Inicio Mujeres paraguayas avizoran nuevo tiempo de esperanzas

Mujeres paraguayas avizoran nuevo tiempo de esperanzas

Por Redaccion

Las expectativas que se abren para la población paraguaya con la asunción de Fernando Lugo alcanza a las mujeres: hoy ellas alzan la voz para demandar un cambio real, el cual incluya la erradicación de las históricas desigualdades y discriminaciones, señala Carmen Moreno en el Especial de Prensa Latina Mujeres del Tercer Milenio

Paraguay está inaugurando un tiempo de nueva construcción democrática, donde todas las personas gocemos de todos los derechos, con igualdad y justicia social, indicaron mujeres asociadas a organizaciones y redes de la sociedad civil, en una carta enviada al presidente electo que tomará las riendas políticas este 15 de agosto.

La misiva propone que se les tenga en cuenta, gracias a la capacidad intelectual, técnica y política alcanzada, en espacios relacionados con la conducción del país. Aspiramos a un gobierno conformado de manera paritaria, con un gabinete integrado por el 50 por ciento de mujeres, subrayaron.

Se trata –dijeron– de establecer políticas públicas de igualdad de género en todo el país para cambiar la realidad. Ejemplificaron con un reporte del Centro Paraguayo de Estudios de Población, el cual resalta más de 12 mil casos de mujeres que sufrieron violencia sexual, física y verbal en sólo un año.

El Gobierno debe incorporar transversalmente la perspectiva de igualdad de género en las políticas de salud, de educación, de reforma agraria, de empleo, en la cultura y en todo el quehacer estatal, con recursos suficientes y en el marco de un Estado laico y sin discriminaciones, afirmaron.

Dejaron claro también la colaboración con el Gobierno del ex obispo, por medio de la vigilancia sobre el cumplimiento de los derechos humanos de las mujeres y de elaboración de propuestas que aporten a la democracia, la justicia y la igualdad.

En este país sudamericano, más de ocho por ciento de las mujeres son analfabetas y cerca de 30 por ciento dan a luz en sus casas.

EN LA BRÚJULA POLITICA

Un mes antes del cambio de gobierno, fue presentado el III Plan Nacional de Igualdad de Oportunidades, brújula de las políticas a favor de las mujeres para los próximos 10 años. La ministra de la Mujer, Miguelina Gómez, dijo que el objetivo es promover la incorporación de la perspectiva de género en la elaboración, coordinación, seguimiento y evaluación de las políticas públicas y eliminar todas las formas de discriminación femenina.

El plan aborda por primera vez la trata de personas, la migración, las indígenas y el embarazo de mujeres adolescentes. La finalidad –considera Gómez– es mejorar la situación social de las mujeres al promover la aplicación del principio de igualdad como garantía de una sociedad más justa y equitativa.

Coincidió en que las desigualdades y problemáticas que afectan todavía a las mujeres y a su entorno son un reflejo de la realidad fidedigna de la sociedad y la comunidad.

Por su parte, la futura ministra de la Mujer, Gloria Rubín, explicó que en los primeros 100 días del Gobierno de Lugo, se ocupará de intensificar la lucha contra la trata de personas e iniciar la construcción de un albergue para mujeres maltratadas.

Lugo designó a otras dos mujeres como ministras: Esperanza Martínez en la cartera de Salud Pública, y Milda Rivarola en la de Relaciones Exteriores. Esta última renunció al cargo por desacuerdo con algunas nominaciones, y en su lugar fue distinguido el embajador en el Líbano, Alejandro Hamed.

Otras mujeres han sido colocadas al frente de Secretarías de alta sensibilidad para la población, como la de atención a la población indígena. Desde la vigencia de la democracia (en 1989), la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, lejos de convertirse en un sueño utópico, se articula como el objetivo prioritario que habrá que perseguir en toda la institución pública, apuntó Gómez.

En Paraguay, donde las mujeres constituyen 49.6 por ciento de la población, su participación en la política se incrementó a partir de la llegada de Nicanor Duarte a la presidencia, en 2003.

