Mujeres migrantes inyectan 1.5 mmd cada año a México

    Maquiladoras y economía informal, otras opciones de empleo
Mujeres migrantes inyectan 1.5 mmd cada año a México
cimac | México, DF.- 02/05/2002

De manera silenciosa, a lo largo de los últimos 30 años las mujeres migrantes se han ido haciendo cargo de la manutención de los hogares mexicanos; hoy en día sus envíos de dólares representa 20 por ciento de las remesas totales de los connacionales avecindados en Estados Unidos: ellas inyectan al país cerca de mil 500 millones de dólares al año.

A lo largo de la frontera norte mexicana se registran cerca de 310 millones de cruces anuales. Estimaciones del Consejo Nacional de Población (Conapo) señalan que en la actualidad hay más de ocho millones de personas nacidas en México que residen de manera legal en los Estados Unidos.

Según explica la directora del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, Alicia Girón, la migración es uno de los tres sectores donde las mujeres encuentran mayor rentabilidad y empleo a corto plazo; las otras dos son la maquila y la economía informal.

La población mexicana radicada en Estados Unidos equivale al ocho por ciento de la población total de México y tres por ciento de la que hay en ese país.

Con todo y que sigue predominando la población masculina entre los migrantes (95 de cada 100), cada día aumenta más el número de mujeres. Nada menos de 1993 a 2000 la cantidad de mujeres que buscaron cruzar la frontera en busca de empleo pasó de tres a 6.6 por ciento.

CUERNO DE LA ABUNDANCIA El 45 por ciento de los residentes mexicanos en el vecino país del norte con 16 o más años tiene un ingreso inferior a los diez mil dólares anuales; 37 por ciento gana entre diez mil y menos de 20 mil dólares por año, y 18 por ciento obtiene alrededor de 20 mil dólares o más.

De ellos la población de menores ingresos se concentra entre los que más recientemente entraron en Estados Unidos. De los migrantes que llegaron en los años noventa al vecino país del norte, sólo diez por ciento recibe más de 20 mil dólares anuales; en tanto de los que entraron antes de 1980, 25 por ciento se encuentra en esa misma situación.

En el año 2000 uno de cada diez hogares de México tenía al menos un miembro con antecedentes migratorios en Estados Unidos. En las zonas tradicionales de expulsión migratoria, como Michoacán y Oaxaca, esta proporción es de un hogar por cada cuatro; en los estados del norte, poco menos de un hogar por cada cinco; en los del centro, más de uno por cada veinte hogares y en los del sureste, uno por cada 100 hogares.

También, el flujo de divisas que originan las remesas ha venido creciendo en los últimos años. Su cuantía es de tal magnitud que en 1995 México fue el cuarto país receptor neto de divisas en el mundo. En la actualidad se estima que en 1999 ingresaron al país más de seis mil millones de dólares por este concepto.

A decir del Conapo son cinco las modalidades de fuentes de divisas: las transferencias que hacen los migrantes permanentes, las que hacen los temporales, los envíos que hacen al país de origen los descendientes de migrantes nacidos en el país extranjero, el flujo de bienes y recursos financieros (bienes muebles y ahorros) asociados a la migración de retorno (por cambio de residencia) de connacionales emigrantes, y el ingreso que reciben del exterior por concepto de jubilaciones y pensiones en general, los nacionales que en el pasado fueron migrantes, permanentes o temporales.

En 1995 los países con mayor ingreso por remesas fueron Francia e India, ambos con 6.2 mil millones de dólares, seguidos por Filipinas (5.4), México (4.4) y Portugal (3.9). En América Latina y el Caribe México tuvo en 1995 la mayor captación de remesas con 4.4 mil de millones de dólares, seguido de Brasil (3.0), El Salvador (1.1), República Dominicana (0.8) y Jamaica (0.5).

Cabe hacer notar que, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), en 1996 nuestro país alcanzó el primer lugar en el mundo en obtener alrededor de cinco mil millones de dólares. En la actualidad las remesas alcanzan el monto ligeramente superior a seis mil millones de dólares.

Las remesas constituyen un flujo de recursos que, en paralelo con la migración, ha venido creciendo en los últimos años y beneficia a un número cada vez mayor de mexicanos. Así, gracias a la solidaridad de los migrantes con sus familiares, nuestro país capta alrededor de 16 millones de dólares cada día.

El monto de las remesas importa una cantidad similar a los ingresos que el turismo genera y supera ampliamente a la inversión pública en vivienda.

El cuantioso flujo de remesas tiene una innegable importancia para la economía nacional. En el 2000 las remesas representaron 79 por ciento del total de las exportaciones de petróleo, 93 por ciento de los ingresos por turismo y 55 por ciento de la inversión extranjera directa total.

Además, el desequilibrio en la cuenta corriente de la balanza de pagos de México habría aumentado cerca de 70 por ciento si por alguna razón los migrantes hubiesen decidido no enviar esos recursos a sus familiares, explica el Conapo.

Aproximadamente siete de cada diez perceptores son mujeres, fundamentalmente cónyuges del jefe del hogar, y en una proporción que oscila entre 19 por ciento para las áreas rurales y 26 por ciento para las localidades con dos mil 500 o más habitantes, son ellas mismas las jefes del hogar.

LA OTRA REALIDAD Las principales ocupaciones de las mujeres mexicanas en Estados Unidos están en las fábricas, talleres, casas particulares (servicio doméstico), intendencia, restaurantes y pequeños comercios; todos ellos trabajos semicalificados, sin prestaciones ni beneficios laborales.

La Encuesta Continua de Población de Estados Unidos de 1999 estimó en alrededor de 3.6 millones el número de mujeres mexicanas que viven en ese país (sólo 25 por ciento tiene la ciudadanía estadunidense). De ese total, la Población Económicamente Activa (PEA) femenina es de 46 por ciento.

El 94 por ciento de las trabajadoras es asalariada y su sueldo promedio mensual asciende a mil 100 dólares: 520 menos que los hombres, pues ellos ganan un promedio mensual de mil 620 dólares.

De las mujeres trabajadoras migrantes radicadas en EU, 56 por ciento son solteras y 60 por ciento no son jefas de hogar; no obstante, 42 por ciento le envió dinero a sus familiares en nuestro país. En el caso de los varones, esa proporción es de 60 por ciento, considerando que 69 por ciento está unido y 74 por ciento es jefe de hogar.







       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente