Inicio Mujeres pobres y de origen étnico sufren mayor exclusión

Mujeres pobres y de origen étnico sufren mayor exclusión

Por Guadalupe Cruz Jaimes

En casi la totalidad de los países persiste la desigualdad de género para las mujeres más pobres, cuya situación empeora si además de carecer de recursos económicos pertenecen a un grupo étnico, padecen alguna discapacidad o tienen una orientación sexual diferente a la heterosexual.

Muestra de ello es que casi dos terceras partes de las niñas que no asisten a la escuela en el mundo pertenecen a algún grupo étnico minoritario, refiere el Informe sobre el Desarrollo Mundial 2012, Panorama General Igualdad de Género y Desarrollo, elaborado por el Banco Mundial (BM).

El documento señala que los avances en la disminución de la disparidad entre mujeres y hombres, logrados en las últimas décadas, no han alcanzado a las más desfavorecidas, incluso en la educación primaria y secundaria, donde se ha ampliado la matrícula.

Por ejemplo, la matrícula escolar de niñas en Malí (país de África occidental) es comparable a la que tenía Estados Unidos en 1810. Este nivel también lo comparten Etiopía y Pakistán, entre otros países.

En muchas naciones, la desigualdad de género perjudica sobre todo a las más pobres. Así, en la India y Pakistán mientras las niñas y niños pertenecientes al quintil más alto de ingresos tienen un nivel de escolaridad similar, las niñas del quintil más bajo registran hasta cinco años menos de escolaridad.

El panorama se recrudece para las mujeres que además de ser pobres, pertenecen a algún grupo étnico, tienen alguna discapacidad o por su orientación sexual. Tal es el caso de Guatemala, donde el analfabetismo de las indígenas es de 60 por ciento, 20 por ciento más que los hombres de su etnia, y el doble del registrado por las no indígenas.

El BM menciona que el aumento de los ingresos totales en los países no ha beneficiado a las familias más pobres. Además, las oportunidades económicas para estas mujeres “no se amplían suficientemente” debido a la exclusión que padecen por su origen étnico.

De igual modo, la prestación de servicios se dificulta por sus condiciones de pobreza, la distancia entre los servicios y sus comunidades, y por la discriminación en su contra.

Por ello las naciones deben redoblar esfuerzos para asegurar que aumente su nivel de ingresos, sus oportunidades de empleo, y su acceso a servicios esenciales como los de salud.

Las desventajas en materia de salud, expresada en el exceso de mortalidad de niñas y mujeres, persisten a pesar de la prosperidad en algunos países.

12/GCJ/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content