Inicio » Mujeres palestinas, contra el bloqueo de la Franja de Gaza

Mujeres palestinas, contra el bloqueo de la Franja de Gaza

Por Gladis Torres Ruiz

Por lo menos 60 mujeres palestinas se encuentran heridas y 15 están detenidas, luego de que el pasado fin de semana fueron reprimidas durante una manifestación en la que exigían el fin del bloqueo del Gobierno de Israel a la Franja de Gaza, el cual se mantuvo por cuatro días.

Miles de palestinos, en su mayoría mujeres, demandaron la apertura del paso de Rafah para los envíos de alimentos y provisiones, por lo cual fueron reprimidas, luego de que por lo menos 50 mujeres lograron cruzar desde Gaza hasta la terminal fronteriza del lado egipcio, mientras la policía dispersaba a las y los manifestantes en el lado palestino, informaron agencias internacionales.

El saldo fue, según reportes noticiosos, por lo menos unas 60 palestinas heridas y 15 detenidas por las autoridades egipcias tras intentar atravesar el paso.

Desde el lunes, el paso fronterizo de Rafah fue escenario de concentraciones de protesta contra el bloqueo israelí impuesto a la Franja de Gaza, ya que la apertura del muro que separa Gaza de la ciudad egipcia de Rafah permitiría a las y los palestinos hacer acopio de los alimentos y bienes que les niega el bloqueo israelí.

Luisa Morgantini, vicepresidenta del Parlamento Europeo, señala en el documento difundido por la organización civil Mujeres de Negro: “deseo sinceramente que el paso de la frontera de Rafah con Egipto sea abierto inmediatamente y la libertad de movimiento de personas y productos sea establecida, y no los cierres arbitrarios de Israel”.

El tráfico de armas puede ser parado sin bombardeos y sin encerrar a la población en una prisión a cielo abierto, manifiesta. Y detalla que las miles de palestinas y palestinos que han cruzado el punto fronterizo de Rafah en las últimas horas, la brecha en el muro y la ruptura del asedio decidido por Israel contra la población civil, son actos de resistencia y una afirmación de libertad de este pueblo.

No así los cohetes Qassam lanzados contra la población civil israelí y que contravienen la ley internacional, ni las matanzas perpetradas contra la población civil palestina por los bombardeos israelíes.

“Cuando un muro cae siempre hay una sensación de libertad. Las imágenes que estamos recibiendo del sur de Gaza, con la inundación de mujeres y hombres entrando a Egipto para comprar productos de primera necesidad como comida y medicamentos que son imposibles de encontrar debido a cuatro días de cierre total y de apagón en la Franja de Gaza, son el resultado natural del asedio inhumano impuesto por Israel”, asegura.

Como ha manifestado muy adecuadamente el presidente Mahmud Abbas, detalla Luisa Morgantini, la responsabilidad cae sobre la política israelí, que ha forzado a una población completamente exhausta a cruzar las fronteras de la jaula en la que vive encerrada y donde sufre un castigo colectivo que desafía el derecho humanitario e internacional.

“Esto es el resultado predecible de una política de aislamiento, no sólo hacia Hamas, sino también hacia el millón y medio de habitantes de Gaza”, una política que la Unión Europea ha apoyado al sumarse de facto al embargo decidido por Israel.

El movimiento de Resistencia Islámica (Hamas) puede hacerse más fuerte aún, y no más débil, como resultado de esta situación, como pudo comprobarse por todas las manifestaciones que han tenido lugar en el mundo islámico durante estos fríos y oscuros días en Gaza.

La avalancha de gente entrando a Egipto, pero también volviendo a Gaza después de un exilio forzado, llevando consigo bienes y alimentos, nos muestra a todos la tragedia de una población asediada pero nunca resignada.

“Una población que ha visto a las mujeres a la cabeza de una manifestación, luchar y ser duramente reprimidas: éstas son las acciones no violentas que deberían apoyarse y gracias a las cuales todos los palestinos podrían recuperar una fuerza y una unidad renovadas”, enfatiza la Vicepresidenta del Parlamento Europeo.

EL BLOQUEO

Desde la victoria de Hamas en las elecciones de 2006, Israel impuso un sitio a los territorios palestinos ocupados y declaró un boicot al nuevo gobierno palestino, negándose a transferirles los impuestos aduaneros.

El bloqueo impuesto por Israel a Gaza comenzó hace ocho meses, y la semana pasada, al intensificarse una nueva escalada de operaciones militares contra las milicias que operan en Gaza, y los ataques de sus efectivos con cohetes Al Kasam y fuego de morteros artesanales contra localidades del sur de Israel, el ministro de defensa israelí, Ehud Barak, ordenó el cierre total de la frontera.

Esta medida ocasionó una reducción drástica del abastecimiento de hidrocarburos para la planta de electricidad, alimentos y medicinas, gas para uso doméstico y de gasolina para automotores.

MUJERES DE NEGRO

Al respecto Mujeres de Negro señala que: “El sitio que sufre Gaza ha producido pérdidas y daños enormes; Gaza se ha convertido en una enorme prisión sin acceso al mundo exterior”.

El sector sanitario ha sufrido de manera gravísima los efectos. Según el informe de la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de agosto de 2007, menos de 5 pacientes cruzaron hacia Israel o Cisjordania al día para recibir tratamiento médico, frente a los 40 de julio.

Según el Banco Mundial, el 67 por ciento de la población de Gaza vive bajo el umbral de la pobreza. La vida cotidiana se presenta como una suma de pobreza, rabia, impotencia y desesperación, enfatizan las activistas en su documento.

Mujeres de Negro nació en Jerusalén en 1998, una iniciativa de mujeres israelíes que salieron a la calle, vestidas de negro todos los viernes, cosa que siguen haciendo, en silencio y portando una pancarta contra la ocupación.

Llegando a ser 39 grupos extendidos por todo el territorio israelí, algunos de estos grupos formados por mujeres israelíes y palestinas que alzaban una voz común frente a la ocupación.

Hoy, señala la organización, seguimos manteniendo estos símbolos en nuestras vigilias en la calle y sus mismos lemas en nuestras pancartas: “Expulsemos la guerra de la historia y de nuestras vidas”, “no a la guerra, no a la ocupación y no en nuestro nombre”.

Toda la política de Israel de opresión y represión de Palestina está haciendo que la situación de las palestinas vaya deteriorándose progresivamente.

Los derechos de las mujeres quedan de nuevo relegados mientras la violencia contra las mujeres, los crímenes de honor, van en aumento. Más bien se produce un retroceso en algunos logros adquiridos con mucho tesón por las mujeres feministas palestinas en los años anteriores, puntualizan.

Mujeres de Negro, “apuestan por el diálogo entre palestinos e israelíes hasta conseguir una paz justa, porque sólo el diálogo y la no violencia podrán traer la justicia y la paz a la región”.

08/GT/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: