Inicio » Natalia Chacón de Elías Calles

Natalia Chacón de Elías Calles

Por Erika Cervantes*

La cultura masculina dice que detrás de cada gran hombre hay una gran mujer: con Natalia Chacón se demuestra que al lado de cada gran hombre hay una gran mujer, pues es ella la que sienta las bases de lo que hoy conocemos como Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia, más conocido como DIF.

En 1924, a seis meses de que Plutarco Elías Calles protestara como presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, su esposa, Natalia Chacón, junto con sus hijas reanuda la tradición interrumpida por los gobiernos posrevolucionarios de que las primeras damas de la nación atendieran a las clases más necesitadas de la población.

A iniciativa de Natalia Chacón se crea la primera Red de Comedores Infantiles en México, para ofrecerles a los menores más pobres un desayuno caliente (leche, pan y algún guisado), que incluso en algunas ocasiones era el único alimento que consumían durante el día.

Pero los afanes de Natalia no se limitaron a los comedores infantiles: en poco tiempo se crearon dispensarios médicos para atender a las capas de la población menos favorecidas; esto sin desatender los compromisos sociales a los que estaba obligada en su calidad de esposa del primer mandatario, como atender a los diferentes representantes de gobiernos extranjeros en nuestro país.

Natalia nace el primero de diciembre de 1879 en el puerto de Mazatlán, circunstancias familiares llevan a Manuel Chacón y Ventura Amanelas, sus padres, a vivir en Guaymas, Sonora, donde pasa su infancia y juventud.

Es en Guaymas donde conoce al que sería su esposo y presidente de la república: Plutarco Elías Calles, quien se desempeñaba en ese entonces como profesor de primaria de la localidad. En 1899 contraen matrimonio y tiempo más tarde se trasladan a vivir a la ciudad de Hermosillo, en el mismo estado de Sonora, ya para entonces con nueve vástagos: cinco niñas y cuatro varones.

En el último año de don Plutarco como presidente de México (1927), Natalia enferma de embolia pulmonar, por lo que se le traslada a la ciudad de los Ángeles, California, para someterla a una intervención quirúrgica el 23 de mayo; pero, debido a una complicación de la vesícula biliar, muere el 2 de junio de ese mismo año.

Sus restos son repatriados a territorio mexicano y depositados en la cripta familiar Elías Calles-Chacón, en el panteón Dolores de la Ciudad de México. A la fecha aún no se le reconoce el mérito de haber sentado las bases para las instituciones que aún sobrevivido hasta nuestros días, fruto de la Revolución Mexicana, ya que apenas si es recordada como la esposa de Plutarco Elías Calles.

* Periodista y colaboradora de la agencia Cimacnoticias

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: