Inicio Mujeres, 80 por ciento de personas desplazadas y refugiadas

Mujeres, 80 por ciento de personas desplazadas y refugiadas

Por la Redacción

En los conflictos armados, la violencia contra las mujeres no surge de manera repentina, sino que es producto de las inequidades que ellas sufren a causa de la discriminación histórica, y por tanto deben ser protegidas por el derecho internacional, concluye un libro editado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN).
 
En el libro “Las mujeres en los conflictos armados: El papel del derecho internacional humanitario”, coordinado por la abogada y maestra en Derecho Internacional Humanitario y Derechos Humanos, Isabel Montoya Ramos, se hace una recopilación de textos de especialistas en el tema.
 
El volumen destaca que los conflictos armados afectan de manera especial a la población femenina, pues no sólo hay más bajas civiles de mujeres que de hombres, sino que, además, se calcula que al menos 80 por ciento de las personas desplazadas y refugiadas son precisamente mujeres.
 
De acuerdo con investigaciones especializadas, los conflictos armados generan la idea de que todo se vale. Por tanto, soldados o grupos armados pueden manifestar libremente ideas preexistentes con relación a las mujeres como personas inferiores u otras ideas misóginas y discriminatorias.
 
Es decir, dicen las y los autores, durante los conflictos armados se magnifica la violencia de género, por ello las investigaciones al respecto son vitales para dilucidar y comprender cómo protegerlas durante los tiempos de paz, y generar acciones de cambio que disminuyan la violencia en tiempos de guerra.
 
Esto para evitar situaciones como la violencia sexual, que en la guerra tiene ciertos fines, como motivar a los soldados, humillar al enemigo, infundir terror en las personas y expulsar poblaciones en distintos territorios.
 
En muchas ocasiones ocurre la “violación militarizada”, que son violaciones sexuales por decisiones institucionales.
 
Ante la gravedad de estos crímenes, de acuerdo con los artículos, el hecho de que la violación y la violencia sexual sean categorizadas como “crímenes de género” no transmite en toda su extensión lo que este tipo de delitos implican, porque invisibiliza los avances internacionales al no reconocerlos como un daño a la dignidad, por ello llama a cambiar esta percepción.
 
15/AGM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más