Inicio » Mujeres sobre rieles

Mujeres sobre rieles

Por Fabiola Calvo Ocampo

En el Transcantábrico, un tren turístico, seis escritoras junto a 18 escritores recorrieron el norte de España, convivieron y compartieron durante ocho días. Cuentan que la experiencia fue fenomenal, sin enojos, sin gritos, como si se tratase de un “enamoramiento colectivo”.

Espido Freire, Marta Rivera de la Cruz, Dulce Chacón, Milagros Frías, Eugenia Rico y Ángeles Carmona no sólo hablaron de libros también bailaron, cantaron y comieron como diosas. Y tanto ellas como ellos debían escribir una historia que no incluyese crímenes ni robos.

Y yo que no creo que la igualdad tenga que ver siempre con números, cuando tuve en mis manos el libro en que se recoge la obra de cada una y cada uno de los participantes, me tomé el trabajo de contar cuántas mujeres hicieron parte de esa experiencia de riqueza cultural que dejó abierta una puerta para consolidar amistades.

Ante la duda, lo mejor es preguntar, ¿Por qué tan pocas mujeres? Se apresuró a responder Eugenia Rico, la joven autora de Tren de Vida, en medio de un ambiente que no parecía un desayuno de trabajo por la charla tan amena y distendida entre periodistas, escritores, editores y organizadores.

Eugenia, en tono más de arenga que coloquial, argumentó que comparativamente con los escritores, el número de mujeres que escriben es menor y menor es su repercusión. “La mujer no tiene el mismo reconocimiento, ni recibe los grandes premios, ni va a la Academia” ( de la lengua). Alguno de los asistentes no dejó de hacer gestos indicando que está cansado de escuchar lo mismo.

Es posible que siga escuchando lo mismo durante mucho tiempo porque los cambios van a paso de tortuga y la explicación la dio el escritor y organizador, Emilio Ruiz Barrachína.

“Fue más difícil para ellas. Quisimos hacerlo más equilibrado” y se escucharon nombres acompañados de los eternos problemas domésticos que atan a la mujer, inclusive a las que consideramos más liberadas por su condición social, nivel académico o cultural”

Aunque el número de mujeres escritoras hoy sea mayor que ayer, son pocas, muy pocas las que cuentan con lo que Virginia Woolf denominara “la habitación propia”. Y suponiendo que cuenta con ese espacio, otros factores se suman a las limitaciones para su creación: la responsabilidad con el padre, la madre, los hijos, la casa y las propias ataduras mentales.

Sin embargo, en este Transcantábrico, estuvieron mujeres, pocas pero estuvieron para escribir sobre sus sentimientos, sus vivencias, recuerdos, locuras y sueños.

Eugenia Rico, inició contando que “nunca había vivido en un tren” y Espido Freire, asegurando que “no siempre he sido mala, ¿sabe? Cada una con su estilo marcando paso o dejando huella para otras y también para otros que las leerán.

Estuvieron, lo vivieron, lo escribieron. Son autoras de Sobre Raíles, editado por Ferrocarriles de España e Imaginediciones, están incluidas en esas 282 páginas.

* Integrante de la Junta directiva de Periodistas sin Fronteras

2003/FCO/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: