las tres están muertas.

Para ellas tampoco habrá justicia pese a la sarta de declaraciones demagógicas, ya sabemos que en un par de meses nos van a salir con lo que han salido en cada uno de los casos, “los responsables de tales hechos huyeron”.

Para el sistema y el estado plagado de misoginia, ellas no merecen justicia, pero tampoco las otras tres niñas, porque ese es un destino que a veces tienen que vivir las mujeres, con las niñas ya cumplieron encerrando aunque sea momentáneamente al violador, pero nadie piensa en la reparación de daño para ellas, ni siquiera se imaginan cómo repararlo.

El feminicidio es el asesinato de las mujeres, pero también es una estructura social, de gobierno, económica, familiar, cultural muy fina casi impalpable que va matando de a poco a las niñas y mujeres, toda una cultura de muerte y desprecio, la cultura de la misoginia que día a día cobra miles de vidas de mujeres, unas sobreviven, otras no.

Tres mujeres muertas relacionadas con el trabajo sexual y tres niñas violadas por su padre en otro caso, ¿quién de las 6 mujeres quedó satisfechas con la justicia? ¿a alguna se le hizo justicia?

* Periodista, feminista, corresponsal de Cimac en Aguascalientes.
relatosdelaluna@hotmail.com
chuytinoco.blogspot.com

10/MJCT/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: