Inicio Mujeres se organizan para sobrevivir a severa sequía en la India

Mujeres se organizan para sobrevivir a severa sequía en la India

Por Stella Paul*
mujeresindia03StellaPaul_IPS

Prema Bai, de 58 años, agacha la cabeza y empuja su silla de ruedas en esta aldea hindú, que en las primeras horas de la tarde parece desierta, a pesar de que viven 742 familias y está en el norteño estado de Uttar Pradesh, el más poblado y más grande de la India.
 
La severa sequía obligó a todo hombre y mujer menor de 50 años a abandonar Mamna en las últimas semanas, y sólo quedaron las personas adultas mayores y las mujeres con niñas y niños pequeños.
 
“Pensaron que éramos como el ganado, una carga en tiempos difíciles porque sólo comemos, pero no producimos nada a cambio”, se lamenta Bai, cuyos dos hijos emigraron con sus respectivas esposas a Agra, una ciudad a 255 kilómetros de distancia, donde ahora trabajan en una fábrica de ladrillos. Pero se equivocan.
 
A pesar de estar paralizada de la cintura para abajo, Bai trabaja con algunas vecinas para poner fin a la crisis hídrica en la aldea. Vestidas de azul, como símbolo del agua, las mujeres se bautizaron “Jal Saheli” (“Amigas del Agua”, en hindi).
 
DERECHO AL AGUA
 
La Constitución de la India considera un delito la discriminación de toda persona por su casta o religión. Pero en Mamna, los integrantes de las castas “superiores” concentran más poder y derechos que los dalits o las comunidades tribales (como se conoce en este país a los indígenas).
 
En lo que respecta a la extracción en estanques o pozos, las mujeres dalits o indígenas deben esperar a que integrantes de las castas superiores llenen sus recipientes. Muchas veces, los hombres de estas últimas sacan agua para regar o bañar al ganado, sin tener en cuenta que ellas esperan su turno para llevar el vital líquido a sus familias.
 
En 2011, en el marco de un proyecto con fondos de la Unión Europea (UE), las mujeres de los grupos más desfavorecidos, entre las que también había musulmanas, de 110 aldeas en tres distritos (Hamirpur, Lalitpur y Jalaun), comenzaron a denunciar la discriminación y a reclamar sus derechos a las fuentes de agua locales.
 
“Las aldeas forman parte de una región llamada Bundelkhand, donde las mujeres destinan entre tres y cinco horas al día a la búsqueda de agua porque se cree que es su responsabilidad proveer a su familia”, relata la activista Satish Chandra, de la organización Parmarth Seva Sevi Sansthan, que trabaja con comunidades marginadas y lleva adelante el proyecto de la UE.
 
“Creemos que solo un movimiento encabezado por mujeres puede aliviar esa carga”, explica Chandra.
 
SEGURIDAD HÍDRICA
 
Kunti Devi, otra “jal saheli” de la aldea de Mamna, dice que como primera medida para garantizar la seguridad hídrica, las mujeres crearon el grupo especial “Consejo de Agua”, e hicieron un mapa del pueblo donde marcaron los puntos de extracción, incluidos los canales de irrigación, arroyos, pozos, lagos y pantanos, así como su estado.
 
Luego, censaron a la población para calcular las necesidades hídricas de cada familia. También identificaron quiénes vivían lejos de las fuentes de agua y quiénes cerca. Por último, realizaron un plan detallado para limpiar, recuperar y protegerlas del uso indiscriminado.
 
“Lo llamamos nuestro plan de seguridad hídrica”, precisa Debi. “Contiene detalles de nuestras vulnerabilidades y medidas que debemos adoptar para superarlas”, añade.
 
DIFICULTADES CLIMÁTICAS
 
Pese al compromiso y su esfuerzo, lograr la seguridad hídrica ha sido una larga lucha y por ahora 34 aldeas lograron alcanzarla, indica Manvendra Singh, también capacitadora de Parmarth.
 
La principal dificultad, relatan las mujeres, es que la región de Bundelkhand, ha sufrido sucesivas sequías. Por ejemplo, entre el 1 de junio y el 30 de septiembre de 2015, el distrito de Lalitpur recibió solo 321.3 milímetros de agua, 66 por ciento menos de lo habitual, según datos del Departamento de Meteorología.
 
En noviembre de ese año, el gobierno de Uttar Pradesh declaró que los siete distritos de la región habían sufrido el impacto de la falta de agua.
 
La “jal saheli” Kamlesh Kumari, de la aldea de Dharaupur, explica: “Quisimos profundizar el lago este año, pero abandonamos el plan por la sequía. Las autoridades excavaron un pozo para irrigar los campos de trigo”.
 
“En abril, cuando los cultivos ya no necesitan más riego, sacaremos agua del pozo y llenaremos el estanque. Pero el calor hace que el agua se evapore más rápido de lo habitual, así que tenemos que llenarlo cada dos semanas, más o menos”, abunda.
 
El rápido agotamiento del agua subterránea es otro motivo de preocupación en esta región. “En 2011, cuando comenzó a funcionar el proyecto, el nivel de agua era de poco más de 18 metros. Cuatro años después, disminuyó a unos tres metros”, apunta Chandra, de la organización Parmarth.
 
CAPACIDADES QUE IMPORTAN
 
Algunas aldeas, como Bamoria, tienen agua por tubería, gracias a su intensa presión, pero la mayoría todavía depende de pozos con bombas manuales, instaladas por las autoridades, para cubrir sus necesidades diarias desde que se secaron el estanque y los arroyos.
 
Pero las bombas manuales se rompen seguido y las mujeres tuvieron que aprender a repararlas. “Los problemas más comunes son arandelas gastadas, pernos rotos o rodamientos sueltos, lo que torna inestable el movimiento. Ahora resolvemos todo nosotras”, indica Kamlesh Kumari.
 
“Sólo cuando disminuye el nivel del agua, dependemos de las autoridades para que lo hagan más profundo”, aclara.
 
Jayati Janta, de la tribu Sahariya y también “jal saheli”, fue electa hace poco jefa del consejo de la aldea de Rajawan, a pesar de la dura oposición de los hombres de las castas superiores.
 
Dos meses después de la elección, Janta ya implementa un plan de seguridad hídrica que incluye la construcción de un tanque de percolación para recargar el agua subterránea en la aldea. “Todas las mujeres aportan su trabajo”, precisa.
 
“Una ‘jal saheli’ conoce las dificultades que afrontan las mujeres para conseguir agua. Si pudiéramos tener algunas más en cargos públicos, podríamos cambiar esta región”, apunta Lalita Dube, otra “jal saheli” de la aldea de Bhadauna.
 
16/SP/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content