Inicio No está tipificado el robo de menores por familiares

No está tipificado el robo de menores por familiares

Por Miriam Ruiz

“Cuide a sus hijos, señora”, es la sentencia que dicta el sentido común de los abogados o abogadas, en los procesos de divorcio o custodia ante las lagunas legales que evidencian una falta de normatividad para la convivencia de los menores y sus padres.

La consecuencia extrema de estas omisiones en el Código Civil y de Procedimientos Civiles federales es la historia de Lulú, nombre utilizado para proteger su identidad, una maestra a quien el padre y su familia robaron en 1993 a su hija e hijo preescolares un fin de semana cualquiera.

Cuando ganó la custodia de sus menores ya era tarde, puesto que habían salido de la ciudad hacia Michoacán, Chihuahua o Baja California, estados todos donde los fue a buscar. Años más tarde una colega de Lulú encontró a sus hijos en la primaria donde daba clases, pero al mismo tiempo se enteró que el padre la había dado por muerta.

Diez años después, el hombre que se llevó a los niños está enfermo y quizá, a punto de fallecer. Lulú, con papeles en mano para ir a recoger a sus hijos, se pregunta cómo decirles “que no es un fantasma y recuperar el tiempo perdido.”

La complejidad para determinar si hay delito o no en que un padre, madre o abuela sustraiga a un menor de la casa o escuela, dificulta incluso nombrarlo, porque no es propiamente robo, ni desaparición.

Así, lo aseguran en las oficinas de prensa del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF) y la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), donde explican que carecen por tanto, de cifras sobre esta situación que afecta el desarrollo emocional de niñas y niños, padres y madres.

Sin embargo, en una reunión de personal del TSJDF con el Movimiento de Padres y Madres en Lucha por sus Hijos AC, se manejaron 22 mil casos en todo el país de menores imposibilitados para ver a su padre o a su madre separados.

Estos auténticos secuestros o robos familiares, que de acuerdo con la psicóloga con práctica independiente Magdalena Prado conllevan violencia psicológica, mentiras y abuso infantil, se cometen por madres o padres, por abuelas y abuelos, prácticamente en la impunidad.

Fabricio es un niño de la clase media alta en esta ciudad. Asiste a una escuela prestigiosa de la colonia del Valle y aunque aún no acaba la primaria tiene celular. Pero Fabricio ha sido víctima de un juego similar a “espía contra espía” amaneciendo de un día a otro lejos de su padre o su madre.

Una tarde, la abuela paterna le pide permiso a la madre para llevarlo a comer y desaparecen una semana. Meses más tarde, argumentando el fallo del juez a su favor, la madre lo recoge de la escuela y se lo lleva.Todo ello, en medio de una batalla legal plena de acusaciones entre los ex cónyuges.

Para Víctor Hernández, secretario del Movimiento de Madres y Padres en Lucha por sus Hijos, la incapacidad de jueces y ministerios públicos “las lagunas legales, la corrupción y otras irregularidades” para encontrar a los menores sustraídos y hacer valer la custodia y patria potestad violenta las leyes mexicanas y tratados internacionales sobre derechos de la infancia.

El derecho en cuestión, precisa, es a la convivencia de niñas y niños con su padre o madre “que no está regulada en ninguna ley y sobre la cual las autoridades no están listas a responder, incluyendo la presidencia”, aseguró tras una entrevista con la coordinadora de Atención Ciudadana en los Pinos, Laura Carrera.

El código civil local y federal, aunque se refiere a la convivencia de los menores con su madre o padre, salvo en los casos en que corre peligro, no establece nada en referencia a los momentos y lugares en que se debe dar.

Por ello, entre el desinterés oficial y las intensas emociones que la separación genera, el abogado Eduardo Casillas insiste “Cuide a sus hijos” cuando inicia un trámite legal de divorcio.

2003/MR/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más