Inicio Mujeres rurales se organizan ante embates de la pobreza

Mujeres rurales se organizan ante embates de la pobreza

Por Emilio Godoy*

Adelaida Avelino, de 60 años, aún no se repone de la tristeza tras la pérdida de su siembra de maíz y trigo por la helada que hace un mes golpeó al estado de Tlaxcala, donde vive. Sólo sus plantas medicinales sobrevivieron.

Algunas se afectaron, otras resisten mucho. Pero la cosecha de maíz y trigo es irrecuperable y no sabemos si el gobierno nos dará algún apoyo, contó a IPS/Cimacnoticias Adelaida, de la comunidad de Españita, a pocos kilómetros de Tlaxcala, capital del estado.

Como otro medio centenar de productores rurales, Avelino acude cada semana al Mercado Alternativo de Tlaxcala, que se instala en un céntrico parque de la ciudad y funciona como canal de distribución para campesinos de las zonas cercanas.

Allí vende ungüentos y pócimas a base de plantas medicinales como ajenjo, manzanilla, salvia, ruda, árnica y sábila (aloe vera), que cultiva en su traspatio.

CIFRAS DEL CAMPO CON GÉNERO

Unos 13 millones de mujeres viven en zonas rurales de México, de una población total de 112 millones. De ellas, un 25 por ciento habita en localidades con menos de 2 mil 500 habitantes, según el Instituto Nacional de las Mujeres.

Desde 2008 la pobreza se recrudeció en México hasta abarcar a 52 millones de personas; en un fenómeno que se concentra más en las mujeres y en particular con las que viven en el campo.

Por cada 100 varones pobres, hay 115 mujeres, indica el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo (Coneval). Además, agrega, la pobreza se aceleró más en las zonas rurales que urbanas entre 2008 y 2010. En el campo pasó de 62.4 a 64.9 por ciento y en las urbes de 39.1 por ciento a 40.5 por ciento.

De hecho, en la segunda economía latinoamericana hay 19 millones de hogares, de los que 39 por ciento son rurales. En estos últimos, un 11 por ciento, equivalentes a 852 mil hogares, están encabezados por una mujer y son en su mayoría pobres.

AUTOORGANIZACIÓN

La situación de Adelaida Avelino es un ejemplo de las dificultades de las mujeres en el campo, quienes desde 2008 se enfrentan a la mezcla de crisis económica, alimentaria y climática, a lo que se suma la creciente inseguridad en diferentes regiones del país.

Ante esas circunstancias, ellas han buscado formas de organizarse para enfrentar las dificultades como productoras del campo, destacan colectivos que defienden sus derechos, cuando este sábado 15 se celebra el Día Mundial de la Mujer Rural.

Las mujeres constatan que hay menos comida y de menor calidad. Han diversificado su trabajo en las parcelas y el traspatio, explicó a IPS/Cimacnoticias Rosa Govela, miembro de la Red Nacional de Promotoras y Asesoras Rurales (RedPar), que impulsa los derechos de las campesinas.

Además, abundó, ellas tienen todo el trabajo doméstico en la parcela, y buscan más trabajo para tener más ingreso.

El estudio El impacto de la crisis alimentaria en las mujeres rurales de bajos ingresos en México, elaborado en 2009 por RedPar, concluyó que ellas soportan un aumento de trabajo, ingresos inmóviles, menos consumo de alimentos y la combinación del impacto de bajos precios de sus productos y alza de bienes básicos de consumo, como aceite, carne y otros.

El colectivo dio en 2010 seguimiento a esa investigación con el documento Resistencias y estrategias de mujeres rurales frente a la crisis alimentaria, el cambio climático y la migración, en el cual ahondó en las medidas que las mujeres del campo han adoptado para enfrentar las diferentes facetas de la crisis.

Hay un movimiento organizativo a nivel de familia para la producción de autoconsumo y comercialización. Tenemos que trabajar sobre la alimentación, la equidad de género, planteó a IPS/Cimacnoticias Clara Sánchez, del Proyecto de Desarrollo Rural Integral Vicente Guerrero, en Tlaxcala.

No podemos dejar toda la carga a las mujeres, hay que integrar a los hombres y a los niños, añadió.

PRODUCTIVIDAD

Esa organización, surgida en 1990, ha capacitado a mujeres en técnicas agroecológicas, uso de suelos y de biofertilizantes. En el traspatio, las cultivadoras siembran hortalizas, plantas medicinas, algunas frutas y crían gallinas y cerdos.

El Mercado Alternativo, instituido en 2005 y adscrito a la Red de Tianguis y Mercados Orgánicos de México, es uno de los resultados del proceso y ha creado un espacio de distribución directa para los productores.

Abre cada viernes y desde las siete de la mañana se ofrecen verduras, artesanías, barbacoa de carne de borrego, quesos, huevos y platillos típicos, que pueden degustarse allí o llevarse para consumir en otra parte.

La meta próxima es que los vendedores cuenten con un sello orgánico que certifique sus prácticas productivas, explicaron a IPS/Cimacnoticias sus promotoras durante un recorrido por la plaza que lo acoge.

A pocos metros del puesto de Avelino, María Carvente, de 49 años, se afana en otro frente a un fogón a gas, junto a su madre, su hija y dos ayudantes, en la preparación de quesadillas con hongos cultivados en un invernadero en la cercana comunidad de Zacatelco.

Una vecina los sembraba, vimos cómo lo hacía y empezamos en 2006. Hay mucha demanda, ahora queremos crear una marca y montar un laboratorio para mejorar la producción, relató a IPS/Cimacnoticias Carvente, que desde que se separó es la cabeza de familia y logró ampliar el negocio con un crédito gubernamental por alrededor de 143 mil pesos.

IDENTIDAD CULTURAL

Cada mes, Avelino produce 30 tarros pequeños de pomada y tres litros de líquidos medicinales, con el auxilio de una parrilla eléctrica para procesar las plantas, y ya adquirió un motor para extraer la esencia de las hojas por unos 8 mil 500 pesos que sacó de sus ganancias semanales.

Así ahorramos y podemos producir más, apostó Avelino, madre de cinco hijos y quien inició el negocio medicinal en 1999 para completar las exiguas y volátiles ganancias de la parcela agrícola que gestiona su marido con ayuda de toda la familia.

Carvente corta diariamente entre 40 y 50 kilogramos de hongos de su invernadero de unos 84 metros cuadrados.

Las mujeres no están paralizadas. El traspatio sigue siendo un espacio donde trabajan, cuidan las semillas y hacen un esfuerzo por producir sin agroquímicos. En algunas regiones encontramos que se hacen compras en común o buscan maneras de garantizar el abastecimiento de maíz, explicó Govela.

Durante las investigaciones de la RedPar, las campesinas plantearon siete propuestas específicas, entre ellas incentivar cultivos de alimentos básicos en traspatios y parcelas, luchar por el pago justo de los productos del campo y por el reconocimiento de los derechos de las mujeres rurales e indígenas, así como defender y proteger semillas y recursos naturales.

Han mejorado el nivel de vida, con salud y mayores ingresos. El cultivo de la tierra les da identidad, patrimonio y cultura, resaltó Sánchez, al sintetizar el saldo para las productoras rurales que participan en el mercado de Tlaxcala.

* Este artículo fue publicado originalmente por la agencia internacional de noticias IPS.

11/EG/RMB/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content