Inicio Mujer dirigente de la CRAC denuncia represión en Guerrero

Mujer dirigente de la CRAC denuncia represión en Guerrero

Por Anayeli García Martínez

Hasta hace un año Rosario Cano Ibarra era una estudiante de la UNAM, sin embargo, en unos pocos meses se convirtió en comandante de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de la Montaña y Costa Chica de Guerrero (CRAC).
 
Tras concluir la carrera de Historia, en diciembre pasado la joven de 25 años fue de vacaciones a Tlalquetzala, un pueblo en el municipio guerrerense de Huamuxtitlán. Aunque su intención era visitar a su familia, una vez allá encontró una realidad que no pudo soslayar. 
 
Tras dar una conferencia de prensa en esta capital, Rosario, ataviada con camisa verde, un escudo en el que se lee “Policía Comunitaria Guerrero”, y una gorra de color negro con la leyenda “Comandante regional”, contó a Cimacnoticias por qué se convirtió en policía comunitaria en una entidad marcada por la marginación y la violencia.
 
La joven recordó aquel diciembre de 2012 cuando regresó a su casa. “Fue cuando me empecé a dar cuenta de cómo estaba la situación, la gente ya no respetaba nada. Entonces empezamos a organizarnos, así, con señores, fui la única mujer de mi pueblo, ya ahorita se han incluido más, afortunadamente”. 
 
“Yo inicié como policía, así nada más. Entonces entramos en contacto con el Frente Ciudadano Huamuxteco antes de que se incorporara como policía comunitaria y empezamos a trabajar con ellos, a organizarnos y ayudarnos mutuamente”.
 
La situación que hizo que el pueblo se organizara y creara su propia policía, narró la joven, fue cuando alguien se robó la bomba de agua de la escuela primaria, pero antes intentaron robar las computadoras, por ello la gente decidió que no podían quedarse sin hacer nada ante los abusos.
 
Desde marzo pasado integrantes de la CRAC acudieron a Huamuxtitlán a capacitar a los nuevos policías, les dieron talleres sobre Derechos Humanos y manejo de armas, además les explicaron el reglamento interno y las normas constitucionales que avalan los derechos de los pueblos indígenas.
 
Formalmente el pasado 2 de julio se constituyó formalmente la policía comunitaria en la que Rosario es comandanta. Esta policía  forma parte de la Casa de Justicia de la comunidad de El Paraíso, en el municipio de Ayutla de los Libres.
 
“Ellos (las autoridades municipales y estatales) dicen que no tenemos capacidad, que somos personas que carecemos de toda capacidad para realizar seguridad, pero les hemos demostrado que no es así”, dijo orgullosa.
 
Desde entonces la policía comunitaria se dedica a tareas sencillas como resguardar las fiestas patronales para impedir peleas, cuidar las calles para que no haya personas ebrias, evitar el robo de ganado y hasta realiza investigaciones en casos de violación sexual.
 
Rosario comanda siete pueblos aledaños a Huamuxtitlán. “Creo que mis compañeros están contentos conmigo, no tenemos ningún problema. La participación de las mujeres ha sido restringida en ciertos ámbitos, pero como decía, afortunadamente ya hay otras policías mujeres”.
 
Sin embargo ahora que varios de los líderes comunitarios han sido encarcelados y acusados de hacer justicia por propia mano, se le preguntó a Rosario si desea continuar con esta labor social en la que no recibe salario ni más aval que el del pueblo organizado.
 
“Yo siempre he querido darle al pueblo algo, y si ese algo que puedo dar es por ahí y no hay pago, no importa. Sí, iba de vacaciones pero vi esto y dije aquí es donde debo estar”, dijo al explicar que por ahora ejercerá su cargo por tres años.
 
Aunque el sueño de Rosario es ser docente, ahora su interés es la solidaridad con su gente y garantizar la seguridad que el gobierno es incapaz de brindar. “En esta organización los compañeros te apoyan, te respetan y te quieren, es algo de hermanos”, destacó.
 
En la conferencia de prensa, Rosario denunció que la policía comunitaria es blanco de hostigamiento por parte de soldados y policías locales.
 
Denunció que del 21 al 27 de agosto fueron detenidos 40 policías comunitarios y aunque ya fueron liberados 27, los que permanecen presos fueron enviados al Penal de las Cruces y otros están arraigados. Entre los detenidos esta Néstora Salgado García, dirigente de la CRAC.
 
13/AGM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content