Inicio » Mujeres empresarias… guerreras ante la crisis

Mujeres empresarias… guerreras ante la crisis

Por Benny Cruz Zapata/corresponsal

En Tamaulipas no hay cifras exactas que nos hablen de su existencia real, pero es un hecho que pisan fuerte, venciendo viejos paradigmas que aún en nuestros días marginan y excluyen a las mujeres del mundo empresarial, bajo la argucia de que las mujeres no sirven para los negocios, que “los tratos son cosas de hombres y que para negocios en grande apenas con los iguales.

Asistentes al Segundo Foro Estatal de Pequeñas y Medianas Empresas, denominado Nosotras, Mujeres Empresarias, que se lleva a cabo en esta capital este 14 y 15 de noviembre, María, Julia, Fernanda, Guadalupe, Sonia, Jimena, Sofía y Manuela son testimonio vivo de lo que es enfrentar la situación económica desde un lugar que hace muchos años no era común para la mujer: la vida empresarial.

Son protagonistas de la vida económica en general y responsables también de la economía familiar, a través de su actividad empresarial, que va de la venta de chocolates de manufactura casera, hasta la distribución nacional e internacional de palomitas de maíz.

Sin embargo, dice la tamaulipeca Fernanda Rodríguez de Becerra, presidenta de la organización Pro-mujeres S.C. y dueña del restaurante “Mi Casa”, aún en nuestros días persiste la marginación y el menosprecio hacia las mujeres, que son visualizadas como poco serias a la hora de formalizar tratos o de hacer negocios.

De ahí la importancia de Pro-Mujeres, agrega enfática, para lograr el empoderamiento en el ámbito empresarial, empezando por la capacitación y la información sobre las oportunidades que existen para hacerle frente a la situación y salir victoriosas.

Así lo hizo María del Carmen Bisnes Tabaúlt, originaria de Matamoros y desde hace siete años es la principal proveedora de su hogar, quien encontró en la fruta la oportunidad de superar tanto la viudez como la orfandad económica.

“No me quedó de otra que hacerle frente a la realidad, afirma, y en estas circunstancias instalé mi frutería en mi propio domicilio para tener la oportunidad de atender a mis hijos. No ha sido fácil, porque trabajar por cuenta propia tiene sus riesgos. Hay que administrar minuciosamente cada peso que entra, trabajar sin horario, buscar a los mejores proveedores, dar atención personalizada a cada cliente. De lo contrario el negocio se va a pique”.

“La fórmula es no desanimarse, para soportar las temporadas en donde no sale ni para los gastos. Aquí es donde la mano de la mujer se hace presente, pues una administración adecuada permite salir siempre adelante”, agrega.

Propietaria de un taller de refrigeración, Georgina González González, nacida en Matamoros, afirma que la mujer no puede permanecer indiferente ante la situación económica. “De alguna u otra manera tenemos que administrar nuestros tiempos y además del cuidado de la casa, de los hijos, hay que participar activamente en la obtención de dinero”.

FAMILIA Y NEGOCIOS SÍ SE LLEVAN

Ana Julia Velasco de Rodríguez, distribuidora de joyería desde hace un año y madre de dos hijos, siente que “estamos viviendo otros tiempos: las mujeres debemos de aprovechar los caminos que abrieron nuestras abuelas e incorporarnos al trabajo fuera de casa, al trabajo independiente”.

Mis hijos y mi marido son el motor de mi vida, explica Ana Julia. “Soy de las mujeres que se levantan apenas amanece: empiezo dejando a mis hijos en la escuela, y luego distribuyo el tiempo entre el negocio y el manejo del hogar. Para estar completa, debe haber un equilibrio. Me apasiona ser parte activa de la economía familiar, pero el camino no es fácil de transitar. Sin embargo, si hubiera una fórmula para lograr el éxito, sería le persistencia, la perseverancia”.

DE TAMAULIPAS PARA EL MUNDO

Guadalupe Veloz Ramos pertenece a una familia pionera en la comercialización e industrialización del maíz palomero en el país y en Centroamérica, cuyo éxito comenzó hace 30 años con la empresa que hoy es parte de la historia empresarial del Municipio de Dìaz Ordaz, pues distribuye maíz para los cines y las tiendas de autoservicio.

Madre de tres hijos, anhela heredarles el ejemplo de trabajo que recibió de su padre Jesús, quien para sobrevivir, luego de la debacle del algodón, comenzó a sembrar maíz palomero que trajo de Estados Unidos.

“Para nosotras no hay obstáculos que no se puedan vencer. Ni el trámite más engorroso logra desanimarnos cuando ya tenemos una idea de lo que queremos. Ahora las mujeres pisamos fuerte y somos parte no sólo de la economía familiar, sino de la actividad económica en general.

06/BCZ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: