Inicio » Nada está perdido

Nada está perdido

Por Cecilia Lavalle*
eleccionescandidatasagredidas01OctavioAznar

A veces, las certezas fundamentan nuestra desesperanza, que se alimenta de malas noticias. Pero, también a veces, la vida nos muestra que cuando se imponen las convicciones no todo está perdido.
 
Chiapas. De nuevo Chiapas.
 
La población de ese complejo y hermoso estado de nuestro país ha vivido un proceso electoral marcado por el desaseo (por decirlo de manera amable).
 
En materia de paridad, todos los partidos políticos –excepto Morena– ignoraron las leyes y jurisprudencias aplicables, como niños caprichosos dispuestos a comerse todos los caramelos sin despeinarse.
 
En general postularon muchos más hombres que mujeres, y apostaron a que no pasaría na-da. De otro modo no entiendo que el partido en el gobierno (PVEM) y su aliado (PRI) hayan postulado, cada uno, a más de 100 hombres y sólo a 14 mujeres.
 
Pero se equivocaron. Protestaron las mujeres de la Red por la Paridad Efectiva (Repare). Luego impugnó el PAN y después Movimiento Ciudadano e integrantes de Repare.
 
El juicio finalmente llegó a la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, y en una histórica sentencia obligaron a los partidos a recomponer, en 48 horas, sus planillas para ayuntamientos a efecto de cumplir con la paridad. Y conste que entonces faltaban sólo 11 días para los comicios.
 
A duras penas lo hicieron a escasos días de la jornada electoral. De modo que las candidatas no hicieron campaña, las boletas no pudieron reimprimirse, tres partidos perdieron su registro para competir en una docena de ayuntamientos por no cumplir con la paridad. Total, un desastre.
 
Y en ese contexto, de por sí complejo, hizo su aparición la violencia contra las mujeres candidatas.
 
La candidata a una alcaldía por el PAN fue golpeada (y le dijeron que tenía la dedicatoria del candidato del PVEM), y una candidata a regidora, también del PAN, fue violada.
 
Las denuncias penales correspondientes, en especial la del caso de violación fueron un viacrucis. Como suele suceder.
 
Pero en ese escenario fue patente la luminosa presencia de la sororidad. Esta bella palabra, sororidad, es un concepto que hace referencia a las alianzas entre mujeres, alianzas políticas para trabajar por los derechos de las mujeres.
 
Y en Chiapas estaban dos mujeres con altos cargos dentro del PAN y del PRD, partidos con ideologías, ya no digamos diferentes, a menudo opuestas, particularmente con respecto a algunos derechos de las mujeres.
 
En cuanto Judith Díaz Delgado, secretaria nacional de Promoción Política de la Mujer del PAN, dio la voz de alerta de lo que pasaba en Chiapas con dos de sus candidatas, Claudia Castello Rebollar, secretaria de Equidad de Género del PRD, se puso en contacto, y juntas, con mujeres de Repare, se acompañaron en parte del proceso judicial y en el político.
 
Juntas fueron a visitar al procurador de Justicia y al secretario de Gobierno. Juntas hicieron un frente común para proteger a esas candidatas agredidas y a otras que habían recibido amenazas.
 
Y juntas coincidieron que éste no era un asunto de partidos, sino de derechos de las mujeres a una vida libre de violencia y a participar en paridad en cargos de toma de decisiones.
 
La imagen que circuló de Claudia y Judith sosteniendo a la candidata panista lesionada me pareció el precioso símbolo de la sororidad.
 
Sí, a veces nuestra democracia se parece mucho a una dictadura nada perfecta. Sí, para los misóginos es inaceptable el poder de las mujeres y utilizan la violencia. Sí, cuando no se respeta el Estado de Derecho todo es un desastre.
 
Pero, ¿quién dijo que todo está perdido?
 
Mientras las mujeres ofrezcan su corazón, sus capacidades, sus inteligencias, sus habilidades para hacer alianzas muy por encima de los acuerdos o desacuerdos partidistas, nada está perdido, ni siquiera en un Chiapas que duele. 
 
Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com.
 
*Periodista y feminista en Quintana Roo, México, e integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.
 
15/CLU/RMB
 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más