Inicio » Mortalidad materna, en la mira del gobierno mexicano

Mortalidad materna, en la mira del gobierno mexicano

Por Silvia Magally

A pesar de que las autoridades de salud aseguran que la mortalidad materna disminuyó, las mil 200 mexicanas que este año fallecieron por esta causa –sin considerar el subregistro– obligaron a añadir 26 millones de pesos al próximo ejercicio presupuestal, de tal forma que se destinarán 75 millones de pesos para evitar muertes relacionadas con el embarazo o parto en el 2003.

De acuerdo con Lourdes Quintanilla, titular de la Dirección General de Salud Reproductiva de la Secretaría de Salud (Ssa), en 2002 se lograron evitar 102 muertes de maternas, lo que significó una reducción de ocho por ciento, toda vez que en 2001 fallecieron mil 300 mujeres, misma cantidad de muertes registradas en 2000.

Cabe recordar que en 1994, México y otros 189 países participantes en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo –celebrada en El Cairo– se comprometieron a disminuir en un 50 por ciento la mortalidad materna para el año 2000, meta que hasta ahora nuestro país no ha cumplido.

En la República Mexicana se registran cuatro defunciones maternas diariamente, mientras que en el Distrito Federal cada día muere una mujer por causas prevenibles relacionadas con el embarazo.

Con 223 decesos anuales, el estado de México tiene a la fecha el primer lugar en muerte por causas relativas al embarazo del país.

ARRANQUE PAREJO

Según el programa gubernamental Arranque Parejo en la Vida, la mortalidad materna es uno de los indicadores más relevantes de injusticia social e inequidad de género. Por ello, su objetivo es lograr una cobertura universal y condiciones igualitarias de atención con calidad a las mujeres durante el embarazo, el parto y el postparto.

Datos oficiales del programa nacional impulsado por Marta Sahagún de Fox , indican que en los últimos 10 años, la mortalidad materna pasó de 5.4 defunciones por cada 10 mil nacidos vivos registrados, a 4.6 por igual número de nacimientos.

Sin embargo, Arranque Parejo en la Vida –puesto en marcha en el 2002– es blanco de severas críticas por parte de las organizaciones civiles con trabajo en el campo de la salud de las mujeres, al considerar que incumple sus objetivos dada la cantidad de muertes que continúan ocurren a lo largo del país.

MUEREN LAS MÁS POBRES

En el panorama mundial, cifras recientes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que en el mundo 515 mil mujeres mueren durante el embarazo, parto y postparto.

99 por ciento de estos decesos tienen lugar en los países menos desarrollados, lo que hace que la mortalidad materna sea el indicador de salud que refleja mayor disparidad entre el mundo desarrollado y las naciones menos avanzadas.

De las mil 300 muertes maternas registradas aquí en el año 2000, el 67.3 por ciento ocurrieron en 10 entidades del centro y sureste del país: estado de México, Veracruz, Distrito Federal, Guerrero, Puebla, Oaxaca, Chiapas, Jalisco, Guanajuato y Michoacán.

Asimismo, se han identificado al menos 391 municipios en donde se presentaron poco más del 70 por ciento de las muertes maternas registradas en los últimos tres años.

El acceso a los servicios de salud, sin duda, es uno de los factores que influyen en la mortalidad materna. De esta forma en el año 2000, 17 por ciento de las muertes en este rubro ocurrió en el hogar.

Poco más de 65 por ciento de las muertes se registraron en hospitales públicos, de las cuales casi dos terceras partes eran mujeres sin seguridad social, en tanto que 26.3 por ciento eran derechohabientes del Instituto Mexicano del Seguro Social y el 4.6 del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

Se estima que en México se embarazan un promedio de 2.5 millones de mujeres al año, de las cuales alrededor de 370 mil son atendidas por personal no calificado.

Resalta el caso de Oaxaca y Chiapas donde más del 40 por ciento de los partos se atienden en el hogar.

El informe “Por una maternidad sin riesgos: cómo superar los obstáculos en la atención a la salud materna” advierte que la mayoría de las muertes maternas tienen lugar después del parto, generalmente durante las 24 horas siguientes. Aproximadamente la cuarta parte ocurre durante el embarazo y alrededor del 15 por ciento, en el parto.

Las causas más comunes de estas muertes son la hemorragia, infección, complicaciones relacionadas con abortos en condiciones de riesgo y trastornos de hipertensión.

Según el informe, la mayor parte de las muertes podrían evitarse, si las mujeres recibieran atención capacitada en momentos cruciales durante el embarazo y el parto.

Expertos en este campo calculan que alrededor del 15 por ciento de los partos conllevan complicaciones que requieren la intervención de personal médico preparado, pero por el momento en los países menos desarrollados tal personal se encuentra presente sólo en un 50 por ciento de los casos.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: