Inicio Mujeres y niñas caribeñas, alto riesgo ante huracanes y tormentas

Mujeres y niñas caribeñas, alto riesgo ante huracanes y tormentas

Por Gladis Torres Ruiz

Los huracanes, tormentas tropicales e inundaciones que se han sucedido en las últimas semanas en el Caribe han puesto a numerosas madres y a sus bebés en una situación de especial vulnerabilidad.

Debido a la pérdida de apoyos médicos y a problemas de malnutrición generados por la falta de alimentos, las mujeres afrontan situaciones traumáticas. Entre las miles de personas afectadas por la emergencia que se vive en el Caribe, se estima que una de cada cinco en edad reproductiva podría estar embarazada. Alrededor del 15 por ciento de ellas sufrirá complicaciones durante el parto.

Una atención segura durante el embarazo y parto puede significar la diferencia entre la vida y la muerte, tanto para la madre como para el bebé y para el resto de la familia que está bajo su cuidado.

A esto hay que añadir que en situaciones de crisis y desastres naturales se dan más casos de violencia sexual. Las víctimas suelen ser mujeres y adolescentes que han sido separadas de sus familias y comunidades y que, normalmente, tienen a otras personas a su cargo, lo cual las hace aún más vulnerables a posibles ataques.

Por otro lado, el resquebrajamiento del sistema legal y la dificultad para aplicar las normas sociales y de conducta hace aumentar los niveles de impunidad, lo que empuja a cometer más delitos.

Además, en situaciones de desastre natural, las mujeres y jóvenes quedan sin compañía en los refugios y alojamientos temporales, al tiempo que se baja la guardia en cuestiones de seguridad, lo cual da pie a que aumente la sensación de desorden y caos.

Ante situaciones como las descritas, el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) está distribuyendo material sanitario entre las miles de personas afectadas y desplazadas por las inundaciones de República Dominicana, Haití y Jamaica.

Equipos de Naciones Unidas y Organizaciones No Gubernamentales están evaluando las necesidades existentes entre la población desplazada en alimentación, agua y saneamiento, refugio y servicios de salud.

HAITÍ, LAS PEORES INUNDACIONES

En este país, el impacto de los huracanes Hanna y Gustav ha causado numerosas inundaciones y daños materiales en hogares y cultivos, particularmente en las ciudades de Jacmel y Gonaives. En esta última, la crisis ha afectado a unas 250 mil personas, de las cuales entre 60 mil y 70 mil se han visto obligadas a desplazarse. Hay que señalar, además, que los hospitales, tanto de Gonaives como de Nippes, se han inundado.

Ante esta perspectiva, la organización Visión Mundial prevé que luego de ser golpeada por tres tormentas, la isla corre grave riesgo de padecer la hambruna, siendo la población más afectada la de las mujeres, niñas y niños.

Tan solo Hanna causó al menos 136 decesos e inundaciones, por lo que algunas personas permanecieron en los techos de sus casas durante varios días sin probar alimentos. Las inundaciones en Gonaives se creen peores que durante la tormenta tropical Jeanne en 2004, cuando murieron al menos tres mil personas.

Haití comprende la tercera parte de la isla La Española, al oeste de la República Dominicana y entre el Mar Caribe y el Atlántico Norte. En ella habitan nueve millones de personas, quienes durante las últimas tres décadas han sufrido hambre.

SOBRE MOJADO

Según el último informe de las Naciones Unidas para el Desarrollo Humano, el 65 por ciento de la población vive en condiciones de pobreza. La inseguridad alimentaria está estrechamente relacionada con la mortalidad infantil y existe una alta probabilidad de que alrededor de una cuarta parte de todas las niñas y niños no lleguen a la edad de 40 años.

Visión Mundial señala que esta crisis hace más vulnerables a las y los habitantes ante los cambios climáticos, por lo que se encuentra apoyando en zonas afectadas donde se agrava la crisis alimentaría porque las lluvias han devastado las plantaciones.

Entrevistada por Visión Mundial, Analita Pierre, de 21 años y madre de dos hijos en la Meseta Central de Haití, señala: En este momento no creo que las cosas van a cambiar. Cuando era niña sólo comía una vez al día. Nunca comí tres veces al día. Por eso, cuando mi hija tiene hambre llora y yo también lloro, porque no tengo nada para darle. La baño y la duermo.

Información de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), señala que el 46 por ciento del total de la población haitiana está desnutrida. Aunado a ello, en este último año el precio de los alimentos básicos ha aumentado hasta 32 por ciento.

La inseguridad alimentaría en Haití, detalla Visión Mundial, tiene raíces profundas, difíciles de contrarrestar. Por un lado, las tierras agrícolas son insuficientes y se han convertido en infértiles debido a la deforestación sostenida que ha erosionado el suelo. Por otra parte, la constante crisis y la inestabilidad política han socavado la producción local y la economía.

Visión Mundial Haití implementa un programa de seguridad alimentaría en las dos zonas rurales más pobres del país que beneficia a 80 por ciento de la población. El programa alivia las necesidades e intenta mitigar y evitar una mayor crisis a través de cuatro estrategias: la distribución de alimentos, la vigilancia de la salud, la educación dietética y la re-activación de la agricultura.

Una vez al mes, mujeres embarazadas y madres lactantes reciben 22 kilogramos de trigo, ocho kilos de verduras y seis litros de aceite, y se prevé que las niñas y niños que tienen entre seis y 23 meses de edad reciban 18 kilogramos de polvo de trigo y una mezcla de frijol de soya.

“A través de este programa, las madres aprenden acerca de la dieta, su salud y la de sus hijas e hijos es supervisada por las y los trabajadores de la comunidad en coordinación con el centro de salud”.

De igual manera, capacitan a mujeres y hombres acerca de fertilización, riego y técnica de reforestación para aumentar la producción de maíz, fríjol, hortalizas y plátanos.

08/GT/VR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más