Inicio Mujeres con historia de violencia tienen más riesgo de adquirir VIH

Mujeres con historia de violencia tienen más riesgo de adquirir VIH

Por Soledad Jarquín Edgar

Una de las premisas en la XVII Conferencia Internacional sobre el SIDA, celebrada del 3 al 8 deagosto pasado en la Ciudad de México fue alzar la voz para atender el vínculo entre la violencia y la expansión del VIH/SIDA en las mujeres, y para exigir que se respete a las que ya viven con el virus, afirmó Inés Alberdi, directora ejecutiva del Fondo de Naciones Unidas para las Mujeres (UNIFEM).

Alberdi destacó en la Conferencia que “en las relaciones con violencia las mujeres no pueden negociar el sexo seguro y son más peligrosas para el contagio porque pueden llevar consigo rasgaduras, pequeñas heridas que, sabemos, aumentan la vulnerabilidad al contagio”.

Más tarde, en entrevista, subrayó que en las relaciones íntimas las mujeres tienen derecho a decir no, cuando su compañero o compañera sexual presente riesgo o cuando ellas mismas sean quienes viven con el virus o han desarrollado éste. “Ese poder de decir no significa valor, significa derecho. Las mujeres también tienen derecho a cuidarse, a prevenirse, a tomar medidas que eviten el contagio”, expresó.

La funcionaria indicó que los países en desarrollo se han demorado en valorar el liderazgo de las mujeres para favorecer el respeto a sus derechos y generar cambios en la comunidad, lo cual es urgente en un escenario en el que el SIDA golpea con más fuerza.

“Afortunadamente las mujeres de las comunidades están más acostumbradas a asumir el liderazgo aunque tengan dificultades. Ellas saben lo que es necesario hacer en las comunidades locales para iniciar un cambio de las culturas profundamente arraigadas que toleran la violencia en contra de la población femenina y que aumentan el riesgo del VIH”, manifestó.

Datos recientes indican que las mujeres entre 15 y 24 años de edad tienen 2.5 mayores probabilidades de vivir con VIH en comparación con los hombres. En México hay 57 mil mujeres que viven con VIH.

Al respecto, Alberdi explicó que en América Latina, por ejemplo, el problema no es que la cifra de mujeres portadoras sea más alta que la de los hombres, sino que el número de aquellas que se contagian va aumentando velozmente.

“Las mujeres tienen cifras menores que las de los varones; sin embargo; el problema más grave es que el incremento del número de mujeres seropositivas ha sido muy grave en los últimos años. Es decir, hay menos mujeres contagiadas, pero el aumento de las que se contagian es alarmante”, sostuvo.

La epidemia olvidada es la de África Subsahariana, en donde las mujeres y niñas constituyen 60 por ciento de todos los casos registrados, se dijo durante la presentación de la zona de Trabajo de las Mujeres, un foro donde se reunieron quienes viven con VIH y activistas comunitarias de todo el mundo.

Estuvieron también ahí Nizarindandi Picasso, de la Alianza para la Justicia de Género AIDS 2008 (México); Shari Margolese, integrante del Comité directivo de la Red ATHENA (Canadá), y Kristan Schoultz, directora de Coalición Global sobre Mujeres y SIDA (Estados Unidos), así como Thoraya Obaid, directora ejecutiva, Fondo de Población de las Naciones Unidas (Arabia Saudita).

Mientras Picasso consideró que en México es fundamental promover el acceso y el respeto a los derechos humanos de las mujeres, Obaid afirmó que ha llegado el momento de promover el liderazgo de la mujer para contrarrestar la propagación del VIH. “Es preciso que abordemos las desigualdades de género que impulsan la expansión de la epidemia, y asegurar que las mujeres son líderes en una respuesta efectiva”, citó.

Para Inés Alberdi, aunque hay optimismo en cuanto a los avances y logros de la sociedad civil organizada para mejorar la situación de las mujeres, sus derechos y el acceso a los servicios, existe todavía un largo sendero que recorrer hacia la reivindicación de muchos otros derechos reconocidos, pero no aplicados.

“Desde 1975, hemos recorrido mucho camino, hay un reconocimiento de los derechos a nivel legal, internacional… ahora los tenemos que hacer realidad”, remarcó.

VIOLENCIA CONTRA MUJERES EN TIEMPOS DE PAZ O DE GUERRA

Thoraya Obaid señaló también que la violencia basada en género es para muchas mujeres una realidad que se presenta en tiempos de paz y de guerra, “ya estamos hablando de de violencia doméstica, de abuso sexual, de trata de personas o secuestros, como armas de guerra, la violencia contra las mujeres es la manifestación más brutal de las desigualdades de género”.

Obaid señaló que existen estudios que indican que el riesgo de adquirir el VIH es mayor entre mujeres que han experimentado episodios de violencia que entre aquellas que no los han sufrido, de hecho la violencia contra las mujeres frena el progreso en la respuesta al VIH y SIDA, impide el acceso a las pruebas de VIH y a los servicios de prevención y tratamiento, además de obstaculizar la toma de decisiones informadas.

“La violencia basada en género hace que las mujeres tengan miedo a negociar el uso del condón en sus relaciones sexuales, por eso estamos aquí, debemos socializar las lecciones aprendidas para mejorar la respuesta al VIH y SIDA”, reconoció la directora ejecutiva del UNFPA.

08/SJE/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más