Estadísticas oficiales señalan que entre 1963 y 2003, sólo 43 mujeres accedieron a una banca en el Parlamento paraguayo. En el actual periodo parlamentario, en la Cámara de Diputados, 10 mujeres ocupan un escaño, el mayor número registrado hasta ahora.

El Presidente saliente dijo desde su asunción que quería ser relevado por una de ellas, y estimuló la instalación de un seminario político, en el cual se prepararon casi 100 mil mujeres.

En las elecciones generales del 20 de abril, una candidata, la ex ministra de Educación y Cultura Blanca Ovelar, devino más cercana rival de Lugo. Pero aún cuando se abren algunas puertas, las paraguayas continúan segregadas en los ámbitos económico, laboral, político, educacional y social, avanzado el octavo año del siglo XXI. Diría que una mirada de mujer vendrá bien para solucionar los problemas sociales de nuestros países, dijo Duarte recientemente.

POR LA PLANIFICACION FAMILIAR Y EL ABORTO

Yo voy a seguir haciendo lo que hice para que la mujer siga teniendo los hijos que quiera tener, cuando los pueda tener, cuando su cuerpo lo permita, como también su economía. Para eso están los anticonceptivos de todo tipo, manifestó la futura ministra.

Indicó que trabajará también por facilitar preservativos para aquellos sin capacidad económica de adquirirlos.

El aborto es la mayor causa de muerte de mujeres en el Paraguay, siendo que el aborto está penado por la ley, por las iglesias cristianas, en Paraguay y el mundo. Sin embargo, a pesar de todo este índice, se sigue haciendo. Entonces, yo le pregunto a los que se manifiestan a favor de la vida, si vale la pena esta política de prohibición, agregó en declaraciones a Radio Uno.

Los problemas relacionados con el parto, como los abortos clandestinos y sus consecuentes hemorragias, son las principales causas de muerte femenina en el país, que ostenta la triste estadística de 150 casos fatales de mujeres al año.

Para Rubín, es necesaria una coordinación entre los ministros electos. Con el del Interior se tiene que trabajar el tema de la violencia, con la Niñez y Acción Social, y espera que esa coordinación se siga fortaleciendo, marcando una ruta de trabajo, explicó.

La lucha contra la violencia tiene que comenzar desde el preescolar. Vamos a pedirle al nuevo ministro de Educación, Horacio Galeano Perrone, que implemente una transversalidad en la educación paraguaya. Cuando deje de haber ese abuso de poder entre hombres y mujeres, y el que está arriba siempre no sea el hombre, las cosas van a mejorar, dijo.

No obstante, reconoció que la lucha en contra de la discriminación hacia las mujeres es muy dura y fuerte. Hay una resistencia de esta sociedad altamente conservadora, que quiere mantener ese estatus.

CAMPESINAS E INDIGENAS

Nosotras nos sentimos discriminadas, excluidas por la sociedad paraguaya, por ser campesinas, por ser indígenas, por ser del campo y por muchas otras condiciones. No tenemos oportunidades para desarrollarnos, no tenemos acceso a una educación superior, a tierras, a empleos y la participación misma dentro de la sociedad. Estamos en el último escalafón, manifestó recientemente Magui Balbuena, secretaria de Relaciones de la Dirección Nacional de la Coordinadora Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas.

En este país, las mujeres prácticamente no reciben atención médica durante el embarazo, están pariendo a sus hijos en sus casas, en casas de parteras empíricas en condiciones totalmente infrahumanas que no reúnen las condiciones higiénicas sanitarias, reseñó.

Ahora, para todas las agrupaciones que las representan, el camino se favorece con una nueva luz de esperanza. A partir del día 15, las miradas de las mujeres paraguayas estarán en el Presidente elegido, quien promete apoyo, finaliza el texto de Carmen Moreno en el Especial de Prensa Latina Mujeres del Tercer Milenio.

08/CM/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más