Inicio Mujeres mexicanas en crisis: más de 35 mil sin empleo

Mujeres mexicanas en crisis: más de 35 mil sin empleo

Por Redaccion

Los peores efectos de la actual crisis internacional por algunos llamada financiera y por otros económica, pero que evidentemente es el resultado de fórmulas en decadencia, recaen en los sectores de la población más vulnerables, señala Odalys Troya, en el Especial Mujeres del Tercer Milenio, de Prensa Latina.

En México, una de las consecuencias más evidentes de este fenómeno –acumulativo y con marcados matices de especulación– es el incremento del desempleo, en particular entre las mujeres.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) indican que, en enero último, la tasa de desocupación a escala nacional alcanzó un nuevo máximo histórico de cinco por ciento de la población económicamente activa.

Es decir, dos millones 258 mil 910 personas no tienen trabajo formal. Al cierre de 2008, aproximadamente un millón 922 mil personas estuvieron desempleadas, lo cual implica que más de 300 mil mexicanos se sumaron a las filas del desempleo, sólo en un mes.

Pero, en este ejército de desempleados son las mujeres las que llevan la peor parte.

Las estadísticas de INEGI refieren que la tasa de desocupación en los hombres se incrementó de 4.08 por ciento a 4.84 por ciento y la de las mujeres pasó de 3.97 a 5.26 por ciento entre enero de 2008 e igual mes del presente año.

Más de las 35 mil mexicanas que se quedaron sin trabajo son quienes llevan la responsabilidad de su hogar. La mayoría son madres solteras y se ubican entres las mayores de 40 años.

Por eso no es raro ver que en diferentes puntos de la capital mexicana y de otras ciudades del país proliferan vendedoras ambulantes, malabaristas y hasta payasas, muchas con alguno de sus hijos atados a la espalda para realizar su función en busca de limosnas.

Por otra parte, las que no han recibido el empujón de la crisis y quedaron en sus puestos de trabajo siguen sufriendo las arraigadas consecuencias de la inequidad de género, pues continúan percibiendo salarios inferiores –un 30 por ciento- a los de los hombres, aún en iguales puestos y calificación.

Según el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), en el actual contexto económico las empresas optan por despedir a parte de su personal, y muchas veces se inclinan hacia las mujeres, las cuales pierden además muchas garantías y no cuentan con prestaciones.

Este panorama refleja cómo la crisis afecta a México y también al mundo en cuanto a que ha perjudicado a la economía desde la perspectiva de género.

La desocupación en el sector femenino tiene efectos colaterales, pues impactan socialmente en rubros como salud y educación, en los que las madres desempleadas no cuentan con recursos para atender estas necesidades, sin ayuda pública.

También obliga a la emigración, a la prostitución, al desarraigo laboral, pues muchas con determinada profesión y amplia experiencia tienen que decidirse por otras ofertas, muchas del sector informal, las cuales nada tienen que ver con toda una vida estable de trabajadora.

POBREZA Y VIOLENCIA

Pero una de las aristas más peligrosas del desempleo, incentivado por la crisis, es que coadyuva a perpetuar el ciclo de pobreza y violencia, el cual en México tiene cifras verdaderamente alarmantes.

En este contexto de crisis, caracterizado por la falta de oportunidades, de solvencia y de elementos básicos para la vida del hombre, se cae en un estado muchas veces de depresión, de ansiedad, de desesperación y se disparan los índices de violencia.

Ante tal situación, el Instituto Nacional de las Mujeres llamó a evitar, en la época actual de crisis, el aumento de la violencia hacia las mujeres, y que el gobierno realmente ponga en marcha verdaderos programas que defiendan la familia y el empleo.

El panorama laboral para lo que queda del año será peor; se contraerá la economía mexicana y se dispararán las cifras de desempleo, lo cual obviamente representará más problemas para las mexicanas, según vaticinan expertos financieros.

En medio de la lucha contra los flagelos de la violencia, la pobreza y la discriminación, que organizaciones feministas y políticas mantienen en el país, el desempleo en la población femenina se convierte en un retroceso en la lucha histórica de las mujeres por sus derechos, finaliza el texto de Prensa Latina.

09/OT/LAG/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content