Inicio Mortalidad en México, obstáculo para alcanzar los ODM

Mortalidad en México, obstáculo para alcanzar los ODM

Por María de la Luz González

En México, 17 años después de que se instituyera el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, la tasa de mortalidad materna es elevada y constituye uno de los principales obstáculos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), pactados con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hace cinco años.

El próximo sábado 28 de mayo, se celebra el Día Internacional de Acción por la Salud de la Mujer, instituido en 1987 para denunciar las altas tasas de morbilidad y mortalidad materna existentes y exigir a los gobiernos la aplicación de políticas públicas adecuadas para combatirlas.

La tasa oficial de muerte materna a escala nacional es de 65.2 fallecimientos por cada 100 mil nacimientos, cifra que tendría que reducirse a 22.2, para lograr la meta pactada con la ONU, de disminuirla en 75 por ciento para 2015.

En ese contexto, la Secretaría de Salud ha afirmado que de mantenerse el ritmo actual de disminución de la tasa de muerte materna, será posible alcanzar los ODM.

Sin embargo, la tasa oficial, de acuerdo con investigaciones de Fundar y otras organizaciones civiles, está lejos de reflejar la realidad de 12 estados del centro y sureste del país donde se concentran 75 por ciento de las mil 400 muertes maternas que todavía se registran cada año en promedio en México.

Esos estados, reconoce incluso la SSA, son los que en general cuentan con los mayores índices de marginación y, por tanto, con las menores coberturas de uso de anticonceptivos y de atención de embarazo y parto por personal calificado.

De esas entidades, Guerrero registra la tasa más elevada de mortalidad materna, con 70 muertes por cada 100 mil nacimientos, cifra que prácticamente se duplica en las zonas indígenas, en las que llega a 110 fallecimientos por cada 100 mil nacimientos. El mayor porcentaje de muertes son prevenibles.

La SSA señala que la principal causa de defunción materna en el país son los trastornos hipertensivos del embarazo, parto y puerperio (toxemia), que en 2003 representó 31.6 por ciento del total de muertes maternas a escala nacional.

Las hemorragias obstétricas ocupan el segundo lugar, con 26.1 por ciento de las defunciones y las complicaciones de aborto han sido identificadas como la tercera causa, con cerca de seis por ciento del total de casos registrados.

En Cuernavaca, organizaciones civiles demandaron la promoción de una política activa para integrar la perspectiva de género en todas las políticas y programas de salud, a fin de garantizar el acceso igualitario de las mujeres a los servicios de atención de la salud.

Se pronunciaron, además, porque las legisladoras y legisladores del Congreso de Morelos aplacen la aprobación de la iniciativa de Ley de Salud del Estado de Morelos hasta que la Ley General de Salud sea aprobada y así pueda ser homologada y evitarse la inoperancia de la ley estatal.

Demandar incluir en la nueva legislación un apartado específico sobre atención y prevención de la violencia familiar, así como el de salud sexual, la interrupción legal del embarazo y la paternidad responsable (realidad jurídica y social omitida), así como la perspectiva de género en todo el documento, empezando por el lenguaje.

RETOMAN TEMA DE MUERTE MATERNA

En 1987, al instituirse la celebración del 28 de mayo, las activistas de las dos redes que coordinaron la Campaña, la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos y la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe, declararon que la Organización Mundial de la Salud había calculado que al menos 500 mil mujeres morían anualmente por causas relacionadas con el embarazo y el parto.

La constatación de los pocos avances logrados por los gobiernos para mejorar los servicios de atención a las mujeres embarazadas, y el hecho de que el índice de muertes maternas no ha disminuido como se esperaba, las llevó a retomar el tema en 2003.

Ese año, la Red Mundial de Mujeres por los Derechos Reproductivos lanzó la campaña por el Acceso de la Mujer a la Salud que se impulsa desde 2003 y que concluirá en 2005, en colaboración con el Movimiento de Salud por los Pueblos.

Esta campaña busca movilizar a la población femenina, a las y los jóvenes y a cualquier otro movimiento social preocupado por el deterioro de la situación de la salud de las mujeres alrededor del mundo.

El lema de la Campaña para los tres años es Salud para todos-Salud para la Mujer y su demanda central es que la atención primaria de salud esté al alcance de todas las personas teniendo en cuenta las necesidades de las mujeres en materia de salud reproductiva y sexual.

2005/LG/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content