Inicio » Mujeres, las grandes perdedoras tras comicios

Mujeres, las grandes perdedoras tras comicios

Por Anayeli García Martínez

Como en cada elección, ya sea federal o estatal, las mexicanas siempre salen perdiendo. Con legislaciones dispares en cuanto a la cuota de género en candidaturas de representación popular, ninguno de esos tres estados postuló, en conjunto, a un mínimo de 30 por ciento de mujeres.

A decir de expertas y defensoras de los derechos de las mujeres, la situación seguirá igual en tanto no haya legislaciones electorales más severas que sancionen a los partidos por incumplir con las cuotas.

NAYARIT: EL CASO MÁS GRAVE

Nayarit es la entidad con la legislación electoral más atrasada en todo el país en materia de cuotas de género, ya que únicamente menciona que los partidos están obligados a “procurar la igualdad”, es decir, no obliga un porcentaje de postulaciones femeninas.

En las pasadas elecciones, de las 101 candidaturas propietarias a diputaciones fueron abanderadas 42 mujeres (29.4 por ciento), ni siquiera el mínimo de 30 por ciento estipulado en otras legislaciones estatales.

De acuerdo con un análisis del cumplimiento de las cuotas de género en los estados, elaborado por el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), las nayaritas fueron postuladas en su mayoría (40.7 por ciento) en candidaturas de representación proporcional o plurinominales. En contraste, sólo el 22.5 por ciento de las postulaciones de mayoría fueron para las mujeres.

En la actual Legislatura estatal únicamente hay dos mujeres del total de 30 curules, un ínfimo 6.6 por ciento de presencia femenina. Para colmo, ninguno de los 20 municipios en Nayarit tiene una alcaldesa.

En Hidalgo se renovaron alcaldías en 84 municipios. Antes de los comicios sólo cuatro eran gobernados por una mujer, lo que representa apenas 4.7 por ciento del total de ayuntamientos.

A pesar de existir una la ley que establece una cuota mínima de 30 por ciento de candidatos propietarios de un mismo sexo, tanto para diputaciones como para cargos municipales, los partidos en ese estado sólo postularon 8.8 por ciento de mujeres para las alcaldías.

Al igual que en otras entidades, los institutos políticos mandaron a un mayor número de mujeres como candidatas para las regidurías.

El Congreso local está integrado por ocho mujeres y 22 hombres, una representación femenina de 26.5 por ciento, de acuerdo con el mismo reporte del Inmujeres.

PARIDAD, LETRA MUERTA EN COAHUILA

Coahuila es uno de los nueve estados del país que contemplan en sus legislaciones la paridad de género. Desde 2010, el Código electoral estatal establece en su artículo 17 que los partidos deberán impulsar la paridad de género en las candidaturas a diputados.

El Inmujeres informa que de las 155 candidaturas propietarias en ese estado, sólo el 33.3 por ciento fue para las mujeres, mientras que en las suplencias la cifra se elevó a 55 por ciento.

Los partidos también nominaron a más mujeres en candidaturas plurinominales (40 por ciento de un total de 60). Para las de mayoría la cifra fue únicamente de 29.2 por ciento de un total de 96 postulaciones.

El Congreso saliente tiene seis legisladoras y 31 diputados, es decir, sólo 19.3 por ciento de participación femenina.

La coordinadora de la Agenda Universitaria de Género de la Universidad Autónoma de Coahuila, Rosario Varela, califica como “grave” que ninguno de los 38 municipios del estado sea gobernado por una mujer.

El Inmujeres establece que, en mayor o menor medida, todos los partidos políticos contendientes en las elecciones locales para elegir congresos “violaron la normatividad electoral en materia de cuotas”.

El instituto recuerda que la ley de cuotas se viola al no cumplirse con el porcentaje, no respetar el orden en las listas plurinominales, o al evadir vía “elección interna” la postulación de mujeres, único rubro en donde legalmente no se aplica la cuota de género.

La especialista en participación política de las mujeres
Blanca Olivia Peña Molina, advierte que la decisión de aplicar las cuotas de género recae en quienes controlan los procesos de selección, es decir, en los partidos.

En su libro “Equidad de Género y Justicia Electoral”, la investigadora afirma que el incumplimiento de las cuotas se debe a la falta de voluntad de los partidos, al desconocimiento de los derechos reconocidos y a la escasez de procedimientos administrativos y medios de impugnación para denunciar la violación de los derechos políticos de las mujeres.

La coordinadora del Área Educativa del Centro de Estudios Políticos de Acción Afirmativa, Natividad Cárdenas, asegura que los partidos políticos no tienen prácticas de igualdad: incumplen con las cuotas y no ejercen los recursos destinados a la promoción de liderazgos femeninos como lo establece el artículo 78 del Cofipe.

Afirma que con las reformas al Reglamento de Fiscalización –aprobadas por el IFE el pasado 4 de julio– se obliga a los partidos a ejercer eficazmente y con transparencia el dos por ciento de su financiamiento para fomentar liderazgos femeninos, monto que este año alcanzó más de 62 millones de pesos para todos los institutos políticos.

11/AGM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: