Inicio Mujeres las más afectadas por enfermedades mentales

Mujeres las más afectadas por enfermedades mentales

Por Andrea González

Mujeres al borde de un ataque de nervios, podría llamarse la primera investigación sobre el estado de la población afiliada a instituciones de salud previsional privadas (Isapres), que demostró que las chilenas que cotizan en este sistema presentan un peor estado de condiciones mentales que los hombres.

El sondeo fue realizado por la Superintendencia de Salud, entre julio de 2004 y febrero de 2005, a 1.217 personas de ambos sexos, mayores de 15 años y con una renta promedio de 550 mil pesos (480 dólares), poco más de cinco mil pesos mexicanos.

Una de las conclusiones más importantes indica que la depresión se acentúa especialmente entre aquellas mujeres que residen en la capital, quizás más expuestas a determinados riesgos por la vida más agitada y compleja de las grandes ciudades.

Al parecer, el nivel de formación profesional también influye en el nivel de tensión que sufren, ya que aquellas que realizan estudios de postgrado tienen una salud mental más empeorada.

De acuerdo con el estudio, el sistema privado de salud no está preparado para atender esta demanda. Actualmente sus instituciones ofrecen una cobertura promedio de tres a cuatro consultas psiquiátricas anuales por beneficiario y la misma cantidad de consultas psicológicas.

Esto es insuficiente si se considera que más del 25 por ciento de la población chilena padece alguna enfermedad de carácter mental, según cifras que maneja el Ministerio de Salud.

En el sistema público (Fonasa), en cambio, la atención de enfermedades siquiátricas ha aumentando en el último año en más del seis por ciento, al igual que la cantidad de personas que participan en psicoterapias. El presupuesto para este año, para salud mental, en el sistema público es de 20 mil millones de pesos (6 millones de dólares), lo que permite atender el 60 por ciento de la demanda por depresión, incluido el tratamiento y los fármacos en forma gratuita.

“Para el próximo año estamos trabajando en un plan especial para abordar en forma integral los problemas de salud mental, al igual que en el tratamiento de drogodependencia, de manera que la depresión sea tratada en la libre elección”, anunció el director de Fonasa, Álvaro Erazo.

Por esta razón, el superintendente de Salud, Manuel Inostroza, llamó a las autoridades a tener en cuenta este sondeo, cuando se escojan las próximas 15 patologías que serán incluidas en el Plan AUGE de modernización de la salud para el próximo año.

“Esta mala percepción se podrá mejorar con la incorporación de la depresión de la mujer en el AUGE, pero sigue siendo un desafío de los servicios privados mejorar la cobertura de salud mental entre sus afiliados”, dijo.

Si bien la depresión siempre estuvo presente dentro de las enfermedades que se incorporarían al programa, su alto costo obligó a las autoridades a centrar la entrega de este beneficio sólo a las mujeres entre 20 y 44 años.

Sin embargo, el estudio reveló una realidad muy distinta: el grupo etario más afectado por enfermedades mentales se encuentra entre los 45 y 64 años.

“Debería considerarse la incidencia de la depresión no sólo en las mujeres sino también en los hombres, ya que es la enfermedad más frecuente en Chile y el mundo y la segunda causa nacional de años-vida saludables perdidos por discapacidad física y mental”, planteó el psiquiatra de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Pedro Retamal.

Las mujeres son más depresivas que los hombres, especialmente las mayores de 45 años y con mayor grado educacional. Así lo revela un estudio realizado por la Superintendencia de Salud que establece el perfil de los usuarios del sistema de instituciones de salud provisional privadas.

A juicio de Inostroza, esto plantea un gran desafío al sistema privado, ya que actualmente la cobertura de las enfermedades mentales es muy baja, entre cuatro a cinco consultas con psiquiatra como promedio, cada año, por beneficiario. “Esto muestra la necesidad objetiva de que la población está demandando mejores coberturas en esta área”, afirmó.

Los resultados indican que la percepción de los beneficiarios de las Isapres está por debajo de países como Dinamarca, Australia, Holanda, Estados Unidos (cuya situación es comparable porque tienen el mismo sistema de medición) y sobre Francia, Italia y Japón.

La población encuestada considera que los hombres presentan un mejor estado de salud que las mujeres, que la condición física y mental se deteriora con el tiempo y que en ello también incide el nivel de escolaridad y la situación ocupacional de las personas.

De esa norma se apartan las mujeres muy instruidas, cuyo nivel de exigencia aparentemente afecta su salud mental. Cuando se les consulta a las personas si su situación de salud mejoró en el último año, un 61,2 por ciento considera que está igual, el 24 por ciento cree sentirse mejor y el 14,4 por ciento alega que peor.

2005/AG/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content