Inicio Nana Lu, una p’urhépecha por el Nobel de la Paz

Nana Lu, una p’urhépecha por el Nobel de la Paz

Por la Redacción

“La mujer indígena en este momento es la más abandonada, el problema en las comunidades no es el económico, el problema es cultural, es el más grande que existe y para ése es para el que no han habido apoyos suficientes” señaló Guadalupe Hernández Dimas, mejor conocida como Nana Lu.

Ella, una de 12 mexicanas seleccionadas dentro de las Mil Mujeres para el Premio Nobel de la Paz 2005, ha trabajado por más de una década en 22 localidades de la región purépecha y otras zonas indígenas del estado de Michoacán y es coautora de la primera gramática en lengua p’urhépecha, Janhaskapani.

“Esta postulación en el grupo de las mil mujeres no es mía, yo represento a ellas, las mujeres indígenas, por lo que esta postulación es de ellas”, expresó Nana Lu sobre su nominación.

El trabajo de Guadalupe esta enfocado en apoyar a las mujeres, trabajar con ellas, escuchar sus problemas y elaborar propuestas para resolver estos problemas, siempre empezando por los de la comunidad en que habitan, informa el Instituto Michoacano de las Mujeres.

“Yo me siento contenta”, dijo respecto a los reconocimientos, mismos que se dan “paso a pasito; esto es muy al paso, y eso es muy lento; pero yo creo que esto es un paso más que estamos ganando las mujeres, pero claro, debemos de ganárnoslo, nadie nos los va a regalar, eso lo debemos de tener muy claro.”

Su postulación, agregó, no es para ella sino por las otras y “esta alegría por ellas es porque en el mundo en que viven ellas o donde vivimos las mujeres indígenas es un mundo cerrado, es un mundo en donde no hay respuestas, entonces esto es una llave que nos dan para empezar a abrir esto que está tan cerrado, pero tan cerrado.”

Nana Lu, como la conocen en su comunidad, nació a la orilla del lago Pátzcuaro, en el estado de Michoacán. Es integrante de la Academia de la Lengua P’urhépecha, y además es poeta.

“Es muy duro cuando nosotras venimos a tocar puertas, para plantear nuestros problemas, es difícil porque es un mundo diferente en donde no existe la igualdad”, abunda Guadalupe Dimas, “Nosotras estamos contribuyendo para que este mundo sea más abierto, más plural y que sean escuchados todos y tomados en cuenta como seres humanos.”

Oarhi, mujer en p’urhépecha, es el nombre de la organización desde donde Nana Lu y otras crearon un espacio “para hacer un trabajo para nosotras y entre nosotras.”

2005/GT/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más