Inicio Mujeres de Camboya: las secuelas de 30 años de guerra

Mujeres de Camboya: las secuelas de 30 años de guerra

Por Miriam Ruiz

En Camboya, al sur de Asia, dos mil mujeres mueren cada año en el parto, una de cada 30 embarazadas es portadora de vih y 40 por ciento de las mayores de 15 años no sabe leer. Lo anterior, como consecuencia de 30 años de guerra y genocidio.

En esas condiciones, Mo Sochua, ministra de los Asuntos de la Mujer y los Veteranos se ha dado a la tarea de dar un giro de 180 grados para lograr que las mujeres “sean gemas preciosas”.

Al dirigirse al centenar de especialistas de 40 países en la Conferencia Internacional “Erradicando la violencia hacia las mujeres y las niñas”, explicó el dicho de su tierra que reza que los hombres son oro y las mujeres tela nueva.

“Si el oro se cae al lodo sigue siendo oro, pero la tela se mancha. Por eso digo que los hombres son oro y las mujeres piedras preciosas”.

La ministra, pequeña y con voz delgada, va más allá de reconstruir los dichos populares. En entrevista con cimacnoticias, Mo Sochua explicó que Camboya es una sociedad muy antigua, pero treinta años de guerra y genocidio “destruyeron casi totalmente nuestras raíces”.

Su país se enfrenta, dijo, a una nueva nación con personas jóvenes que han crecido en la violencia, “una generación joven que vive en una estructura social devastada”.

Salió de Camboya a los 18 años rumbo a Estados Unidos, donde estudió, se casó y tuvo dos hijas. Sus padres están desaparecidos. “Para dar la vuelta a esa página de mi vida me tuve que decir que murieron de hambre”.

Junto con su familia cree que desaparecieron cerca de 1976 junto con un millón y medio de camboyanos y seguramente por hambre. “Fueron eliminados porque mi mamá era china y éramos de familias pudientes. Los eliminaron por el origen étnico de mi madre y el estatus de mi padre”.

Tuvo pesadillas durante 18 años hasta que pudo volver a Camboya, con el compromiso de regresar a su país lo que de él obtuvo, “las oportunidades que mis padres, en especial mi madre, me brindaron. Hago lo mismo, reinvertir para que las mujeres y especialmente las niñas tengan oportunidades de estudiar”.

Desde 1998, Mo Sochua dirige la política para las mujeres y es una de dos ministras en el gobierno real de Camboya. Cuenta con el impulso pleno del Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (Unifem), que apoyó la contienda electoral en la que Sochua ganó una curul, poco antes de incorporarse al ministerio.

La próxima semana, el parlamento votará la Ley para la Prevención de la Violencia Doméstica, tras dos años de promoción entre los actores políticos, con el apoyo del Consejo Nacional de Mujeres, entre otras organizaciones.

Ahora, el ministerio trabaja en la iniciativa de ley contra el tráfico de personas para Camboya, donde según estimaciones oficiales hasta 15 mil mujeres y menores salen del país engañados por mafias.

PAZ EN IRAK

En la arena internacional, Mo Sochua es impulsora de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de la ONU que ordena brindar protección a las mujeres en conflictos civiles y su participación plena en las rondas de paz.

La guerra de Estados Unidos contra Irak se debe evitar a toda costa, expresa. En su país, menciona como ejemplo, la reconciliación tomará un tiempo; muchos hogares están destruidos por la violencia, todas las familias, “de cualquier clase, sufrieron pérdidas en formas horribles”.

“Invadir Irak no es nada más Irak, es su gente; (la guerra) no es nada más sobre Saddam Hussein, sino sobre la población del país y naciones aledañas”.

“Combatir el terrorismo significa combatir las causas: la pobreza, la corrupción, los trucos sucios de algunos líderes y (su mala) forma de gobernar”.

MUJER Y POLÍTICA

Para la ministra Mo Sochua, la lucha por los derechos de las mujeres para ganar puestos políticos es global, porque “tenemos que hacer todo lo posible para asegurar sus valiosas contribuciones”.

Pero su dilema personal está entre dedicar todas sus horas a la causa de las mujeres “y cuánto de ese tiempo le doy a mis hijas”, dos adolescentes a las que crió para ser independientes.

Aunque considera que es un dilema que viven todas las mujeres en la política. Incluso algunas mujeres que tienen cargos en las comunidades de su país, asegura, están expuestas a violencia doméstica por estar fuera tanto tiempo.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más