Inicio Mujer marroquí, víctima de racismo en Cataluña

Mujer marroquí, víctima de racismo en Cataluña

Por la Redacción

Explicaciones acerca de un acto de xenofobia dirigido en contra de una mujer de origen marroquí en el hospital regional del Alt Penedès, espera la Oficina de Información y Denuncias de la Organización No Gubernamental (ONG), SOS Racismo, en Barcelona.

Según la entidad, una paciente que acababa de dar a luz en el hospital pidió que la cambiaran de habitación porque su compañera de cuarto era una mujer de origen marroquí. Aunque los trabajadores de la planta se negaron, la insistencia de la familia de la joven fue tal, que finalmente consiguió el traslado.

El caso de racismo contra la joven madre es uno de los 116 casos recogidos durante todo el año 2003 en Cataluña, por la organización SOS Racismo, organización que relata a Canal Solidario, que la mayor parte de las denuncias tiene como agresores a los cuerpos de seguridad, particulares y empresas.

Según la ONG, los datos del último informe anual revelan que el racismo y la xenofobia social por parte de los cuerpos de seguridad, se consolida en esta comunidad autónoma.

Los casos de racismo registrados ocurrieron “en comunidades de vecinos, escuelas, espacios de recreación, transportes y centros de salud”, explica la organización.

SOS Racismo advierte que en algunos locales nocturnos se niega el acceso a personas inmigradas “por motivos racistas”, y alerta que la “pasividad” de los cuerpos policiales “en algunas ocasiones” lleva a que jóvenes agredidos por grupos skins –entre otros–, no denuncien lo sucedido.

Uno de los ámbitos que más preocupación causa en SOS Racismo es el escolar. Aunque el número de denuncias registradas en 2003 no llegó a la media docena, la organización advierte que “menores que incluso tienen la nacionalidad española son tratados despectivamente por sus profesores, o agredidos por sus compañeros a causa de su origen”. El problema, afirma la ONG, es que las familias no denuncian el caso por miedo a que suspendan a su hijo o que tenga más problemas en la escuela, incluso prefieren cambiarlo de centro y olvidar lo sucedido.

Para evitar que surja violencia racista en las aulas es necesario poner en marcha una política educativa que “incluya éste problema, y vaya más allá de los temas de diversidad cultural que ya se tratan en las escuelas”, explica Carlota Bassols, coordinadora de la Oficina de Información y Denuncias de SOS Racismo.

Son necesarias más medidas de sensibilización, y el incremento de las inversiones en políticas sociales y servicios públicos para combatir el racismo social, añade la portavoz de la ONG Begoña Sánchez, quien advierte que los inmigrantes que no denuncian agresiones o insultos racistas se encuentran en “total indefensión”.

04/BJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más