Inicio Mujeres indígenas, dueñas de sus propias tierras

Mujeres indígenas, dueñas de sus propias tierras

Por Andrea Monserrat Pérez Guzmán

Son ellas, las indígenas, las que hoy han logrado hacer realidad su sueño: ser propietarias de las tierras que por muchos años han trabajado. La comunidad de Angahuan, municipio de Uruapan, fue el escenario de un hecho histórico: 647 mujeres recibieron el certificado de propiedad de suelo para uso común.

En un acto realizado en la comunidad purépecha, el gobernador del estado, Lázaro Cárdenas Batel, dejó en claro que el Programa de Certificación de Ejidos que promueven de manera coordinada estado y federación tiene perspectiva de género, porque ha tomado en cuenta a un sector de la población que ha estado en rezago.

El programa ha llegado más allá de la entrega de la certificación, porque ellas han avalado un acuerdo respaldado por el presidente de bienes comunales, Miguel Acosta Amado, para no vender sus tierras a gente que no pertenezca a la comunidad.

Con ello se busca evitar que sean sorprendidas por personas que intenten despojarlas de sus propiedades, como ha ocurrido en otros puntos del territorio michoacano donde las tierras de las y los indígenas han quedado finalmente en manos de la iniciativa privada a cambio de uno cuantos pesos.

En relación con este pacto, el jefe del ejecutivo estatal, Lázaro Cárdenas Batel, sostuvo que la idea de conservar esta condición comunitaria tiene la visión clara de lograr un futuro de equidad, de inclusión, con mejor calidad de vida para todas y todos los integrantes de la comunidad, porque les permitirá tener cohesión, fortaleza y capacidad para decidir de manera colectiva, pero independiente, el tipo de desarrollo que quieren para su pueblo

Al hablar de acceso de oportunidades para las mujeres, para el gobernador no es solamente un discurso, porque en Angahuan, de los mil 066 certificados que se entregaron, 647 fueron a mujeres; ahora son ellas, las campesinas, quienes al tener la seguridad jurídica en la tenencia de la tierra cuentan no sólo con un documento que es como la escritura de su casa, sino también con la libertad para decidir el futuro de su propiedad.

Ahora, con la certeza jurídica de sus tierras, ellas se han manifestado dispuestas a ser otras, mujeres que ejecutan proyectos productivos no sólo para allegarse recursos económicos, sino porque han comprendido y entendido que sus derechos tienen que ver con el ejercicio pleno en la toma de decisiones

En su intervención, el secretario de la Reforma Agraria, Florencio Salazar Adame, afirmó que para lograr combatir la pobreza en México lo primero es conseguir que los pueblos vivan en paz.

Para que toda y todos los mexicanos tengan mejores condiciones de vida, dijo, hay programas establecidos por todos los niveles de gobierno, pero una tarea inicial para combatir la pobreza es lograr que los pueblos vivan en paz para que puedan trabajar la tierra, vender sus productos y enviar a sus hijos a la escuela con plena tranquilidad.

Esta certificación cambia el escenario para hombres y mujeres de esa comunidad enclavada en las inmediaciones del volcán Paricutín, porque ya no estarán pensando en tener la mayoría de edad para irse a Estados Unidos; ahora, ellas saben que tienen la certeza de sus tierras y están dispuestas a seguírsela jugando en su comunidad.

05/AP/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content