Niñas y niños saharauís pasarán el verano en España

Población
    Reciben familias españolas a las y los menores
Niñas y niños saharauís pasarán el verano en España
Por: Célia Roca
Cimac | España.- 13/05/2005

Para alejar a los menores de sus problemas cotidianos, diferentes ayuntamientos y organizaciones sin fines de lucro trabajan con familias españolas dispuestas a acoger un niño durante el periodo de verano.

En la mayoría de los casos, se trata de niñas y niños saharauís que viven en campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia). Sin embargo, los diferentes colectivos que participan en este proyecto también ofrecen la posibilidad de compartir los meses de julio y agosto a niños ucranianos.

En Cataluña, la entidad encargada de coordinar el recibimiento es la Asociación Catalana de Amigos del Pueblo Saharaui (ACAPS), informó hoy el portal Canal Solidario.

De los cerca de 800 niñas y niños de entre siete y 12 años que pasarán el verano en esta comunidad, la mitad ya han participado en otras ediciones del programa, según Carme Gasull, miembro de la organización no gubernamental.

Pese a que la acogida de las niñas y niños está abierta "a todo el mundo", se dará prioridad a aquellas familias que tengan hijos de la misma edad que los recién llegados. El perfil de los demandantes son parejas de entre 35 y 45 años, de clase media y con uno o dos hijos, indica la entidad.

Otra de las autonomías adscrita a este programa es Andalucía. Una de las organizaciones dedicada a este ámbito es Amal Esperanza, entidad que trabaja en El Puerto de Santa María (Cádiz). El año pasado hizo posibles 34 acogimientos en la localidad gaditana. Desde el pasado mes de abril, el colectivo organiza reuniones informativas abiertas a todas las personas interesadas.

Recibir a menores con discapacidad Euskadi es otro de los escenarios del programa Vacaciones en paz. Según Julio Sanromán, de la Asociación Getxo Pro Sáhara-ATFAL, este verano llegarán al País Vasco unos 475 niños (a través de diversas entidades u ayuntamientos).

Además, en el marco de esta iniciativa esta entidad impulsará la venida de niños saharauís con minusvalía. "Una persona de Vitoria que tiene un hijo sordo acogerá un niño con este mismo problema, mientras que una trabajadora de un centro de discapacitados de Bergara se hará cargo de dos niños más", dice Sanromán.

NUBI Elkartea también promoverá la llegada de menores saharauis al País Vasco, en este caso en municipios guipuzcoanos como Arrasate, donde se encuentra la sede de la entidad, Oñate o Mondragó. Hasta finales de mayo, las familias de la zona podrán demandar la acogida, afirma Lourdes Golpeceres, miembro de este colectivo.

En Galicia, el Ayuntamiento de Ourense, tramitará la estancia de 30 de los 550 saharauís que veranearán en esta comunidad. Como en otros casos, los demandantes no tienen que reunir ningún requisito previo. "Sólo valoramos que dispongan de espacio suficiente en casa y que las familias muestren interés, respeto y amor hacia los pequeños", explica Amelia Belmonte, de la concejalía de Asuntos Sociales del consistorio.

Finalmente, el Ayuntamiento de Burgos es otra de las instituciones adheridas a Vacaciones en paz. El consistorio prevé la llegada de 70 saharauís a partir del próximo 27 de julio.

NIÑOS Y NIÑAS DEL ESTE

Algunos niños y niñas procedentes de algunos países de la antigua Unión Soviética también se beneficiarán de estos programas solidarios. Una de las asociaciones que trabajan en este marco es Osona con los Niños, una entidad que este año ha tramitado la estancia de 80 menores ucranianos en Osona (Barcelona) y en las provincias de Tarragona y Girona.

De estos pequeños, 20 de ellos pasarán dos meses en Cataluña, mientras que 60 más vendrán del 23 de julio al 25 de agosto. Los niños, de edades que oscilan entre los siete y 10 años, proceden mayoritariamente de Kiev y de sus cercanías, donde los efectos derivados del accidente nuclear de Chernóbil todavía afectan a gran parte de la población.

La entidad se dirige a todo tipo de familias: "Sólo pedimos las personas interesadas que acepten al niño como a uno más de la familia", explica uno de sus miembros.

Otro colectivo dedicado a la acogida de menores ucranianos es la Asociación Benéfica Miguel Vacas, artífice del denominado proyecto Cigüeña.

Gracias a esta iniciativa, las familias españolas tienen la posibilidad de convivir durante los meses de junio, julio y agosto con niños y jóvenes huérfanos de este país, con edades entre seis y 17 años.

Según la entidad, una estancia de 45a 60 días en España es suficiente por mejorar el sistema inmunológico de los recién llegados, afectado por los altos niveles la radiación ambiental que existe en su país de origen.

2005/CR/SJ