Inicio Nada es gratis, la frase equivocada de Fox

Nada es gratis, la frase equivocada de Fox

Por Soledad Jarquín Edgar

La ayuda a los damnificados tendrá su costo; como dicen, nada será de gorra. Así lo estableció el presidente Fox durante su reciente gira de trabajo frente a las y los afectados por Stan aquí, en el estado de Oaxaca. Qué pena. Una más del presidente, porque lo dijo frente a personas que se quedaron sin nada, que perdieron lo poco que la pobreza y el abandono institucional les había permitido tener.

La postura del gobierno federal deja ver a un empresario disfrazado de mandatario. Pero esa frase debió ser expuesta a sus colaboradores más cercanos; a su familia política; a sus hijos políticos; a sus amigos, que ahora se benefician del poder. y no a la gente pobre de las comunidades de Oaxaca o Chiapas que por las lluvias perdieron todo. Poca, muy poca sensibilidad.

De nada sirvió ese experimento accidental de pasar la noche en la sierra oaxaqueña porque lo atrapó la naturaleza en su última visita. No entendió nada el presidente, quien en lugar de reflexionar sobre la situación de pobreza que viven miles y miles de personas; en lugar de sentir cómo se vive la pobreza, dónde duele, cómo se siente en la piel cuando cala el frío o el hambre; cuando lo único que se tiene son láminas con agujeros y plásticos para cubrirse del agua. Pensó que estaba en un campamento de niños exploradores, como en sus viejos tiempos.

Porque si hubiera hecho lo contrario -es decir, pensar- el señor presidente Fox se habría levantado al día siguiente y hubiera retirado su dicho o jamás lo habría pronunciado. En Chiapas fue patético ver al iluminado secretario de Gobernación, Abascal, decir que habría créditos para quienes perdieron su negocio. Bastaría, dijo, con una foto del mismo, para comprobar que se tenía una pequeña empresa familiar.

Me pregunto: los que no tuvieron la oportunidad de salvar algo, ¿cómo le van a hacer? Son brillantes los dos, no hay la menor duda.

El presidente no hay que olvidarlo, vino a cumplir con una encomienda: la misma que le dicta su cargo. Se le ha dado el mandato de servir al pueblo. Lo que ha ofrecido a través del financiamiento de Nafin no es gratis; tendrán que pagarlo. ¿Cómo le van a hacer? Eso, ¿quién lo sabe?

Así, aplicaron su filosofía de empresarios y dueños del negocio para decir lo que tenían que decir: nada será de gorra y lo tendrán que pagar. Palabras más o menos, el sentido es el mismo. Es más, se les olvidó hasta la compasión para el prójimo, la dignidad de la vida de la que tanto habla el secretario de Gobernación.

¿Acaso no ha sido suficiente lo que han vivido las comunidades de Oaxaca? No me refiero sólo a Stan o a Paulina, hace algunos años. No. Lo pregunto por todos esos años de abandono institucional durante los cuales lo importante ha sido tener el poder y utilizarlo como mejor se les venga en gana.

En Oaxaca la gente sigue viviendo y sobreviviendo. No ha llegado nada más que lo mismo que ahora con Stan: las migajas. A cuentagotas les han ido poniendo carreteras, escuelas aun sin maestros, clínicas a veces sin médicos. Todo ello es pobreza y su costo ha sido muy alto para las y los oaxaqueños de comunidades rurales e indígenas, donde el pretexto para no actuar ha sido la falta de recursos, los problemas de la tenencia de la tierra, los usos y costumbres, la ignorancia de la gente, los malos gobernantes.

Todo sirve para que otros sigan abusando del poder. Stan es ahora el pretexto. El presidente dispone de recursos que luego los afectados tendrán que pagar, y nadie le dice nada a Fox. Todos lo admiten, empezando por las autoridades locales. Es más: hay quien todavía lo aplaude y habla de la ayuda gubernamental a las comunidades. Pero no olviden que nada es gratis. ¿Cuándo ha ido usted a la tienda muerto de sed y le han regalado una Coca Cola? Nunca, ¿verdad?

Stan ya se fue; dejó los daños y todos quieren aprovechar el momento. Para empezar, quienes no saben hacer política y siguen repartiendo despensas con logotipos. Cuánta indignidad de las personas que dicen ayudar a cambio de obtener votos. Eso habla de la falta de solidaridad con el pueblo, sólo de eso. De la falta de capacidad de convencer por las buenas.

Para sus comentarios: [email protected]

*Periodista mexicana

05/SJ/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content